3 de septiembre de 2010

Señor Santiago, Apóstol y Patrón de España,

Desde La Rioja, la tierra con nombre de vino y el lugar de nacimiento de las primeras palabras escritas en español, vengo hoy hasta aquí a suplicar tu amparo y protección para todos los riojanos en este Año Santo Jacobeo.

Los riojanos somos hijos del Camino al que das nombre y hemos hallado en éste los cimientos sobre los que asentar nuestro futuro como dueños que somos de nuestro propio destino: la unidad, el respeto y la concordia.

Junto al vino y la lengua, la Ruta Jacobea nos hace conocidos y reconocidos ante los ojos de los demás, más allá de nuestras fronteras, como tierra de acogida y lugar de encuentro que cada año cruzan miles de peregrinos, tanto a través del Camino Francés como de la Ruta del Ebro, por la calle mayor de Europa.

Por ello, hoy quiero proclamar que los riojanos nos sentimos orgullosos de ser partícipes de esta vía de peregrinación, que se ha convertido en un marco de convivencia, integración y fraternidad entre los pueblos y las personas de todos los rincones del mundo.

Un espacio común enriquecido por el diálogo entre lenguas, culturas y tradiciones, al que desde La Rioja contribuimos con la preservación de los monasterios de San Millán de la Cogolla, santuarios de la palabra.

Apóstol Santiago,

Vivimos un tiempo de incertidumbre, una época de crisis, que también afecta a nuestro pueblo y que ha llevado la inquietud a nuestros hogares.

La Rioja se encuentra mejor preparada que otras regiones para afrontar las dificultades y, con gran esfuerzo y sacrificio, los riojanos estamos logrando mantener el diferencial con el resto de España, siendo una de las comunidades con menos desempleo.

Pero, permíteme que hoy, interpretando las preocupaciones y anhelos de todos los riojanos, implore tu intercesión para afrontar con confianza los retos y desafíos provocados por la crisis, particularmente a nuestras familias y nuestros jóvenes.

Además, te ruego que nos ilumines para que seamos capaces de recuperar cuanto antes la senda del crecimiento y la creación de empleo, y salgamos fortalecidos de este periodo de dificultades que los riojanos hemos sabido afrontar unidos y con decisión.

Patrón de España,

Vivimos también un tiempo convulso, de muchas dudas y pocas certezas, en el que se hace necesario reafirmar que es mucho más lo que nos une a los españoles que lo que nos separa.

Por tanto, te pido que nos ayudes:

- a restaurar los consensos constitucionales;

- a corregir las desigualdades que impiden que todos los territorios puedan gozar de las mismas oportunidades para su desarrollo armonioso, equitativo y justo;

- y a garantizar la libertad, la igualdad y la solidaridad de los españoles para construir entre todos el futuro de prosperidad y crecimiento que anhelamos para nuestro país.

Señor Santiago, a vuestra protección nos confiamos.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja