15 de septiembre de 2012

Sr. Ministro Adjunto al Presidente para Asuntos Europeos de la República de Chipre.Sr. Subsecretario de Estado de Educación, Cultura y Deporte.Sr. Presidente de la Fundación Dinastía Vivanco.Sres. Embajadores.Señoras y señores.

Es un honor para La Rioja acoger las Jornadas Europeas de Patrimonio, organizadas en el Museo de la Cultura del Vino Dinastía Vivanco a iniciativa del Consejo de Europa en colaboración con la Comisión Europea y dedicadas en esta ocasión a la cultura del vino, pues el nombre de La Rioja evoca uno de los vinos con más prestigio del mundo, sinónimo de calidad, excelencia, tradición e innovación.

Por eso, deseo expresar mi agradecimiento y mi más afectuosa bienvenida a todas las personalidades que hoy nos acompañan del Consejo de Europa, la Comisión Europea, la UNESCO y Europa Nostra, así como a los embajadores, representantes de museos y fundaciones relacionadas con la cultura del vino y especialistas de todo el mundo, deseándoles una feliz estancia en nuestra región.

Quiero también felicitar a todos los organizadores y, en especial, a los responsables del Museo de la Cultura del Vino Dinastía Vivanco, anfitriones de este acto que sirve para conmemorar el Día Europeo del Patrimonio e inaugurar las diferentes actividades que se irán desarrollando próximamente en los 50 Estados adscritos a este programa de difusión cultural.

Es suficiente repasar la larga lista de invitados, su lugar de procedencia y, sobre todo, su proyección y valía profesional, para comprender la importancia de este acto con el fin de sensibilizar a los ciudadanos europeos acerca de la riqueza y diversidad cultural de Europa: ese espacio común y abierto, cuya construcción ha de ser el resultado de un proyecto compartido en el que nadie debe sentirse ajeno.

Hoy vamos a tener la oportunidad de conocer la interesante opinión de los especialistas aquí reunidos y de escuchar con atención sus sabias reflexiones acerca de la concienciación de la sociedad sobre la necesidad de proteger el patrimonio frente a las amenazas que nos rodean y de salvaguardar los recursos patrimoniales, materiales e inmateriales, de las distintas regiones europeas.

La Rioja posee un valioso patrimonio cultural, histórico y artístico; es un hito singular del Camino de Santiago, que desde tiempo inmemorial ha contribuido a la vertebración cultural y social de Europa, y se erige en guardián de la lengua española que hoy hablamos más de 400 millones de personas en todo el mundo, a través de los monasterios de San Millán de la Cogolla, Patrimonio de la Humanidad.

Junto a este innegable potencial, del que velamos con celo y rigor, La Rioja y su Denominación de Origen Calificada constituyen un referente mundial por sus vinos, que, en palabras del Premio Nobel de Literatura y Doctor Honoris Causa de nuestra Universidad de La Rioja Mario Vargas Llosa representan "la columna vertebral e inspiradora de la cultura occidental".

Tienen ustedes la suerte de hallarse en el primer país en superficie de viñedos del mundo y segundo en producción; de encontrarse en la denominación de origen más antigua de España y una de las del mundo que mayores garantías de calidad ofrece, con 63.593 hectáreas de viñedo protegidas, más de 500 bodegas de elaboración y una producción medial anual de 300 millones de litros.

Las bodegas centenarias, los paisajes con viñedos infinitos, los alojamientos situados en enclaves de gran belleza vitivinícola o museos como el que hoy nos congrega y que transmite una visión universal de la importancia que el vino ha tenido en todas las culturas a través de la historia, convierten La Rioja en un espacio singular y único para conocer y disfrutar la cultura del vino.

Les invito a paladear La Rioja, a apreciar el sabor de esta tierra con nombre de vino, en la confianza de que van a descubrir y admirar una región que ha hecho del cultivo de la vid su razón de ser. El vino es algo más que una bebida; forma parte intrínseca de la cultura europea, de su fisonomía y de su idiosincrasia, y es de justicia decir que tiene una importancia capital para la herencia común de la humanidad.

Es propósito de la Asociación para el Desarrollo del Turismo y la Cultura (ACTE) promover próximamente la candidatura de la Cultura del Vino a Patrimonio de la Humanidad ante la UNESCO y, por eso, hoy quiero expresar todo el apoyo del Gobierno de La Rioja y el mío personal a esta feliz iniciativa, que confiamos en que se pueda llevar a buen término.

En la medida en que el vino es nuestra principal seña de identidad y resulta fundamental para el desarrollo económico, social y cultural de nuestra región, el Gobierno de La Rioja siempre ha estado en la vanguardia de la lucha por los derechos del sector vitivinícola y, con ello, es consciente de que coadyuva a proteger y lograr un mayor reconocimiento del vino como patrimonio cultural.

"El vino enseña muchas cosas", escribió el Premio Nobel de Literatura Camilo José Cela, "y el que es bueno, tiene una sabia docencia". Con la confianza de que con las reflexiones que van a realizar en la tierra de los grandes vinos nos aportarán importantes enseñanzas que pueden servir para poner en valor nuestro patrimonio, declaro inauguradas estas Jornadas Europeas de Patrimonio.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja