13 de febrero de 2008

Excmo. Sr. Consejero de Industria, Innovación y Empleo, D. Javier Erro,

Ilmo. Sr. Gerente de la ADER, D. José Ángel García, Ilmo. Sr. Director General de Innovación, D. Javier Urueña, Miembros del Club de Evaluadores de la Excelencia:

Quiero dar a todos ustedes la bienvenida a esta Jornada que va a suponer un paso más en nuestra apuesta por la competitividad de nuestras empresas y por el progreso social y económico de La Rioja.

Como muy bien saben, nuestro propósito de hacer de La Rioja una tierra de excelencia en todos los ámbitos, tanto en los públicos como en los privados (un objetivo que asumió el Gobierno regional en 2006), es ya una realidad en la que nos reconocemos los riojanos y que identifica a nuestra tierra más allá de las fronteras.

Una excelencia que entendemos como una mejora constante de nuestros sistemas de gestión. Una excelencia que hemos aplicado en las diferentes esferas de la Administración regional, para optimizar la relación con los ciudadanos, y que estamos estimulando también para que sea incorporada a nuestras empresas. Y ello con el convencimiento de que será de la mano de la excelencia en la gestión como éstas verán incrementar su competitividad y productividad, ya que la excelencia, como está ampliamente demostrado, trae consigo una mayor satisfacción de los clientes, una más alta motivación de los empleados y una mejora sostenida de los resultados.

Convencidos de sus beneficios tangibles, el Gobierno de La Rioja no ha escatimado esfuerzos desde 2006 por extender la cultura de la excelencia a lo largo y ancho de nuestro territorio, con la mirada puesta de una manera prioritaria en nuestras empresas.

En este objetivo, está jugando un papel decisivo el Proyecto de Excelencia Empresarial de La Rioja, que, impulsado por ADER Excelencia Empresarial, se ocupa y preocupa de ayudar a nuestras empresas para que afinen paulatinamente sus sistemas de gestión y logren así un efecto inmediato y positivo en la mejora de su eficiencia y competitividad. Para ello, desde la ADER se está contribuyendo a la identificación y difusión de los principios de la excelencia entre nuestras empresas. Y se está poniendo a su servicio diferentes metodologías para que incorporen este concepto en las diferentes áreas de su negocio.

Tengo que decir, y además con satisfacción, que la respuesta de los empresarios riojanos no ha podido ser más positiva, implicándose plenamente, con optimismo y determinación, en esta dinámica de mejora en la que están hallando el aliento y respaldo cercano y permanente del Gobierno regional.

Así, me permito recordar que el año pasado fueron 50 las empresas que tomaron parte en los dos programas que la ADER puso a su disposición: Fidelización de clientes y Adquisición de clientes. Programas que en este 2008 se completan con otros cuatro que, unidos a los anteriores, ofrecen el suficiente abanico de alternativas para que cada empresa defina su propio itinerario flexible y personalizado hacia la excelencia.

Estos nuevos programas son: Gestión del catálogo de productos y servicios; Gestión por procesos; Gestión de las personas; y Política y estrategia.

De forma paralela, se van a habilitar las ayudas económicas necesarias para que las empresas riojanas puedan implantar su itinerario con el asesoramiento de expertos externos.

Y, al mismo tiempo, la ADER seguirá ofreciendo el apoyo necesario para que las empresas que lo deseen se formen en los principios y en la práctica de la excelencia empresarial. Una oferta formativa de la han participado hasta la fecha 70 profesionales riojanos, 70 profesionales que constituyen el germen de la excelencia empresarial en La Rioja. Hay que señalar en este punto que La Rioja ha sido la primera Comunidad Autónoma de España en formar con el nuevo Sistema 2005+, que ya es seguido por la mitad de las empresas que concurren a los premios europeos EFQM.

A todas estas iniciativas que les acabo de mencionar, y como culminación de todas ellas, habría que añadir el Premio a la Excelencia, un sistema de reconocimiento con el que el Gobierno de La Rioja singulariza a aquellas empresas y organizaciones que representan las mejoras prácticas en el proceso hacia la excelencia y que, por tal motivo, pueden servir de referente y estímulo al resto de las organizaciones riojanas.

Sobre esta extraordinaria base con la que contamos es sobre la que hoy damos un paso más, un paso decisivo, en el objetivo que nos marcamos en 2006, con la constitución del Club de Evaluadores de la Excelencia. Un Club integrado por casi 70 profesionales que han demostrado un alto nivel de conocimiento y de experiencia en la implantación del modelo EFQM. Un Club que será un factor clave en el desarrollo del Plan de Excelencia de La Rioja, ya que ha sido configurado como un espacio de relación y aprendizaje. Como un punto de encuentro que va a servir para extender la excelencia a todas nuestras empresas, intercambiando las mejores prácticas de gestión entre nuestros empresarios e identificando e importando para ellos las mejores prácticas a nivel mundial.

Sé que hoy estamos dando un paso determinante hacia la excelencia, hacia el progreso, el desarrollo y el bienestar social de La Rioja. Hacia la competitividad de nuestras empresas. Por ello, deseo expresar mi más sincero agradecimiento a los profesionales que van a convertir este Club en un resorte y en una garantía de futuro para nuestra tierra.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja