4 de julio de 2012

Sr. Director de Cinco Días, Jorge RiveraSr. Director General de Banca comercial del Santander, Enrique García CandelasSeñoras y señores,

Quiero aprovechar la ocasión que me brindan Cinco Días y el Banco de Santander para reflexionar sobre algunos temas de actualidad económica pero, sobre todo y ante todo, para valorar algunas cuestiones de fondo que considero sumamente trascendentes para el presente y, en especial, para el futuro de La Rioja y de España.

En primer lugar, hay que reconocer la dificultad que presenta el actual panorama, marcado por la complejidad para encontrar soluciones y, en muchas ocasiones, por la ausencia de motivos comprensibles a las turbulencias del mercado, lo que provoca una especial incertidumbre en una crisis global que se está cebando especialmente con la Unión Europea.

Esto nos ha llevado a que la destrucción de empleo sea una lacra contra la que hay que redoblar los esfuerzos, a que el cierre de miles de pequeñas y medianas empresas en toda España sea algo difícil de asumir y de recuperar y, en definitiva, a que todos tengamos la sensación del enorme daño que nos están haciendo los años en los que se obviaron las decisiones, se eludieron las responsabilidades y se manipularon las realidades a las que nos debíamos enfrentar.

Por ello es de justicia resaltar la firmeza del Gobierno de España a la hora de adoptar medidas destinadas a sacar a nuestro país de la nefasta situación heredada, así como su capacidad para negociar las mejores condiciones posibles para nuestro país, sin ceder ante las presiones que se estaban recibiendo. Las situaciones complejas requieren decisiones difíciles y, sin duda, van a contribuir a que la recuperación económica de España sea más rápida e intensa.

No obstante, y con independencia de las medidas relativas al control del déficit público, al redimensionamiento de la administración pública, al control del endeudamiento y al ajuste de nuestra capacidad de gasto, el Gobierno de España ha defendido en Europa que es necesario seguir invirtiendo, incentivar la actividad privada, continuar mejorando nuestras infraestructuras y actuar de locomotora, en la medida de lo posible, para que la economía productiva vuelva a operar con normalidad.

De ahí el acuerdo aprobado por los cuatro principales países de la Unión Europea, entre los que recuerdo a todos que se encuentra España, para destinar el 1% del PIB de la UE al crecimiento económico.

Austeridad sí, la necesaria. Pero inversión también, la que sea posible en estos momentos. Y, en este sentido, quiero recordar que el Plan Nacional de Reformas del Gobierno de España se apoya en seis ejes irrenunciables:

  • La consolidación fiscal.
  • La mejora y eficiencia en la prestación de servicios públicos esenciales.
  • La modernización y racionalización de las Administraciones Públicas.
  • La reactivación del crédito.
  • La lucha contra el desempleo.
  • El fomento del crecimiento y la competitividad.

Y algunas de las medidas que se derivan de esos principios son:

  • La mejora de la gobernanza económica sobre principios de disciplina y transparencia presupuestaria, que incluye, por ejemplo, los mecanismos de financiación para el pago a proveedores aprobado por el Gobierno de España.
  • La consolidación fiscal, con las necesarias medidas de austeridad presupuestaria, las modificaciones impositivas que se entiendan como razonables y el plan de prevención y lucha contra el fraude, algo con lo que debemos acabar en un momento en el que la solidaridad es más importante si cabe.
  • Los planes de ajustes de las comunidades autónomas y las entidades Locales.
  • La eliminación de duplicidades y el aumento de la eficiencia de las Administraciones Públicas, con la reducción del número de empresas y fundaciones públicas, el plan integral de gestión del patrimonio del Estado, la racionalización y eficiencia del empleo público, y la supresión de organismos existentes en el Estado y duplicados por las comunidades autónomas.
  • La tan necesaria reforma del mercado de trabajo, la también necesaria reforma del sistema financiero y el fomento de la competencia garantizando la unidad del mercado (algo que desde La Rioja venimos reclamando desde hace años); la liberalización de los servicios profesionales, la creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el fomento de la I+D+i con la creación de la Agencia Estatal para la Investigación, la optimización del uso e inversiones en las infraestructuras o la corrección de desequilibrios en el sector energético.

Unas medidas necesarias con independencia de la actual situación económica y social porque, como todos ustedes entenderán, ser austeros, ser eficientes, no derrochar, racionalizar el gasto público, incentivar la inversión, fomentar la colaboración publico–privada y mirar por cada euro de los recursos públicos no es una tema que tenga relación con la crisis, es una cuestión de principios que ha caracterizado nuestra gestión y ha permitido a La Rioja marcar un diferencial con la media de España en los principales indicadores económicos.

Esta gestión, todo este esfuerzo colectivo, va dirigido a dotar a La Rioja de los medios necesarios para continuar garantizando unos servicios sanitarios, sociales y educativos de calidad y adecuados a las características de nuestra Comunidad. Queremos seguir estando a la cabeza de España, queremos que sigan teniendo el máximo nivel de calidad y queremos que sigan contando con los mejores profesionales, los más formados y los más comprometidos. Podemos hacer más con menos y lo estamos demostrando.

Nuestro compromiso con la sociedad riojana está asentado sobre otro pilar básico, irrenunciable e innegociable: la creación de empleo, que es nuestra principal política social.

Y, para ello, apostar por nuestras empresas, por crear las condiciones necesarias para mejorar su competitividad, incrementar su productividad y lograr un aumento de la contratación eran y son cuestiones capitales en nuestras políticas. Así, la innovación, la internacionalización, la excelencia, el diseño o el emprendimiento son claras líneas de actuación en las que volcamos nuestros esfuerzos.

Por este motivo, estar a la altura de los retos que ha marcado el Gobierno de España es para La Rioja menos complejo que para otras regiones que, en algunos casos, han pensado más en clave partidista que en el interés general.

En cualquier caso, y en referencia al Estado Autonómico o a la gestión de las Comunidades Autónomas que algunos ahora cuestionan, sólo una breve reflexión que ya he expuesto en varias ocasiones.

Tras más de tres décadas de acuerdos, aciertos y algunos errores, el Estado Autonómico continúa plenamente vigente como eje vertebrador del progreso, la cohesión social y la distribución de la riqueza entre los españoles. No obstante, teniendo en cuenta la actual grave crisis económica y los problemas de financiación, es fundamental acometer reformas estructurales para mejorar el funcionamiento de las administraciones públicas.

Y, en esta línea de trabajo, el Gobierno de La Rioja está desarrollando un plan para la reactivación económica, basado en el esfuerzo del pasado, en el proyecto del presente y en la visión del futuro, que actúa sobre tres ejes concretos:

  • La reforma de la administración pública.
  • La apuesta permanente por la mejora de la competitividad empresarial y por la creación de nuevas ventajas comparativas como región.
  • La creación de empleo como objetivo irrenunciable.

Así, a finales del pasado año presentamos, junto al Ayuntamiento de Logroño, el Plan para la Eliminación de Duplicidades, basado en los principios de austeridad y de lealtad institucional. Coordinar actuaciones entre la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento permitirá concluir la legislatura con una cifra de ahorro cercana a los trece millones de euros.

Además, desde el Gobierno de La Rioja se está racionalizado el patrimonio y se negocia la obtención de bienes y servicios a los mejores precios a través de la contratación centralizada, que ha permitido ahorrar en torno a 1,4 millones de euros.

Y, por supuesto, no hay buen Gobierno sin estabilidad presupuestaria y control del déficit público. Una realidad en La Rioja gracias a la implantación de dinámicas permanentes de evaluación, contraste de políticas de gasto y planificaciones estratégicas en la gestión, que están dirigidas a conseguir el objetivo final: la reactivación de la economía y el empleo.

Por ello, el Gobierno de La Rioja trabaja desde hace tiempo en cinco líneas concretas y relacionadas entre sí que hacen posible que esa ansiada recuperación económica y, por ende, la creación de nuevos empleos, esté más cerca y sea sobre bases más sólidas. Esas líneas son:

  • El Plan de Empleo de La Rioja 2011-2015.
  • El Plan de Sectores Estratégicos, dirigido a incrementar la competitividad del sector empresarial riojano.
  • El Plan de Atracción de Inversiones 2012-2015.
  • El Sistema Riojano de Innovación.
  • La Marca La Rioja como motor de innovación y turismo.

El Plan de Empleo 2011-2015 del Gobierno de La Rioja es un instrumento potente, flexible y adaptado a las necesidades de la región, que contempla una serie de actuaciones que inciden en dos líneas de trabajo esenciales para fomentar la creación de empleo:

  • La mejora de la empleabilidad de los trabajadores riojanos y
  • El incremento de la competitividad del sector empresarial riojano.

Porque no renunciamos a situar la tasa de paro en torno al 9% en el menor tiempo posible, el Plan se asienta en tres premisas fundamentales:

  • La mejora de la gestión y eficacia de las políticas activas de empleo y de la Red de Empleo.
  • La colaboración público-privada.
  • Los diagnósticos y escala de empleabilidad de los desempleados.

Otra de las grandes líneas de trabajo del Gobierno de La Rioja, a través de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja, es el Plan de Sectores Estratégicos, dirigido a incrementar la competitividad del sector empresarial riojano, un requisito fundamental para generar empleo.

Desde el inicio de la crisis más de 6.000 proyectos de inversión han pasado por las oficinas de ADER. Más de 1.000 millones de inversión han sido presentados, tramitados y ejecutados por las empresas de La Rioja. Este año, la ADER, en su Plan Estratégico de Subvenciones, cuenta con 23 líneas de ayuda orientadas a incrementar la competitividad empresarial.

Ni que decir tiene que una de las prioridades del Gobierno de La Rioja es seguir incentivando la internacionalización de nuestras empresas a través del Plan de Capacitación Integral en Internacionalización.

800 empresas utilizaron los servicios de la ADER para la internacionalización en 2011 y hemos añadido Marruecos, Brasil y Reino Unido al listado de países de ADER Red Internacional para fomentar las exportaciones de las empresas riojanas.

En este contexto, el Gobierno de La Rioja va a desarrollar un plan especial para promover la viabilidad de las empresas dedicadas a la fabricación de calzado de seguridad y muebles, dos producciones estratégicas para nuestra región que se han visto afectadas por la reducción de actividad en el ámbito nacional de la industria y la construcción.

Por otro lado, los avales prestados por la ADER y por Iberaval, así como el capital riesgo ofrecido por Ricari, configuran una propuesta eficiente para ayudar a la financiación de las empresas. El paso previo son los planes de viabilidad, los diagnósticos de negocio y finalmente las oficinas económicas sectoriales. Como anuncié recientemente en el Parlamento de La Rioja, el Gobierno regional va a poner en marcha de forma inmediata tres medidas específicas dirigidas a autónomos, a emprendedores y a pymes.

  • La primera consistirá en avales de hasta 60.000 euros para inversiones y circulante que permitan consolidar la actividad. Con aportaciones mínimas por parte de los beneficiarios y con un catálogo de exigencias mínimo, mediante la ampliación del Fondo de Provisiones Técnicas por parte de la ADER.
  • La segunda irá dirigida a pymes mediante avales para préstamos dirigidos a actividades de I+D+i beneficiarias de subvenciones de la Agencia de Desarrollo.
  • La tercera estará destinada a autónomos y emprendedores y consiste en la obtención de microcréditos de hasta 25.000 euros ‘Sin garantía real ni condición de aval’, siempre que sea persona física o comunidad de bienes.

La tercera de las líneas de actuación se concreta en el Plan de Atracción de Inversiones 2012-2015, que permite poner a disposición del tejido empresarial los recursos necesarios para atraer nuevos proyectos que potencien nuestras ventajas comparativas y sean verdaderos motores para la creación de empleo.

Para ello, el Gobierno de La Rioja cuenta con la Unidad de Captación de Inversiones, que está coordinada desde la ADER y tiene distintas líneas de trabajo para conseguir el incremento de las inversiones en nuestra región, como los convenios de colaboración con Ricari, Invest in Spain, Inversión Senior o los nueve clústers regionales.

Éstas y otras muchas cuestiones son recomendaciones que ya surgieron de los trabajos del Plan Estratégico La Rioja 2020, un ejemplo de diálogo, consenso y trabajo colectivo en el que participaron 6.000 riojanos para decidir cómo debería ser La Rioja del futuro, cómo llegar hasta allí trazando una hoja de ruta llena de compromisos y medidas concretas, 235 para ser exactos, y con un objetivo ambicioso: que en el año 2020 La Rioja esté entre las sesenta principales regiones europeas.

Ya les adelanto que vamos camino de ello: hemos pasado de la posición número 76 a la 68. El trabajo bien hecho va dando sus frutos. Y, si es compartido, más y mejores frutos.

La puesta en marcha del Plan Estratégico La Rioja 2020, impulsado por el Gobierno de La Rioja, cuenta con la colaboración del Think Tank de la Fundación Riojana para la Innovación.

Hace muy pocos días celebramos un nuevo Patronato de la Fundación Riojana para la Innovación en el que pudimos comprobar cómo este proyecto, basado en la colaboración y que es ejemplo para muchas regiones españolas, crece en número de patronos, en actividades y en proyectos compartidos. Ya somos 45 las instituciones y empresas que apoyamos a la Fundación Riojana para la Innovación. Por ello, aprovecho este foro para invitar a todos los presentes a que se sumen a esta iniciativa.

Y hablando de Innovación, la cuarta línea de actuación del Gobierno de La Rioja se centra en el Sistema Riojano de Innovación, otro ejemplo de diálogo y colaboración entre todos los actores necesarios para garantizar el futuro de nuestra región y del que, como les he explicado, forma parte destacada la Fundación Riojana para la Innovación, que ha finalizado la Estrategia Riojana de I+D+i 2012-2020.

Una estrategia pensada por y para La Rioja, basada en los logros del III Plan Riojano de I+D+i, el que nos ha llevado a ser la comunidad con mayor porcentaje de empresas tecnológicamente innovadoras (28,23% frente al 18,58% del conjunto nacional, según el INE) y, como no puede ser de otra forma, emanada del Plan Estratégico La Rioja 2020.

Una estrategia que, apostando por Europa, como siempre ha hecho el Gobierno de La Rioja, busca tener un papel destacado en el programa Horizon 2020, el principal instrumento europeo de financiación, para lograr el máximo posible de recursos para nuestras empresas.

Porque Europa ha sido, es y será una prioridad para La Rioja, y en esta comunidad hemos sido capaces de sacar buen partido de los fondos europeos. Por poner un ejemplo, y solo en relación al VII Programa Marco de I+D, nuestras empresas han logrado retornos por un importe superior a los 5,3 millones de euros en 2011, el 1,6% del total logrado por España; es decir, el doble de los que nos corresponderían por nuestro peso relativo en el conjunto nacional.

Igualmente, siempre hemos sido capaces de defender nuestros intereses bien sea de los agravios fiscales, de los desequilibrios territoriales, de los ataques al vino o de los olvidos en relación a las infraestructuras claves para nuestro futuro.

Todas las cuestiones que les he enunciado, innovación, competitividad, productividad, diálogo, concertación, colaboración, como ya he comentado con anterioridad, tienen un objetivo prioritario: crear empleo.

La quinta de las líneas de actuación es la que hace referencia a la Marca La Rioja como motor de innovación y turismo

Nuestra tierra es cada vez más conocida y cada vez más valorada. Y no sólo por nuestro vino, algo que se puede comprobar día a día y que está soportado por los datos de nuestras bodegas, cada vez con más calidad y con mayor cuota de mercado nacional y cifras de exportación. Sin ir más lejos o, mejor dicho, yendo lejos, China se está convirtiendo en uno de los principales mercados exteriores para nuestro principal producto.

También somos más conocidos y valorados por la calidad de nuestras empresas, por nuestra capacidad para emprender y, sobre todo, por nuestra apuesta permanente por la innovación. De la misma forma que también son referente en el exterior todos y cada uno de nuestros productos agroalimentarios, y, por supuesto, nuestra forma de entender la vida.

La combinación de enología, gastronomía, calidad de vida y patrimonio histórico, artístico, cultural y natural resulta sumamente dinámica y atrae cada vez mayores flujos turísticos a nuestra región. Es más, la Capitalidad de la Gastronomía Española de Logroño-La Rioja está suponiendo una enorme promoción para nuestra Comunidad y era de justicia.

Además, en el año 2013 celebraremos una nueva edición de ‘La Rioja Tierra Abierta’, una exposición emblemática de esta tierra que supondrá, una vez más, la generación de un enorme flujo turístico que, en este caso y durante seis meses, dinamizará y favorecerá el desarrollo socioeconómico de toda la comarca de Haro.

Este retrato que acabo de hacer de La Rioja nos permite poder hablar sin tapujos de futuro, de esfuerzo, de sacrificio, de trabajo, de dignidad, de orgullo, de coraje y de riesgo. Y también de sentimientos, como confianza, esperanza y optimismo.

En este sentido, quiero exponerles algunos datos que son tozudos:

  • La Rioja es la quinta región española con mayor PIB por habitante en el año 2011. Hemos ganado competitividad desde 2008, en que éramos la sexta región española.
  • En el período 2010-2011, La Rioja fue la tercera región con mayor crecimiento, el 0,86% frente al 0,3% de la media nacional. Una vez más, ganamos competitividad.
  • En 2011, La Rioja ha alcanzado su récord histórico de exportaciones, 1.492 millones de euros, con una tasa de cobertura del 134,2 % frente al 82,2% de la media nacional. Ganamos en futuro. En 2008 La Rioja contaba con 1.099 empresas exportadoras. En 2011, 1383 empresas riojanas exportan.
  • La Rioja se sitúa 3,26 puntos por debajo de la media nacional en tasa de paro: el 16,74% en La Rioja frente al 20% de la media nacional, según los datos del pasado mes de junio difundidos ayer por el Ministerio. Y seguimos siendo la comunidad española con mayor porcentaje de empleo indefinido, el 81,7% frente al 77% nacional.

Como dijo un conocido político francés (Clemenceau), "es preciso saber lo que se quiere; cuando se sabe, hay que tener el valor de decirlo; y, cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo".

No es el momento de improvisaciones. Ya las hemos sufrido y ya hemos visto hacia dónde nos conducían.

En el Gobierno de La Rioja no improvisamos. Trabajamos sin descanso; analizamos la realidad; buscamos el ejemplo de los mejores; construimos escenarios a nuestra medida en función de nuestras debilidades y, por supuesto, de nuestras fortalezas; y apostamos de forma decidida por crear las condiciones necesarias para poder asumir proyectos colectivos, con un solo destino: los riojanos.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja