9 de septiembre de 2013

Señor ConsejeroSr. Director del Instituto "Literatura y Traducción"Señor Presidente de la Asociación Hispánica de Literatura MedievalReverendo Padre PriorSeñoras y señoresAmigos todos

Les doy mi más cordial bienvenida, de manera especial a los que por primera vez pisan este simbólico recinto de tanta trascendencia para la historia más remota de nuestra lengua, y a los que han venido desde más allá de nuestras fronteras. Gracias de verdad por estar aquí; gracias especialmente a la Junta Directiva de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval por haber elegido al Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española de la Fundación San Millán de la Cogolla, para celebrar este su decimoquinto congreso internacional.

Agradezco sinceramente el honor que ofrecen a esta Institución al acogerles para celebrar esta importante reunión científica. Con la presencia de todos y cada uno de ustedes y con el motivo que aquí les trae, brindan a esta tierra y a Cilengua un especial protagonismo.La Rioja tiene acreditada históricamente, con prodigalidad documental, su nombradía de región española que, desde época muy temprana, se constituyó en uno de los ambientes intelectuales de mayor prestigio en el marco europeo.

Es pertinente volver a recordar, con motivo de la celebración en el Cilengua de un congreso internacional como el decimoquinto de la prestigiosa Asociación Hispánica de Literatura Medieval, en el que se reúnen renombrados especialistas nacionales y extranjeros en los estudios literarios, el hecho de que ambos monasterios fueron, durante la Edad Media, centro de una actividad espiritual e intelectual de enorme proyección.

Al legado filológico de las códices 31, 46 y 60, y a la aportación poética excepcional del primer poeta de nombre conocido de nuestra literatura, Gonzalo de Berceo, debe añadirse -e incluso anteponerse- la producción humanística realizada en los monasterios riojanos durante la Edad Media; producción que contribuyó de forma muy especial a la fijación y difusión de la cultura clásica.

Para llevar a cabo de forma eficaz este compromiso histórico, particularmente desde que San Millán de la Cogolla y sus Monasterios de Suso y Yuso fueran incluidos en la Lista de Bienes Culturales Patrimonio de la Humanidad, de lo que hace ahora quince años, la Comunidad Autónoma de La Rioja viene realizando una importante tarea a través de la Fundación San Millán de la Cogolla, con el apoyo y el aliento de nuestro Presidente de Honor, Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, de todos los Patronos y, por supuesto, de los Miembros Benefactores.

Y para seguir contribuyendo a estos objetivos y dando continuidad a una labor que históricamente se realizó con especial rigor en el escritorio emilianense, esta Fundación decidió crear el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española y dotarse así de un centro de investigación y desarrollo para institucionalizar el estudio de uno de los más antiguos y representativos patrimonios culturales del ámbito hispánico, que, en virtud de esta antigüedad y extensión, tiene una trascendencia innegable.

Sus actividades se desarrollan por medio de tres institutos, el de "Orígenes del Español", dedicado al estudio de la génesis y los orígenes históricos del español; el de "Historia de la Lengua", al que compete el estudio de la historia y de la lexicografía de la lengua española, y el instituto "Literatura y Traducción" en el que descansa la responsabilidad del estudio de la historia de la Literatura y de la Traducción. Una sección de este Instituto, con funcionamiento autónomo, es la Biblioteca de Occidente en clave hispánica, que tiene como propósito revisitar el canon literario y publicar, en principio, los cien títulos que más han repercutido en nuestra cultura común.

Pero sabemos aquí que toda esta labor no puede ni debe realizarse de manera centrípeta. Se requiere colaboración externa. Por ello es de especial interés que el Cilengua se enriquezca traspasando fronteras en la investigación, por medio de la renovación teórica y metodológica, y también por medio de la innovación temática. No pueden, por ello, sino satisfacer iniciativas como esta, que permite reunir en San Millán a tantos especialistas, de tantos lugares y países, y hacer de este lugar punto de referencia de los estudios sobre nuestra lengua y nuestra literatura.

No quiero terminar sin reiterar mi agradecimiento a todos los que hoy están aquí; a la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, representada en esta mesa por su presidente; al comité organizador de este congreso, encabezado por el profesor Carlos Alvar, a quien tanto debe Cilengua. A los Padres Agustinos por abrirnos la puerta de estos lugares. Y, por supuesto, a todos ustedes, ponentes y comunicantes, que son el verdadero motor que nos impulsa y sin cuyo trabajo esto no sería posible. A todos muchísimas gracias.

Y sin más, declaro inaugurado el décimoquinto Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja