23 de diciembre de 2003

Queridos riojanas y riojanos,

Amigas y amigos:

La Rioja se halla inmersa en la celebración de la Navidad. Os agradezco de todo corazón que, en estas fiestas tan familiares, me permitáis dirigirme a vosotros para participar de vuestra alegría y para desearos que el año que ya se anuncia se manifieste rebosante de paz, de salud y de prosperidad para todos, para los riojanos que vivimos en esta tierra y para nuestros queridos emigrantes. A ellos les envío un fraternal saludo, a lo que añado un recuerdo muy sentido hacia los riojanos que durante 2003 nos han abandonado.

Para ellos, mi admiración. Y para vosotros, mi gratitud. Gratitud por dar lo mejor de vosotros mismos a esta tierra que es ya una marca de calidad admirada en España y en el mundo. Gratitud por hacerme sentir la alegría de ser riojano: de vivir en La Rioja y de trabajar para La Rioja. De trabajar para esta tierra que, al cabo de estas dos legislaturas, se siente orgullosa de sí misma y que así lo proclama al llegar la Navidad.

Orgullosa por lo que es, por lo que ha sido y por lo que será. Orgullosa por los frutos de 2003, un año donde nuestra sanidad y nuestra educación se han adentrado en el camino de la excelencia. Donde la tasa de empleo ha alcanzado un nivel histórico, con la paralela creación de empresas, la incorporación de jóvenes y de mujeres al mercado laboral y con una apuesta decidida por la investigación, la innovación y las nuevas tecnologías. Ha sido igualmente 2003 un año donde nuestra vocación exterior, nuestro deseo de ser tierra de partida y de llegada, se ha visto ratificado con la entrada en servicio del aeropuerto de Logroño-Agoncillo, símbolo de transformación y de modernidad de La Rioja, a lo que seguirá la próxima apertura del Palacio de Congresos. 2003 también ha sido el año dedicado a los discapacitados. Por eso hoy os felicito las Navidades desde el Centro de Educación Especial Marqués de Vallejo, de Logroño, con el deseo de que La Rioja siga siendo una tierra sensible con los problemas de las personas con especiales dificultades. Sensible con los que son discriminados y con las mujeres que sufren malos tratos. Sensible con los emigrantes. Con los jóvenes, con las familias y con otros colectivos que buscan una vivienda asequible y digna. Y sensible también con nuestros mayores, a quienes debemos lo que hoy somos.

A los logros de este año habrán de suceder otros no menos ilusionantes en 2004. Logros que renovarán nuestra fe en el futuro de La Rioja y que vendrán a confirmar la vigencia y fortaleza de nuestro autogobierno. De nuestro Estatuto de Autonomía. Y de nuestra Constitución. De esa Constitución que nos identifica como pueblo singular y que este año, al cumplir su 25 aniversario, ha concitado de nuevo nuestro decidido apoyo como espacio de encuentro, de concordia y de progreso de todos los españoles. Es en esta España democrática, plural y solidaria en la que deseamos seguir viviendo. En esta España que nos ha dado lo que somos y que nos permitirá ser lo que deseamos ser: riojanos de España, de Europa y del mundo. Por ello, defendemos nuestra Constitución. Y por ello decimos a los que tratan de quebrar la unidad de España y de romper la convivencia entre los españoles que pierdan toda esperanza, que su intento es un intento vano y condenado al fracaso. Que nos encontrarán enfrente. Así lo sentimos y así lo decimos, al tiempo que, como es costumbre en nosotros, volvemos a tender la mano al resto de Comunidades españolas para que el nuevo año sea un tiempo lleno de entendimiento y de prosperidad para todos.

Con esta invitación a ahondar en nuestra Constitución, que es una invitación a la concordia, al progreso y al futuro, os deseo, queridos riojanas y riojanos, unas muy felices Navidades y que el año 2004, Año Jacobeo, nos colme de venturas y de gratificaciones en compañía de los miles de peregrinos que nos han de visitar y a los que recibiremos con los brazos abiertos.

Y permitidme ahora que sean estos niños del Marqués de Vallejo quienes compartan conmigo esta felicitación y deseo de ventura para el año 2004.

Feliz Navidad y próspero Año Nuevo.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA