29 de septiembre de 2017
José Ignacio Ceniceros, presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja

Estimado Alcalde Robu

Estimado Presidente Dobra

Estimado ministro Negrescu,

Estimado colega Alin-Adrian, nuestros amables anfitriones,

Estimados colegas de SEDEC,

Damas y caballeros,

Tengo el doble honor de intervenir en esta Conferencia como presidente de la Comisión SEDEC y como presidente de la región de La Rioja. Es mi primer acto como Presidente de la SEDEC y siempre recordaré que ha tenido lugar, aquí, en Timisoara.

Nos hemos reunido para tratar la relación simbiótica existente entre cultura y comunidad y su contribución al desarrollo local y regional. Para ilustrarlo recurriré a un ejemplo que me resulta muy cercano, el de mi comunidad autónoma, situada en un cruce de caminos del norte de España. En La Rioja hemos conseguido que la cultura una a nuestra comunidad, trabajando en reforzar dos pilares fundamentales: la lengua y el vino.

En nuestra tierra se encuentran los primeros textos escritos en español: hace más de mil años, unos monjes en San Millán de la Cogolla utilizaron su sabiduría (su cultura) para hacer comprensibles los libros al pueblo llano; así surgió el español, que hoy es la segunda lengua del mundo en número de hablantes (540 millones lo hablan como lengua materna y casi 20 millones lo estudian como lengua extranjera).

Todo un patrimonio compartido que, además, crea lazos de hermandad con los pueblos de América; en este caso, como pueden comprobar, se trata de un ejemplo de cómo la cultura une a la comunidad… incluso a pesar del Océano Atlántico.

En los próximos días, por cierto, se cumplen 20 años desde que la Unesco declarara Patrimonio de la Humanidad a los Monasterios de San Millán de la Cogolla, algo que nos enorgullece a todos los riojanos.

Por otro lado, el vino, que en sus inicios era una bebida sagrada reservada a reyes y faraones, se democratizó con los romanos y así llegó a nuestra tierra. El vino forma parte de la tradición de nuestros pueblos que estos días están finalizando la recogida de la cosecha de las uvas en la vendimia para elaborar una nueva añada; de hecho, mi tierra tiene nombre de vino.

Un vino que es tradición y cultura pero que hoy es, además, actividad, industria y riqueza; la denominación Rioja es la más prestigiosa de España y nuestros vinos se venden en los cinco continentes a través de más de 400 bodegas.

Lengua, vino, Camino de Santiago, son señas de identidad de mi cultura que están ancladas en el pasado pero que hoy nos sirven para proyectarnos hacia el futuro y abrirnos al mundo. Lengua y vino en este caso, no sólo sirven para crear una imagen de marca de nuestra Comunidad, sino que además han sido una fuente de riqueza y crecimiento económico.

Porque la cultura es, en sí misma, signo de progreso y de desarrollo.

Las conclusiones del Consejo de Cultura de 21 de mayo de 2014 dicen en su punto sexto que el patrimonio cultural tiene importantes repercusiones económicas, en particular como parte integrante de los sectores creativos y culturales. Constituye un poder o motor del desarrollo integrador local y regional y genera considerables externalidades mediante el fomento del turismo cultural sostenible; respalda el desarrollo y la rehabilitación rurales y urbanos y genera diversos tipos de empleo.

El patrimonio cultural abarca varios ámbitos de actuación política pública además del cultural, como los relacionados con el desarrollo regional, la cohesión social, la agricultura, las cuestiones marítimas, el medio ambiente, el turismo, la educación, la dimensión digital, la investigación y la innovación. Dichas políticas tienen una incidencia directa o indirecta en el patrimonio cultural y ese potencial debe reconocerse y desarrollarse plenamente.

Nuestro debate se produce en un momento tan oportuno como necesario.

Hace dos semanas, cuando el presidente de la Comisión, el Sr. Juncker, abogó por "una Unión más unida" basada en los tres principios de la libertad, la igualdad y el Estado de Derecho, también señaló que el Año Europeo del Patrimonio Cultural 2018 "debe ser una celebración de la diversidad cultural".

En efecto, estamos construyendo una Unión para sus ciudadanos y sus comunidades. Una Unión donde la cultura y la diversidad ayuden a unir a la comunidad. Y como expresó nuestro presidente, el Sr. Lambertz, necesitamos una "Europa firmemente arraigada en sus ciudades y regiones".


Nuestra conferencia refleja el enfoque global del Año Europeo del Patrimonio Cultural y hace hincapié en la necesaria colaboración interinstitucional. Nos complace tener hoy en día representantes del Parlamento Europeo, de la Comisión Europea, pero también al Ministro Nacional y a las autoridades locales y regionales, así como los representantes de los artistas, de las instituciones culturales y de los sectores empresariales.

Llegado a este momento, me gustaría darle las gracias a nuestro anfitrión y co-organizador, Alin-Adrian Nica y a sus enérgicos ayudantes por su amable apoyo y por los esfuerzos invertidos en hacer posible la celebración de este evento.

Timisoara es el lugar adecuado para debatir sobre estas cuestiones porque, aunque es una ciudad de la diversidad y del progreso, fue seriamente erosionada hace algunas décadas y también recientemente. Lamentamos las pérdidas humanas que Timisoara ha sufrido hace apenas unos días y ofrecemos toda nuestra colaboración a sus ciudadanos y autoridades.

Nos inspiramos en su resiliencia y estamos agradecidos por su hospitalidad. Después de todo Timisoara será también la Capital Europea de la Cultura en 2021, junto con Elefsina (Grecia) y Novi Sad (Serbia).

Damas y caballeros, estamos en la conjunción correcta en Europa.

En el CDR consideramos la Cultura y el Patrimonio Cultural como valores comunes y activos compartidos que pueden ayudar a desarrollar una visión para el futuro.

El debate de hoy nos servirá para la preparación del Año Europeo del Patrimonio Cultural en 2018. Asimismo, también facilitará el intercambio de buenas prácticas y de proyectos exitosos que ilustren cómo las Estrategias Culturales promueven el desarrollo territorial y unen a las comunidades en el proceso de su implementación.

La etiqueta del Patrimonio Europeo celebrará su quinto aniversario el próximo año y se han designado 29 sitios. El programa Europa Creativa se encuentra en plena fase de ejecución y se ha lanzado una convocatoria dedicada al Año Europeo.

Por otra parte, el debate se basará en el trabajo realizado hasta ahora por nuestra comisión SEDEC, incluyendo el Seminario en Sofía (Bulgaria) celebrado en mayo del año pasado y la Conferencia en Santander (España) celebrada hace dos años. Además, como nos explicará con mayor detalle nuestro colega y ponente, el Sr. Tzitzikostas, se está elaborando otra estrategia en la UE para las relaciones culturales internacionales.

En el primer panel interactivo nuestros distinguidos ponentes retratarán el panorama y el patrimonio cultural desde las perspectivas locales y regionales, europeas y nacionales. En el segundo panel, los profesionales sobre el terreno nos ofrecerán ejemplos de proyectos culturales exitosos y nos informarán de las estrategias de desarrollo puestas en práctica por los entes locales y regionales en cooperación con artistas, instituciones culturales y los sectores empresariales.

Quiero finalizar con unas palabras de la primera mujer premio Nobel de Literatura (Selma Lagerfof) cuando afirmó que "cultura es lo que queda cuando se olvida todo lo que se aprendió". La cultura es la obra humana más característica del hombre y lo que más nos diferencia de otras especies. En definitiva, queridos amigos, creo que la cultura es algo que siempre nos hace mejores.

Y ahora, tengo el honor de entregar el micrófono al Ministro Delegado para Asuntos Europeos, Sr. Víctor Negrescu, con la esperanza de que nos vislumbre los planes para la futura Presidencia del Consejo de la UE en 2019. ¡Gracias!



























Este texto podrá ser modificado total o parcialmente por el orador durante su intervención