26 de enero de 2006

Madrid, 26 de enero de 2006

Excmas. e Ilmas. Autoridades,

Señoras y Señores,

Queridos Amigos:

Supone una grata satisfacción presidir hoy el Día de La Rioja en Fitur, en esta feria referencia del turismo de calidad y que es un escaparate de lujo para que mi Comunidad Autónoma dé a conocer los múltiples atractivos que posee, invitando a los amantes del turismo de verdad a que nos visiten y a que disfruten de mi tierra. A esos turistas que aspiran a convertir sus momentos de ocio en experiencias inolvidables.

La Rioja es conocida por sus vinos. Pero hay personas que no conocen La Rioja.

Sí que la intuyen, que la presienten. Que se imaginan cómo puede ser por la calidad de nuestros vinos, por las experiencias placenteras que experimentan al degustar nuestros caldos.

Nuestro propósito durante estos días, en el marco de Fitur, es que todos los que sienten fascinación por nuestros vinos, todos los que saben de su fama universal, se acerquen a conocer el lugar donde se elaboran, porque van a quedar fascinados.

Y es que unos vinos excepcionales sólo se pueden producir en una región excepcional. En una región que compendia todas sus virtudes en las virtudes de sus vinos por ser expresión de nuestro carácter, de nuestro buen hacer, y emblema de nuestras señas de identidad.

Nuestros vinos, por tanto, son la mejor puerta para acceder a La Rioja. Y La Rioja es la mejor puerta para acceder al universo de los vinos.

Y es que el vino siempre ha estado presente en mi tierra, desde hace 2.000 años, moldeando nuestra historia, nuestros paisajes; realzando nuestra gastronomía; y acrecentando nuestra hospitalidad.

La Rioja posee una de las Denominaciones de Origen con más solera del mundo. Es la primera que obtuvo el sello de Calificada en España.

En La Rioja, como en ninguna otra región, se puede disfrutar de bodegas centenarias y de otras diseñadas por los más vanguardistas y afamados arquitectos del mundo.

El vino es una invitación al disfrute, al goce de los sentidos. El vino en La Rioja es turismo. Es un recorrido por nuestros viñedos, por los silenciosos calados de nuestras bodegas. Es una oportunidad para dejarse seducir por múltiples alternativas de ocio vinculadas al vino, alternativas pioneras en La Rioja, por la vocación de esta tierra de liderar el enoturismo, por satisfacer las demandas más exigentes de todos cuantos quieren paladear todas las potencialidades que el vino encierra.

Lo que no se encuentre en La Rioja, de forma abundante o bien tímidamente apuntado, es que no existe. Porque nada de lo relacionado con el vino nos es desconocido.

Disfrutar del vino es disfrutar de La Rioja, porque el vino lo empapa todo.

Recorriendo los caminos del vino, se llega a nuestras iglesias y catedrales; a San Millán de la Cogolla, donde recibió las aguas bautismales el español.

Se llega a nuestras casas rurales y a nuestros hoteles, a nuestros restaurantes, donde nuestra gastronomía, nutrida por una huerta excepcional, y nuestros vinos rivalizan en calidad.

Se llega a las culturas habitadas antes de que el vino hiciera su feliz presencia entre nosotros; y también a nuestros yacimientos de huellas de dinosaurio, los más abundantes y los mejor conservados de Europa.

Se llega a paisajes donde se puede practicar el senderismo y el deporte de aventura; a la estación de esquí de Valdezcaray; a nuestros campos de golf. Y a nuestros pueblos, todos ellos distintos, todos ellos llenos de sorpresas, todos ellos hospitalarios y con gentes deseosas de brindar con un buen vino con quienes llegan de fuera.

Como pueden apreciar, La Rioja es una tierra de contrastes, una tierra que es cómoda y gratificante de recorrer.

Llegar a La Rioja es sencillo. Se puede hacer bien por carretera, por tren o por avión. Bien de forma individual, familiar o en grupo. Bien con el principal objetivo de disfrutar de unas vacaciones o bien con la intención de compatibilizar ocio y trabajo, ocio y negocio.

Para posibilitar esta última opción, una opción en auge en los tiempos actuales, el Gobierno de La Rioja está realizando una importante apuesta que se ha visto materializada, en un primer momento, con la apertura en Logroño del Palacio de Congresos y Exposiciones de La Rioja, Riojaforum, que está a punto de cumplir su segundo aniversario con un saldo absolutamente excepcional por las actividades en él desarrolladas y por el numerosos público que ha congregado.

En este afán, ayer mismo, se presentaba aquí, en Fitur, la oficina de congresos de Logroño, la Convention Bureau, una oficina que va a suponer un impulso para el turismo de congresos en La Rioja, divulgando la idea de que nuestra Comunidad Autónoma ofrece multitud de atractivos de los que se puede disfrutar en un breve espacio de tiempo. Porque La Rioja no es extensa, pero sí intensa. Tan intensa como los placeres que deparan nuestros vinos.

Al comienzo de mi intervención, decía que La Rioja era conocida por sus vinos, pero que es desconocida para muchas personas. A ellas es especialmente a las que quiero invitar a que visiten La Rioja, esa tierra intuida y presentida. Y es que estoy convencido de que, tras su estancia en La Rioja, lo que ahora les es desconocido se convertirá en inolvidable.

Muchas gracias.

Pedro Sanz - Presidente de la Comunidad de La Rioja