13 de octubre de 2015
José Ignacio Ceniceros, presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja

Majestad,

Mi primer acto como presidente de la Fundación San Millán de la Cogolla me brinda el honor de recibirle en este significado lugar y ante este moderno Centro Internacional de Investigación de La Lengua Española. Un entorno propicio donde pasado y futuro se conjugan al unísono para reconocernos en lo que fuimos y en todo lo que podemos ser.

Quiero que mis primeras palabras en esta biblioteca sean para agradecer su presencia en La Rioja y ante esta institución. Nunca nos ha faltado el aliento de la Corona en los diecisiete años que cumplimos como Fundación. Un aliento que ha servido para profundizar en el mandato de ser custodios de estos lugares y en el estudio y la difusión del español.

Señoras y señores,

Nuestro Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española, Cilengua, celebra sus diez primeros años de esfuerzo y compromiso con el español. Un esfuerzo dedicado a su estudio, a la investigación de la lengua y la literatura y al análisis de cuantas disciplinas concurren en su evolución.

Esta celebración se hace extensiva a los diez años de la Fundéu BBVA y de nuestro Seminario de Lengua y Periodismo. Compartirán conmigo que la referencia que es hoy este seminario para lingüistas, periodistas y escritores nos dispone a llegar más lejos y actuar con la mayor ilusión y diligencia.

Sin duda, buena parte del éxito cosechado por esta cita ha sido posible al situar la presencia de la lengua española como una prioridad. Decía con gran acierto Su Majestad en la última reunión de directores de centros del Instituto Cervantes que "conviene alegrarnos del hecho grandioso que supone que podamos relacionarnos, convivir y comunicarnos entre todos en esta lengua común que es el español". Una lengua que es la segunda del mundo por número de hablantes y también el segundo idioma de comunicación internacional, con más de 540 millones de hispanohablantes y casi 20 millones de alumnos que estudian español como lengua extranjera.

El español crea lazos de hermandad con los pueblos de América. No se entendería igual sin valorar el enriquecimiento y la contribución que hacen a nuestra lengua compartida.

En la reciente visita que han realizado Sus Majestades a Estados Unidos, pudimos escuchar a Su Majestad el Rey estas palabras tan oportunas: "Cervantes ni viajó a América ni tuvo descendencia americana, pero nos dejó un legado cultural que pertenece a toda la Humanidad y, muy singularmente, a los que hablamos español, nativos o no nativos. Todos hemos recibido ese legado de Cervantes, que puede ser reproducido mediante infinidad de acentos, en los que nos reconocemos como herederos de una cultura con un esplendoroso pasado y un esperanzador futuro". Su pasado brillante hunde sus más remotos orígenes en estos monasterios.

Hablar del origen de la lengua es hablar del nacimiento de algo vivo que, como las personas, se enriquece cada día. Por eso nuestro empeño en vincular San Millán a los estudios lingüísticos y nuestra preocupación por la lengua desde cualquier tipo de investigación y disciplina. Esta es la dedicación de Cilengua.

La preocupación por el buen uso del español en los medios de comunicación y en Internet llevó hace diez años a la Fundéu BBVA y a la Fundación San Millán a encontrar espacios de reflexión que permitieran a periodistas y lingüistas debatir sobre aquellos aspectos que suscitan su interés.

Esta edición pretende plantear diversos interrogantes en torno a los manuales de estilo y a los correctores, a la norma y a la marca personal. No dudo de que ustedes tienen mucho que decir sobre ello y les animo a hacerlo en estas dos intensas jornadas. Precisamente, se honra la labor de todos aquellos profesionales que cuidan el uso de la lengua dentro de pocos días, el próximo 27 de octubre, "Día Internacional de la Corrección", en honor al nacimiento de Erasmo de Rotterdam, quizás uno de los primeros correctores de textos.

Gracias a todos ustedes, ponentes y participantes en esta importante reunión, por su presencia y por el trabajo que van a desarrollar. Decía Gustavo Adolfo Bécquer que "el recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo". Ojalá que el recuerdo que se lleven de esta tierra sea lo más grato posible.

Gracias a sus organizadores y a todas las instituciones que la amparan.

Y gracias, Majestad, por su incondicional apoyo una vez más.