21 de marzo de 2013

Sra. Ministra de Fomento.

Sr. Alcalde de Haro.Sr. Presidente de la Fundación Caja Rioja.Señoras y señores.

Me alegra profundamente poder asistir hoy en este Palacio de Bendaña a la inauguración de la exposición ‘Haro: Luces de la Modernidad’, sexta edición de ‘La Rioja Tierra Abierta’, que organizan el Gobierno de La Rioja y la Fundación Caja Rioja, porque supone un día histórico para Haro y sus gentes, lo que significa que también lo es para La Rioja y todos los riojanos.

Esta edición de ‘La Rioja Tierra Abierta’ es algo más que la continuación de una de las iniciativas culturales y de proyección de La Rioja más importantes de cuantas se celebran en el territorio riojano, destinada a recuperar parte de nuestra historia. Esta muestra no es la continuidad de nada, sino el principio de algo; se trata del inicio de una nueva era para Haro y los jarreros.

Con motivo de la exposición ‘Haro: Luces de la Modernidad’ y la reforma y rehabilitación de este palacio renacentista del siglo XVI, tengo la impresión de que Haro puede abrir un periodo de prosperidad y crecimiento, si esta ciudad tan íntimamente ligada al vino es capaz de transformar esta circunstancia en polo de atracción turística, referente de identidad y factor de desarrollo económico.

Los jarreros tienen en sus manos una excelente oportunidad de futuro, que puede marcar un antes y un después desde el punto de vista cultural, turístico y económico, por lo que deseo invitarles a hacer un esfuerzo para dar a conocer nuestra tierra y convertirse en embajadores de Haro, a fin de atraer el mayor número de visitantes, generar riqueza y crear empleo.

Como bien saben, la exposición ‘Haro: Luces de la Modernidad’ recorre la historia de esta ciudad durante los siglos de las luces y la modernidad, los siglos XVIII y XIX, e intenta explicar cómo sus gentes supieron hacer frente a las dificultades que se les plantearon, hasta alcanzar un floreciente desarrollo industrial que consiguió deslumbrar a todo el mundo.

La frase ‘Haro, París y Londres’ resume ese sentimiento universal, que hoy volvemos a hacer nuestro a través de esta muestra que tiene múltiples sedes: el Palacio de Bendaña, el Museo del Torreón, la Estación Enológica y el Barrio de la Estación, con el mayor número de bodegas centenarias del mundo: auténticas catedrales de nuestro tiempo.

Además, la propia idiosincrasia de Haro ha favorecido que otros hitos turísticos, como la Parroquia de Santo Tomás, la Basílica de la Vega, el Palacio de las Bezaras o el edificio del Banco de España, se puedan integrar con naturalidad en el proyecto expositivo de la sexta edición de ‘La Rioja Tierra Abierta’, dando lugar a que toda la ciudad sea escenario de este evento.

Desde el 22 de marzo al 13 de octubre, los riojanos y cuantos nos visiten podrán admirar alrededor de 200 piezas originales y de gran valor artístico, procedentes de numerosas instituciones y colecciones públicas y privadas, como las pinturas del riojano Enrique Paternina (restauradas y recuperadas para esta ocasión), otras de Sorolla y Benlliure, o una obra magistral de Goya.

Se trata de algunos tesoros que dan la medida de la importancia de ‘Haro: Luces de la Modernidad’. Pero, por encima de cualquier otra consideración, la verdadera joya de esta exposición es el lugar donde nos encontramos: el Palacio de Bendaña, cuya rehabilitación integral se ha acometido a tres bandas por importe de casi tres millones de euros.

Esta edificación es una muestra del rico patrimonio histórico y arquitectónico de esta ciudad, así como un ejemplo de la colaboración entre administraciones, por lo que hoy, con motivo de su inauguración, quiero expresar mi agradecimiento y felicitación a la ministra de Fomento y al alcalde de Haro por haber sabido aprovechar esta oportunidad de beneficio mutuo.

La reforma y rehabilitación del Palacio de Bendaña puede marcar un hito en nuestras relaciones con el Gobierno de España, porque refleja la firme decisión de ambas administraciones de caminar juntas y afrontar unidas nuevas metas en provecho de todos. No cabe duda de que la nueva etapa en la relación entre los dos gobiernos ha comenzado a dar sus frutos.

Por eso, hoy para los riojanos es un día de alegría, orgullo y satisfacción, porque vemos que los objetivos comunes que nos fijamos en el año 2000, con la puesta en marcha de esta iniciativa, se han cumplido. De un lado, hemos recuperado espacios histórico-artísticos en las distintas comarcas y, de otro, se ha logrado impulsar y dinamizar la cultura y el turismo en nuestra región.

Termino ya mis palabras deseando que este evento tenga el gran éxito que cabe esperar del extraordinario esfuerzo realizado en la actual coyuntura de crisis por el Gobierno de La Rioja y la Fundación Caja Rioja, así como que contribuya al desarrollo, crecimiento y proyección de Haro y La Rioja, de forma que nos ilumine ante los desafíos que nos esperan.

Declaro inaugurada la exposición ‘La Rioja Tierra Abierta. Haro: Luces de la Modernidad’.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja