19 de enero de 2005

Excmas. e Ilmas. Autoridades,

Representantes de las Comunidades de Castilla y León, Valencia, Galicia, Murcia, Madrid, Baleares y Navarra,

Expertos y profesionales sanitarios,

Presidentes de Colegios Profesionales Sanitarios, de Sindicatos y Sociedades Científicas,

Señoras y Señores:

La Rioja se enorgullece de acoger este Foro Sanitario que ahora inauguramos, por lo que mis primeras palabras tienen que ser de cordial agradecimiento hacia todos los que se han desplazado hasta La Rioja para tomar parte en él, a los que deseo una feliz estancia entre nosotros. Mi saludo especial a los representantes de la Consejería de Salud de Navarra, que hoy nos honran con su presencia.

Como los tres que le han precedido, este Foro que hoy se celebra en Logroño trata de generar un amplio debate profesional y social sobre los temas de interés prioritario para el Sistema Nacional de Salud; un debate desde la pluralidad de planteamientos y desde la diversidad de puntos de vista, y abierto a todos los ámbitos y colectivos, que permita extraer conclusiones para trasladarlas posteriormente al Consejo Interterritorial.

Hasta ahora, hemos tenido ocasión de abordar asuntos de suma trascendencia. Se habló sobre Atención Primaria en Madrid, sobre Gasto Farmacéutico en la Comunidad Valenciana y sobre Financiación de la Sanidad en Castilla y León. El tema que hoy nos congrega en La Rioja no le va a la zaga en importancia: el análisis de la gestión de los recursos humanos sanitarios.

Tal y como reza el título de este Foro, el profesional sanitario es el motor del sistema de salud. En este sentido, es evidente que si queremos conseguir una sanidad eficaz y eficiente, es necesario utilizar correctamente los recursos humanos. La calidad en la gestión de la salud pública implica profesionalidad y reconocimiento al trabajo realizado por el profesional sanitario. La mejora en la gestión pasa por la mejora en la calidad del puesto de trabajo, las condiciones de desarrollo del mismo y la promoción de la carrera profesional.

En definitiva, las políticas de Recursos Humanos son tan importantes para el funcionamiento del Sistema Público de Salud que es absolutamente imprescindible consensuar un modelo homogéneo para todas las Comunidades Autónomas a través del Consejo Interterritorial de Salud, correspondiendo al Ministerio de Sanidad y Consumo aglutinar nuestros criterios en esta materia para la seguridad de los profesionales y para garantizar el modelo de carrera profesional.

En este sentido, desde mi punto de vista, existe una necesidad acuciante de desarrollar la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, aprobada después de un intenso proceso de diálogo entre los responsables de las distintas Comunidades, sindicatos, Colegios Profesionales, asociaciones, etc; y el Estatuto Marco, una vieja aspiración que se materializó gracias al impulso del anterior Gobierno del Partido Popular. Son dos instrumentos sumamente válidos para mejorar la gestión de los Recursos Humanos que vieron la luz en la legislatura anterior, pero que necesitan de una acción de puesta en marcha, y no sólo desde las Comunidades Autónomas, sino también desde el Ministerio de Sanidad y Consumo.

No menos importante que lo que acabo de señalar es la necesidad de que las Comunidades Autónomas desarrollen su modelo propio de Recursos Humanos. Un modelo que debe estar consensuado entre el Ministerio y las Comunidades y que debe basarse en los siguientes puntos fundamentales: Modelo de carrera profesional, marco retributivo homogéneo para todos, nuevas fórmulas de gestión (para que exista un criterio de calidad debidamente contrastado), formación e investigación. Además, se hace preciso otorgar mayor capacidad resolutiva a los profesionales de Atención Primaria. Dotarla de más profesionales y más medios.

En La Rioja, somos conscientes de que todas la infraestructuras que estamos construyendo no servirían de nada si no aplicáramos una correcta Política de Recursos Humanos. Por ello, estamos trabajando ya en este aspecto; y les puedo adelantar que esta política se sustentará sobre cinco pilares que paso a comentarles brevemente.

En primer lugar, se encuentra el diseño del Plan de Ordenación de Recursos Humanos, que ha sido presentado recientemente a la Mesa Sectorial y que contempla, entre otras medidas, la jubilación forzosa a los 65 años que establece el Estatuto Marco, y donde sólo se prevén las excepciones que fija la propia Ley. Tenemos el convencimiento de que esta medida servirá para rejuvenecer las plantillas de los hospitales y centros de salud, sin dejar de valorar la experiencia y la capacidad de los más veteranos.

El segundo punto se marca como objetivo propiciar un cambio en la cultura organizativa de los Servicios Sanitarios, y ello al objeto de conseguir una mayor motivación de los profesionales, dotarles de mayor responsabilidad, de una mayor autonomía personal y de una mayor participación en la toma de decisiones.

En tercer lugar se encuentra el diseño de la carrera profesional. Entendemos que no debe ser algo precipitado, que se debe dar respuesta a esta vieja aspiración profesional de una forma consensuada, con la participación de todos los colectivos profesionales y sindicales… Aun así, sí que tenemos claro qué dos aspectos se deben primar: la formación continua y la investigación aplicada, que hallará uno de sus pilares más sólidos en el Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación Sanitaria de La Rioja (CIDIR), cuya construcción culminará en 2006.

El cuarto punto se orienta a garantizar la seguridad al profesional, para lo que, junto a la necesaria figura del Defensor del Usuario, deberemos potenciar un claro dispositivo de defensa de los profesionales y de la independencia de su actividad.

Y por último, y en quinto lugar, nuestra política de recursos humanos trata de poner de manifiesto la importancia de la Atención Primaria, de esos profesionales que son los primeros con los que el paciente se pone en contacto cuando tiene un problema, bien en los centros de salud o en los consultorios locales. Nuestra intención es ayudarles para incrementar su capacidad real de resolución de los problemas de salud de la población.

Estas son, a grandes rasgos, las líneas que marcan nuestra política en esta materia, unas líneas que nos van a ayudar, estoy convencido de ello, a conseguir los objetivos que nos hemos marcado y que tienen como fin último la mejora de nuestro sistema sanitario y la prestación de un servicio óptimo a los pacientes.

Pero, como les he indicado al principio de mi intervención, es absolutamente imprescindible, por su trascendental importancia para el funcionamiento del Sistema Público de Salud, consensuar un modelo homogéneo para todas las Comunidades Autónomas a través del Consejo Interterritorial de Salud.

Por ello, la trascendencia de este encuentro que ahora inauguramos, un encuentro que nos va a dar la posibilidad, sin duda, de avanzar hacia este objetivo desde un debate constructivo y enriquecedor que se inicia ahora mismo.

Muchas gracias.

Pedro Sanz - Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja