26 de abril de 2006

Excelentísimo y Magnífico Sr. Rector de la Universidad de La Rioja, D. José María Martínez de Pisón,

Excmo. Sr. Consejero de Educación, D. Luis Alegre,

Decano de la Facultad de Letras y de la Educación, D. Francisco Ruiz de Mendoza,

Presidente del Comité Organizador del XXI Encuentro Internacional de la Asociación de Jóvenes Lingüistas, D. Óscar Robres,

Queridos congresistas, queridos jóvenes lingüistas:

La Rioja se honra en daros la bienvenida a los participantes en este XXI Encuentro Internacional de investigadores noveles que organiza la Asociación de Jóvenes Lingüistas. Y también se honra en acogeros en esta Universidad que es una de las principales referencias del progreso y desarrollo de nuestra tierra, y por tanto uno de nuestros mayores orgullos.

Es mi deseo que, durante estos tres días de estancia entre nosotros, las personas que habéis llegado de otras Universidades, de tantos otros países, disfrutéis de nuestra compañía y paladeéis todos y cada uno de los atractivos que atesoramos, entre los que sobresalen por encima de cualquier otro nuestra hospitalidad y el carácter abierto y conversador de los riojanos. Estoy seguro de que vais a tener ocasión de comprobarlo.

Con vuestra presencia, y con el motivo que aquí os trae, brindáis un protagonismo a la Universidad de La Rioja que deseo agradeceros muy sinceramente. Habéis acudido a esta región con el loable propósito de dar a conocer vuestros trabajos de investigación. A cada uno de ellos sé que le habéis dedicado muchas horas, muchos meses de esfuerzo e ilusión. Bibliotecas, archivos, aulas o despachos os han visto cultivar esos frutos de vuestro intelecto, que ahora sacáis a la luz y en breve serán publicados.

Los riojanos conocemos y valoramos bien ese silencioso esfuerzo, porque nuestras tierras también así lo requieren, y sólo así se obtienen cosechas excelentes, productos marcados ya no por la calidad, sino por la excelencia de los mismos.

Una vez dada la bienvenida a esta vuestra región, La Rioja, conocida ya internacionalmente como 'cuna del castellano' por la riqueza de esas glosas romances que fueron escritas hace más de mil años en los monasterios de San Millán de la Cogolla que mañana visitaréis, quiero detenerme ahora en la fecha de hoy, 26 de abril.

Desconozco quién eligió la fecha para iniciar un día como hoy el congreso, pero parece que las circunstancias predestinaban esta data y este lugar como los más adecuados. Además de integrarse dentro de la semana de actos relacionados con el Día del Libro, hoy se celebra, como todos sabéis, la festividad de San Isidoro de Sevilla, patrón de las Facultades de Filosofía y Letras. En honor al autor de las Etimologías, al Maestro de la Cultura Europea Medieval, no podía haberse elegido mejor la cita.

Pero es más: hoy, 26 de abril, se celebra internacionalmente el Día Mundial de la Propiedad Intelectual. Fue instituido por Naciones Unidas con la finalidad de reconocer y recompensar la creatividad de autores, inventores, investigadores y artistas. Y en la sociedad española, si existe un claro referente, un personaje que marcó una auténtica revolución en el concepto de autoría, ése, sin duda, es el poeta riojano Gonzalo de Berceo, el primer escritor de nombre conocido en lengua castellana, el primero en firmar sus obras.

"Gonzalo li dijeron al versificador / que en su portaleyo fizo esta labor" reza la estrofa 184 del Poema de Santa Oria.

"Yo maestro Gonzalvo de Berçeo nomnado / yendo en romería caecí en un prado", así dan comienzo Los Milagros de Nuestra Señora.

Apuntadas estas referencias, que no considero para nada casuales, deseo felicitar a los Departamentos implicados en este evento.

La Mención de Calidad otorgada recientemente por el Ministerio de Educación y Ciencia al Programa de Doctorado del Departamento de Filologías Modernas nos llena a todos de orgullo y es una prueba del rigor con el que se trabaja en nuestra Comunidad.

Del mismo modo, el elevado número de publicaciones y de tesis doctorales defendidas en el marco del Departamento de Filologías Hispánica y Clásicas, así como su implicación en la puesta en marcha de los primeros Cursos de Lengua y Cultura Española para Extranjeros que ofrece durante este curso académico la Universidad de La Rioja, son referentes para la sociedad riojana, a la cual desde estos centros investigadores debemos devolverle la confianza puesta en nosotros a través de nuestros ensayos, artículos y reflexiones, para consolidar cada día más una sociedad solidaria, en la que los estudios humanísticos sean la base que defina nuestras señas de identidad, nuestro pasado y nuestro futuro.

Desde el Gobierno de La Rioja tenemos muy clara y siempre presente nuestra obligación por apoyar y desarrollar la investigación científica y técnica, y cito literalmente nuestro Estatuto de Autonomía, "prestando especial atención a la lengua castellana por ser originaria de La Rioja y constituir parte esencial de nuestra cultura".

El mes de abril lo iniciábamos desde el Ejecutivo riojano con el orgullo de poder inaugurar en la rumana Universidad de Ovidio, en Costanza, el Aula "La Rioja" para el Lectorado de Español. Una colaboración que servirá para relanzar el estudio de nuestra lengua y cultura en un país con el que compartimos raíces lingüísticas desde el común tronco latino.

De forma simultánea, esos mismos días, la Biblioteca del Monasterio emilianense nos propiciaba una nueva sorpresa, albergando un simposio internacional dedicado al estudio de las primeras traducciones de Biblias al romance, apuntándose la tesis de un posible origen riojano de las mismas.

Estos y otros múltiples proyectos no son más que una pequeña muestra del firme apoyo riojano a la lengua. Dos fundaciones son las principales propulsoras de los mismos.

En primer lugar -aunque no por ello la más antigua-, la Fundación Camino de la Lengua Castellana nació con el objetivo de promocionar la ruta turístico-cultural que une San Millán de la Cogolla, Santo Domingo de Silos, Valladolid, Salamanca, Ávila y Alcalá de Henares. Enclaves altamente significativos en el nacimiento y posterior desarrollo de una lengua que hoy es el vehículo de comunicación de casi quinientos millones de personas en más de veinte países de uno y otro lado del Atlántico. Unos lugares que, aunque ya cuentan de por sí con un importante atractivo e interés cultural, suman un nexo común y quedan unidos por el hilo conductor de la lengua, la palabra en español.

La segunda fundación es la encargada del ámbito más científico, el más cercano a vosotros, y me alegra el encontrarla entre la nómina de entidades colaboradoras de este congreso. La Fundación San Millán de la Cogolla tiene -entre otros objetivos- el de investigar, documentar y difundir los orígenes de la Lengua Castellana.

Así, en 1999, los 22 responsables de las academias del español aprobaron en el monasterio de Yuso la nueva edición de la Ortografía de la lengua española, revisada y consensuada por todas las academias latinoamericanas.

El 13 de octubre del año pasado, las mismas academias daban el visto bueno a la aprobación final del Diccionario Panhispánico de Dudas, acto que fue presidido por los Príncipes de Asturias, por ostentar Don Felipe de Borbón la Presidencia de Honor de la Fundación.

En la actualidad, el principal proyecto de la Fundación San Millán es la inminente puesta en marcha del Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española. Un centro que estará al servicio de la lengua, un centro internacional de estudios superiores y de investigación estrictamente profesionalizado, con investigadores propios cualificados, pero respaldado y nutrido científicamente por los departamentos universitarios, nacionales y extranjeros, y por las academias de España y de los países de habla española, en el que muchos de vosotros tendréis cabida, no lo dudo.

Entre sus múltiples proyectos, uno de especial envergadura ya le ha sido encargado por la Real Academia de la Lengua a dicho Centro de Investigación, un proyecto consistente en la redacción de una parte importante del Diccionario Histórico del Español.

Tras la primera etapa, culminada con la declaración de los monasterios como Patrimonio de la Humanidad, se emprende ahora otra nueva, en la que el Centro de Investigación será clave, una nueva etapa que seguirá señalando a La Rioja como referente a escala nacional e internacional.

No quiero acabar mi intervención sin dejar de mostrar mi pesar por la pérdida del investigador del sefardí Iacob Hassán. Nos sorprendía el pasado día 10 de abril la triste noticia del fallecimiento en Madrid del coordinador científico de las Jornadas Sefardíes que, con carácter bienal, tienen lugar en La Rioja. Mi más entrañable recuerdo para Iacob Hassán, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y principal impulsor de los estudios sefardíes en España.

Concluyo -ahora sí-, y en el momento de inaugurar este Encuentro, sólo me resta reiterar por una parte la felicitación al joven Comité Organizador por la tarea realizada, y recalcaros a todos mi deseo de que vuestros objetivos, las investigaciones y trabajos que hoy os congregan en La Rioja, lleguen al mejor de los puertos, por el bien de la Universidad como institución y por el futuro de nuestro país.

Doy por inaugurado oficialmente el XXI Encuentro Internacional de la Asociación de Jóvenes Lingüistas.

Muchas gracias.

Pedro Sanz - Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja