23 de octubre de 2012

Señoras y señores,

Un viejo proverbio asegura que los hombres hablan de aquello que guardan en su corazón.

Puedo asegurarles que para mí, es un motivo de orgullo volver a Madrid para hablar de algo que llevo en el corazón, que es La Rioja. Gracias a Nueva Economía Forum y los patrocinadores que han hecho posible esta Conferencia Desayuno. También agradezco la presentación del Presidente del Senado, Pío García Escudero, quien además de representar a una de las más altas instituciones del Estado mantiene una gran vinculación con La Rioja. Y por supuesto a todos ustedes que hoy acuden a esta Conferencia, y con quienes quiero compartir una serie de reflexiones y propuestas. Desde 1995, año en el que por primera vez fui elegido por los riojanos para presidir la Comunidad Autónoma, han sido muchas las veces que, por uno u otro motivo, he acudido a la capital de España para defender los derechos e intereses de todos los riojanos, con especial atención, de los que más lo necesitan.

Los políticos no solo debemos velar por los intereses de los ciudadanos a los que representamos. También es nuestro deber escucharlos. Y son muchos los consejos y las críticas que la sociedad está formulando en estos tiempos de crisis para que los políticos las tengamos en cuenta. Creo que nunca hay que dejar de escuchar, aunque no se esté de acuerdo con todo. Y creo que en este momento más que nunca y con mayor fluidez. ¿Qué nos están demandando los ciudadanos? Entre otras cosas, nos reclaman capacidad de diálogo, estabilidad, seriedad, responsabilidad y transparencia en la gestión, sobriedad tanto en el control del gasto como en nuestro estilo de vida y, sobre todo, más trabajo y más dedicación a los problemas que realmente importan a los ciudadanos, como pueden ser la creación de empleo o la educación de nuestros hijos.Las características que acabo de mencionar siempre han formado parte de la esencia del Gobierno de La Rioja, y las hemos puesto en práctica, si cabe con mayor ahínco para explicar las medidas de austeridad y control del gasto público que estamos adoptando desde el año 2008.Por otra parte, creo que este estilo de hacer política, no es más que el reflejo de la austeridad y laboriosidad de la inmensa mayoría de las familias riojanas. Se trata de una actitud personal y colectiva de la que siempre me he sentido orgulloso y que es digna de "exportar".Y me encantaría hacerlo por un motivo muy sencillo: si esta crisis está afectando a los riojanos en menor medida que al conjunto de las Comunidades Autónomas, creo que ello se debe a esas familias y a la eficacia de las decisiones que hemos ido adoptando y que nos sitúan entre las Comunidades Autónomas con mayor renta de España. En general en todos los indicadores estamos en una mejor situación que la media nacional, sirva como ejemplo que nuestra tasa de paro se sitúa 4,32 puntos por debajo de la nacional (20,36%). Y ocupamos el segundo lugar de las Comunidades de contratos indefinidos sobre el total de contratos, con un 79,8%.

Estoy firmemente convencido de que nuestra sólida posición no es fruto de la improvisación o las circunstancias, sino que es resultado del trabajo bien hecho y la planificación.Las medidas adoptadas por el Gobierno de La Rioja han puesto de manifiesto que la austeridad ha sido uno de los pilares fundamentales de nuestro trabajo, como decía Séneca, "la economía es la ciencia de cercenar los gastos superfluos".Desde que empezó esta grave crisis, y mientras el Gobierno socialista continuaba por la senda del derroche y del endeudamiento, el Gobierno de La Rioja reaccionó apretando más el cinturón de la administración que el de los ciudadanos. Hemos sido austeros desde hace años.No es casualidad que La Rioja sea la Comunidad que menos dinero debe a los autónomos o la tercera que más rápido paga a autónomos y PYMES, como tampoco es casualidad que los riojanos hayan hecho que nuestra región sea la menos morosa de España y la segunda con menos número de facturas pendientes. En La Rioja no hemos puesto en marcha televisión, ni radio ni policía autonómica. Ni nos hemos dedicado a crear embajadas en el exterior. Cuestiones que a algunos les están pasando importantes facturas.

En La Rioja hemos podido consolidar un modelo socioeconómico muy equilibrado. Contamos con una agricultura de alto valor añadido, un peso de la industria nueve puntos superior al conjunto de España, una representación similar en construcción y un índice menor del sector servicios que en el conjunto nacional. Y es una Comunidad con un alto grado de cohesión social, en la que se mantienen las políticas sociales.

Tampoco es fruto de la improvisación que una de las primeras medidas que adopté al inicio de la presente Legislatura fuese reducir el número de Consejerías, que pasaron de diez a siete. En total una reducción de un 38%, de altos cargos, gerencias y personal eventual, a lo que hay que añadir la eliminación de otros altos cargos llevada a cabo en 2009. Se han reducido también seis empresas y entes públicos para mejorar la eficiencia en la gestión y ahorrar gasto público.

En este sentido, considero que tenemos que seguir aplicando medidas de control del gasto público y dando ejemplo con la reducción de cargos. Lo he hecho con mi Gobierno y he propuesto también que se reduzca el número de diputados del Parlamento de La Rioja, pasando de los 33 actuales a 25; una cifra impar similar al número de miembros de la antigua Diputación Provincial. Gracias a este trabajo que estamos haciendo, La Rioja cerró el año 2011 con un déficit del 1,43 por ciento del PIB, lo que nos sitúa como la segunda Comunidad con menos déficit y todo ello sin aumentar los impuestos. Mantenemos uno de los sistemas fiscales más ventajosos de España. Y sin recurrir, por ejemplo, a la aplicación del céntimo sanitario.Esta buena gestión en las cuentas públicas permite a La Rioja afrontar en mejores condiciones las necesarias medidas de ajustes aprobadas por el Gobierno del Presidente Mariano Rajoy. Nuestro objetivo prioritario no es otro que consolidar una administración austera y fuerte al servicio de un poderoso tejido productivo, que ya lidera el ranking de calidad crediticia nacional.En este sentido, destaca la colaboración entre el Gobierno de La Rioja y la Sociedad de Garantía Recíproca, Iberaval, gracias a la cual se han autorizado 135 operaciones financieras de avales por un importe de 10,38 millones de euros. Este instrumento financiero para ayudar a las empresas riojanas a obtener financiación promovido por el Gobierno se enmarca dentro de las acciones puestas en marcha desde septiembre de 2008 para facilitar liquidez a las empresas en la actual crisis económica.Pero no sólo tenemos que cumplir con los criterios de estabilidad y adecuar los gastos a los ingresos para poder mantener nuestro Estado del Bienestar, tenemos también que trabajar para la recuperación económica, porque de esta crisis no se sale sin hacer nada. Y en este sentido, nuestra estrategia para la recuperación económica se basa en tres ejes fundamentales: internacionalización, I+D+i y conocimiento. Todo ello, por supuesto, manteniendo el principio de solidaridad y las políticas sociales.

El Gobierno de La Rioja, siendo consciente de las crecientes oportunidades que nos brinda la globalización, ha puesto en marcha una serie de medidas específicas para afianzar aún más la internacionalización de nuestra región y, por consiguiente, también de España. La competitividad por la que trabajamos en La Rioja indudablemente mira hacia el exterior. Y aunque el principal mercado de nuestra producción sigue siendo el español, la vocación exportadora se refleja en el aumento del peso del total de nuestras ventas en el mercado exterior, que ha crecido en un 50% en la última década. Cuatro son los grandes destinos de nuestras producciones industriales (Francia, Alemania, Reino Unido y Portugal), y durante estos últimos años la competitividad de los productos riojanos ha sido validada en los mercados internacionales. Y así en 2010 y 2011 se han superado todos los récords de ventas al exterior.De la misma manera que apoyamos y fomentamos las misiones comerciales dentro de nuestro Plan de Internacionalización, también trabajamos para fortalecer y gestionar la detección de oportunidades, ayudando a implantar las filiales y sucursales de las empresas matriz. Contamos con proyectos como "Invest in Spain" para atraer a nuestra región a fuertes inversiones procedentes del extranjero.

Otro de los ejes es el de la investigación, el desarrollo y la innovación. En este sentido, hay una Estrategia Riojana de I+D+i 2012-2020, que ha sido realizada por un grupo de expertos dirigidos por la Universidad de La Rioja. Está coordinada con Europa a través del programa Horizon 2020 y ha sido elaborada con un criterio de especificidad para La Rioja, para su modelo socioeconómico y para su base industrial. También ha sido configurada de acuerdo a los logros del III Plan Riojano de I+D+i. Emana directamente del Plan Estratégico La Rioja 2020 y comparte su mismo objetivo: situar a La Rioja entre las 60 regiones más desarrolladas de la Unión Europea en el año 2020. En la actualidad ya estamos trabajando en el IV Plan de I+D+i que recogerá actuaciones concretas para llevar a cabo este objetivo.

Desde el Gobierno de La Rioja vamos a seguir fomentando la investigación y la experimentación agraria y la nanotecnología, en colaboración con asociaciones de productores y la Universidad, lo que nos permitirá, con las adecuadas estrategias de comercialización, mantener una buena posición en un mercado cada vez más internacional. Además contamos con la labor que desde hace años llevan desarrollando ocho Centros Tecnológicos que trabajan en materias tan importantes para La Rioja como la industria agroalimentaria, el calzado o la investigación biomédica. En fin, administración, empresas y universidad, lo que se denomina la triple hélice.

Por supuesto, internacionalización, investigación y conocimiento resultan también claves para nuestro sector más importante en términos económicos: el mundo vitivinícola. Vamos a seguir potenciándolo y defendiendo sus intereses en Europa y también en España, empezando por el mantenimiento de los derechos de plantación y la reclamación del estatus jurídico adecuado para el Consejo Regulador del Rioja. Y una muestra más de las posibilidades que tiene el paisaje vitivinícola es el hecho de que hemos presentado la candidatura "El paisaje cultural del Vino y el Viñedo" a Patrimonio de la Humanidad, algo en lo que estamos trabajando intensamente y esperamos obtener.

El tercero de los ejes fundamentales es nuestra apuesta por el conocimiento, que parte también de un trabajo muy serio realizado para que la calidad educativa por un lado, y la formación de los trabajadores por otro, sea parte de la marca Rioja. Sólo tenemos futuro si somos una Sociedad del Conocimiento. La calidad y la equidad en la educación es un imperativo para el Gobierno de La Rioja que continuamos asumiendo con la responsabilidad de siempre, tal y como demuestran los magníficos resultados obtenidos en todas las evaluaciones internas y externas.

Desde hace años La Rioja obtiene excelentes resultados en las evaluaciones de PISA, muy por encima de la media española y europea. Además, el informe de la Comisión Europea, Mind de Gap, señala que en La Rioja el 26,7% de las personas mayores de 15 años posee estudios universitarios o FP de grado superior, ocupando en este ranking el cuarto puesto entre las regiones españolas.

Gracias a todo este esfuerzo, hoy La Rioja es una región del Conocimiento y está mejor preparada para liderar la competitividad a nivel nacional y europeo.

Pero todos sabemos que la educación es algo más trascendente que su importante vertiente económica. Decía Kant que "tan solo por la educación puede el hombre llegar a ser hombre". Si queremos una sociedad con igualdad de oportunidades para que cada vez haya más ciudadanos libres, debemos seguir invirtiendo en una educación de calidad.

Me alegra comprobar que el Gobierno de España está emprendiendo el mismo camino de acometer una reforma estructural de la educación para fortalecer la formación integral de los ciudadanos y así conseguir que nuestro sistema educativo sea una mejor plataforma para conseguir un empleo. No podemos seguir siendo el país con la mayor tasa de fracaso escolar de la UE, duplicando la media europea.Estamos convencidos de que la mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos es una buena formación humana, académica y profesional. Todos sabemos que la educación es el mejor pasaporte para el futuro y la llave de todo progreso, tanto para las personas como para las regiones en las que viven.

Para ello, continuaremos arbitrando medidas que, además de garantizar las inversiones y asegurar la libertad de los padres a la hora de decidir la educación de sus hijos, fomenten la calidad de la educación. Creo que hay dos datos que avalan que marchamos por la senda correcta: La Rioja es una de las Comunidades con menor proporción de alumnos en aula de primaria y la segunda Comunidad en secundaria. Para perseverar en estos objetivos, sabemos que hay que implicar no solo al Gobierno autonómico, sino también a los profesores y, por supuesto, a padres y alumnos.En el Gobierno de La Rioja estamos empeñados en dar a nuestros hijos los conocimientos y las competencias que necesitarán para el mundo globalizado y competitivo en que van a desenvolverse. Y eso pasa, en primer lugar, por una apuesta seria e integral por el bilingüismo, el cual estamos impulsando desde el Gobierno. Y de la misma manera hay que aplicar la internacionalización a la educación, fomentando los intercambios y las estancias en el extranjero.

Si el bilingüismo es una de las claves de la educación para el futuro, podemos decir que la empleabilidad debe ser la característica más importante de nuestro sistema educativo para el presente inmediato. En España tenemos un serio problema de empleabilidad en la enseñanza.

¿Cómo se explica, si no, que la demanda laboral de personas con formación en FP media y superior hasta el 2020 sea casi el doble de los alumnos que actualmente terminan esos ciclos? Cuando el paro es el problema nacional resulta paradójico que no haya más alumnos que opten por la Formación Profesional. No hay duda de que los gobiernos tenemos que actuar para mejorar esa importante parte de nuestro sistema educativo. Me alegra que el Gobierno de Mariano Rajoy haya anunciado su intención de revitalizar la Formación Profesional. El Gobierno de La Rioja está yendo por delante en la apuesta por la FP.En este esfuerzo por convertir a La Rioja en una Comunidad del conocimiento y de la formación, la Universidad de la Rioja es una institución estratégica. Y ese es el motivo de que, a pesar del desfavorable contexto económico ocasionado por la crisis, hayamos cumplido todos los compromisos de potenciar el Campus de Excelencia Internacional, Campus Iberus, siendo La Rioja una de las pocas Comunidades Autónomas que ha asumido su financiación.

Conocimiento también en lo que es la formación de los trabajadores, estoy hablando por ejemplo de los proyectos de información, formación, orientación e intermediación que se han puesto en marcha para colectivos concretos todos ellos demandantes de empleo: jóvenes de 16 a 25 años; mujeres de más de 45 años; mujeres demandantes de nacionalidad extranjera sin empleo anterior; inmigrantes y perceptores de subsidios. De la misma manera que también hay proyectos para: detectar niveles de formación en jóvenes desempleados de 16 a 19 años, búsqueda activa de empleo para jóvenes desempleados de 20 a 25 años. Y búsqueda activa de empleo mediante emprendimiento para demandantes de empleo de titulaciones universitarias.

Precisamente el fomento del autoempleo y la apuesta por la creación de nuevas iniciativas emprendedoras es el objetivo principal del Plan Emprende Rioja que junto a la Federación de Empresarios, la Cámara de Comercio y la Asociación de Jóvenes Empresarios tenemos en marcha. Este Gobierno tiene un objetivo concreto: facilitar la puesta en marcha de los proyectos emprendedores. Desde la puesta en marcha del Plan, se han creado 936 empresas.

Estos son los ejes de La Rioja para la reactivación económica que planteamos para toda España. Estamos convencidos de que son las alas de la productividad y de la competitividad en estos tiempos de crisis.

En fin, una región en la que el capital humano esté formado, motivado y mejore su productividad como forma de seguir avanzando. Una región en la que la relación entre sociedad, empresas y administración facilite el desarrollo de la oferta educativa, la profesionalización de nuestros directivos y la formación continua de nuestros trabajadores.

Señoras y señores,La Rioja tiene motivos reales para mirar al futuro con optimismo. Nuestro objetivo como he apuntado es situarnos entre las regiones más avanzadas de Europa. Creo que la mejor manera de alcanzar este objetivo es consolidar las fortalezas de La Rioja como una región austera, eficaz, abierta y transparente, con unos servicios públicos de calidad, bien dimensionados, con una gestión profesionalizada y en permanente cooperación con los otros territorios de España, sin por ello renunciar a la defensa de los intereses de nuestra Comunidad.

Desde que nos constituimos como Autonomía, La Rioja no ha dejado de crecer económica y socialmente. El Estado Autonómico es viable y necesario, porque este modelo ha permitido en sí mismo el desarrollo y el crecimiento de los territorios en particular, y de España en su conjunto. Otra cosa es que se hayan producido abusos que hay que corregir, como el gasto público.Sin financiación no hay autonomía, cierto, pero no con más financiación necesariamente hay más autonomía. Cuando alguien dice "quiero más dinero" también tendría que pensar "¿por qué no ajustar los gastos a la financiación disponible para así administrar el dinero con eficacia y responsabilidad?".

En el Gobierno de La Rioja tratamos de poner en práctica un estilo de gobierno donde la mejor Autonomía no se encuentra en la capacidad de estar cada vez más endeudado. Nosotros tenemos más autonomía porque dependemos menos del déficit y la deuda.

Si queremos preservar el Estado del Bienestar que ha surgido con la España Autonómica, tenemos que mantener, en primer lugar, nuestra autonomía económica.

En esta misma línea de trabajo, vamos a llevar al Parlamento de La Rioja próximamente la Ley de Hacienda Pública y Estabilidad Presupuestaria con el fin de regular en el ámbito de nuestra Comunidad los principios por los que se rige la Hacienda Pública. Entre las prácticas de Buen Gobierno, señalo que según el primer Estudio de Transparencia Internacional realizado en España en el año 2010, La Rioja tenía 83,8 puntos sobre una media de 71,5(la primera tenía 87,5). Y en áreas tan sensibles como contrataciones de servicios y suministros y en ordenación territorial, urbanismo y obras públicas, obtuvimos un 100%.

Otro principio de Buen Gobierno que practicamos es la racionalización del patrimonio y la obtención de bienes y servicios a los mejores precios a través de la contratación centralizada y la revisión de contratos. Igualmente se ha aprobado un Plan conjuntamente con el Ayuntamiento de Logroño para evitar duplicidades, lo que supondrá un ahorro de doce millones de euros.

Todos estos ajustes, los ya ejecutados y los que vamos a poner en marcha, se hacen con el propósito de cumplir con el déficit público. Y este objetivo, que en gran parte ya lo estamos consiguiendo, nos está dando mayor capacidad de maniobra frente a la crisis.

Por ello, creo que el esfuerzo hecho durante los últimos años por los riojanos ha merecido la pena. Y no sólo porque estamos en mejor situación para afrontar las dificultades de la crisis que atraviesa toda España, sino porque este esfuerzo, ya está dando resultados: La Rioja será una de las tres Comunidades Autónomas que cumplirán con el objetivo de déficit para este año, que es el 1,5% del PIB. De hecho durante el primer semestre de 2012 nos encontramos en el 0,55%. No me quiero poner como ejemplo para nadie, pero sí señalar que se puede combinar autogobierno y prosperidad sin renunciar ni a la unión con el conjunto de España ni a las conquistas del Estado del Bienestar.Señoras y señores,Creo que las decisiones que está tomando Mariano Rajoy desde su llegada a la Presidencia del Gobierno de España caminan por una senda similar a las medidas que, a nivel regional, ya hemos adoptado en nuestra Comunidad. Por ello, desde el Gobierno de La Rioja no podemos sino mostrar todo nuestro apoyo al Gobierno de España.

Mariano Rajoy está adoptando decisiones duras pero necesarias. Su acción de Gobierno combina la valentía con la responsabilidad. Así lo ha demostrado en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera y en la Conferencia de Presidentes, que han supuesto un gran pacto de Estado entre el Gobierno central y las Comunidades Autónomas para recorrer juntos la senda de la contención del gasto, el compromiso con la estabilidad presupuestaria y las políticas de crecimiento.Es un alivio comprobar que el actual Gobierno de España cree en España, conoce a España y sabe hacia dónde va. Por ello, y para superar esta crisis creando empleo, sólo le puedo pedir al Presidente Rajoy que mantenga firme el timón de su agenda reformista. Él sabe que siempre contará con el esfuerzo del Gobierno de La Rioja para consolidar en España un Estado de las Autonomías más estable, unido y próspero.

Frente a una actitud de confrontación constante por parte de algunas regiones, que me atrevería a calificar de profundamente dañina para todos, creo que ha llegado la hora de reivindicar algo tan sencillo como la normalidad. La normalidad no consiste más que en dar a cada uno lo suyo, lo que le corresponde. Cada cual sabe cuál es su lugar, un lugar en el que la nación es un acuerdo, no una tragedia heroica. Y precisamente porque defiendo el acuerdo, La Rioja pone de manifiesto el espíritu de colaboración y cooperación que debe primar en estos momentos, no sólo entre las Comunidades Autónomas sino también entre Gobierno Central y Comunidades Autónomas.

Creo firmemente que el crecimiento de cada una de las Comunidades Autónomas debe ser para el bien de todas. No es el momento de ir aislados, porque conjuntamente seremos mucho más eficaces y eficientes. Las Autonomías no son un problema sino una parte de la solución. Todos los responsables de las Administraciones Públicas tenemos que colaborar para ir en la misma dirección para salir de la crisis. Nadie puede ir al margen. La unidad de todos es un elemento absolutamente imprescindible para superar esta situación. Debemos transmitir certidumbre y confianza, que todos juntos estamos trabajando para salir de la crisis.Considero fundamental que los españoles recuperen la confianza en sus instituciones. Para ello necesitamos hacer posible una España autonómica más fuerte y eficiente.

Para alcanzar este objetivo, la lealtad institucional me parece un elemento fundamental, pues sólo con ella se consigue una acción coordinada entre las distintas administraciones públicas. Y en este contexto de crisis económica e institucional, y con el fin de evitar ciertos derroches de recursos y la duplicidad en la prestación de servicios, encuentro necesario llevar a cabo una simplificación administrativa que delimite las competencias entre el Estado y las Comunidades y, de paso, asegure la unidad del mercado español.

De este modo, se garantizará una mejor financiación de todas las administraciones públicas. Llevar a cabo esta reforma en ningún caso supone un menoscabo a la capacidad de autogobierno que las administraciones autonómicas desempeñan en su desarrollo regional y en sus prestaciones públicas.

Y frente a quienes invocan las dificultades económicas actuales en contra de la España Autonómica, me alegra que La Rioja sea un claro ejemplo de los efectos positivos de nuestro modelo constitucional.

Termino ya y quiero reclamar en este foro el esfuerzo que tenemos que hacer, más de treinta años después de ser aprobada la Constitución, para convertir el Senado en una auténtica Cámara de representación territorial. Algo que sin duda, rebajaría la tensión territorial. Y, de la misma manera, es absolutamente prioritario para este país reformar la Ley Electoral.

Por último, pero no por ello menos importante, quiero señalar que en el Gobierno de La Rioja nunca olvidamos que el futuro de Europa es nuestro propio futuro. Del mismo modo que para el progreso y el desarrollo de los españoles ha sido fundamental el Estado de las Autonomías, la implicación de los riojanos con el proyecto de la Unión Europea queda fuera de toda duda. Nuestro compromiso con el Plan de Estabilidad y el cumplimiento del déficit público, no sólo es fundamental para España sino que también es un requisito imprescindible para transmitir confianza a Europa.

Se trata de enviar un mensaje muy sencillo: estamos haciendo nuestros deberes. De este modo recuperaremos la confianza, y la economía volverá a crecer con más fuerza.

Señoras y señores, concluyo. Estoy convencido de que La Rioja es tradición y futuro. Un futuro que está hecho de los mejores ingredientes que comparte con el resto de España: las gentes, la lengua, la tierra, el vino, las tradiciones y su capacidad de innovar, de emprender y de superarse.

Por eso, en La Rioja y desde La Rioja queremos, hoy más que nunca, renovar nuestro compromiso con el pasado y el presente de este gran país que se llama España.

Un compromiso que no surge sólo del cálculo económico o político, sino del corazón de un riojano que, como Marañón, puede decir "Amo tanto a España, porque la conozco." Amo tanto a La Rioja porque también amo a España.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja