24 de abril de 2007

San Sebastián, 24 de noviembre de 2007

Excmo. Sr. Consejero de Presidencia, D. Emilio del Río,

Sr. Presidente de la Casa de La Rioja en Guipúzcoa, D. Emilio Arenzana Antoñanzas,

Queridas Amigas y Amigos:

Es un placer compartir con vosotros, con los riojanos que vivís en esta querida y hospitalaria tierra que es Guipúzcoa, la inauguración de las obras de ampliación de esta Casa que ya consideramos como un trozo de La Rioja en San Sebastián. Obras que han tenido por objeto ofrecer más espacio a la Sociedad Gastronómica, instalar puertas de emergencia, facilitar el acceso a los minusválidos y crear el Aula Valvanera y la destinada a servicios de Internet. Obras, en definitiva, que van a suponer un atractivo añadido a esta Casa, en la medida en que la hacen más accesible, más amplia, más cómoda, más segura, más atractiva y más moderna a través de las nuevas tecnologías, con todas las posibilidades de comunicación que éstas ofrecen.

Hoy esta Casa se convierte en un emblema de modernidad de La Rioja en Guipúzcoa, y refuerza su valor como punto de encuentro de riojanos, como elemento de vinculación con vuestra Comunidad, como nexo de unión con la sociedad guipuzcoana y como pantalla a través de la cual proyectar los atractivos de nuestra tierra, para un mayor conocimiento y como invitación para animar a las gentes de San Sebastián y a las que recalan en esta ciudad a que nos visiten, animados por el aliciente de la escasa distancia que nos separa.

La decisión de ampliar esta Casa significa que es una Casa viva, una Casa que crece día a día, que quiere reforzar e impulsar la extraordinaria labor que desarrolla de divulgación de La Rioja y de lo riojano. Decir que sois 337 los asociados, y que el 32% es menor de 30 años, es constatar esta realidad, es comprender que esta Casa tiene un futuro prometedor de la mano de los más jóvenes, que aportarán savia nueva y nuevas ilusiones para continuar creciendo en presencia, en actividades y en prestigio.

Y por ello hay que felicitaros a todos vosotros, a la Junta Directiva y a los socios en su conjunto. Pero también, y muy especialmente, a los fundadores del Círculo Riojano de San Sebastián, que el 16 de noviembre de 1913 (dentro de 6 años se cumplirá el primer centenario) sembraron la semilla de lo que hoy es la Casa de La Rioja en Guipúzcoa.

Muchas cosas han ocurrido desde entonces, como el continuo traslado de sede en sede, hasta hallar una ubicación definitiva, aquí, en la Parte Vieja de San Sebastián, vecina del mar, y también la suspensión de actividades en 1936, como consecuencia del estallido de la guerra civil.

Pero algo, en el tiempo, ha permanecido inalterable: vuestro amor por La Rioja y vuestro deseo de estrechar lazos de amistad con Guipúzcoa como riojanos generosos y agradecidos con la tierra que os ha dado acogida.

En este sentido, es de aplaudir vuestra plena implicación con la sociedad guipuzcoana, participando de sus tradiciones, como la tamborrada, de sus fiestas y de su cultura, lo que os ha granjeado una gran amistad, amistad hacia vosotros y hacia La Rioja.

Por ello tengo que aplaudiros. Aplaudiros porque simbolizáis lo que queremos que sean los Centros Riojanos repartidos por España y por el mundo: lugares de encuentro, de amistad, de alegría y de riojanismo. Y esta Casa lo es. Es una embajada de La Rioja, la mejor embajada que podíamos tener en San Sebastián. Las actividades que, de forma ejemplar, lleváis a cabo, así lo ponen de manifiesto, actividades como la XV Semana Cultural Riojana de San Sebastián, que en breves momentos vamos a clausurar en la parroquia de San Vicente.

Por todo ello, por lo que es vuestra labor, tengo que deciros que nos sentimos muy orgullosos de vosotros. Orgullosos también de esta Casa que siempre tendrá las puertas abiertas para todo aquel que quiera saber de La Rioja y de los riojanos.

Seguid así. Los riojanos, a través del Gobierno regional, siempre vamos a estar a vuestro lado.

Muchas gracias y felicidades por estas obras de ampliación de la Casa de La Rioja en Guipúzcoa que ahora inauguramos.