16 de febrero de 2017
José Ignacio Ceniceros, presidente de la Comunidad de La Rioja

Congreso Internacional Wine and Health 01Quiero, en primer lugar, darles la bienvenida y saludar a cuantos participan en este congreso, que reúne en La Rioja a los mayores expertos mundiales en el ámbito de la medicina, la nutrición y la dietética, para repasar los últimos avances científicos sobre vino y salud. Deseo también felicitar a sus organizadores, y hago votos para que la reflexión y el debate que van a abordar estos días, resulten fructíferos.

Para nosotros, es un honor y una ocasión única acoger este importante foro, que se celebra por primera vez en España, por el nivel extraordinario de sus participantes y por el interés de los temas a tratar. Y es que ningún lugar es más adecuado que La Rioja para abordar, desde una perspectiva científica, los efectos beneficiosos sobre la salud del consumo moderado de vino.

El vino es el producto que nos identifica como región y nos abre al mundo. El vino no es solo uno de los pilares de la economía riojana, sino que forma parte de nuestra cultura desde tiempos muy remotos, y de nuestra forma de entender la vida. El vino nos da nombre y prestigio, al ser La Rioja la denominación de origen más antigua de España y una de las más reconocidas del mundo: la Calificada Rioja.

Como bien comprenderán, este es un privilegio, pero también una exigencia y una responsabilidad para nosotros. Esto es algo que nos obliga a trabajar unidos a las administraciones públicas y al sector vitivinícola riojano, para que nuestros vinos sean cada vez mejores, para mantener y aumentar su calidad, y para consolidar el Rioja, a todos los niveles, como el gran referente en el mundo del vino.

Además, compartimos con ustedes el concepto de vino que recoge la Ley española de la Viña y del Vino, como "alimento natural obtenido exclusivamente por fermentación alcohólica, total o parcial, de la uva fresca, estrujada o no, o de mosto de uva". Por tanto, defendemos el consumo responsable de vino, dentro de la llamada dieta mediterránea, como ejemplo de dieta sana y saludable.

Nuestro compromiso no es nuevo. En septiembre de 2008, dimos un paso importante al promover, junto a la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (Fivin) y al Consejo Regulador, la declaración ‘Vino, nutrición y salud’, a la que se adhirieron 123 municipios riojanos. Ya entonces apuntábamos el relevante papel del consumo moderado de vino en la prevención de numerosas enfermedades.

Posteriormente, en marzo de 2010, también firmamos un protocolo con la Fivin y la Federación Española del Vino, por el que La Rioja se sumó al programa europeo para la promoción y el fomento del consumo moderado de vino. A través de él, nos comprometimos a fomentar el consumo responsable en todas las actividades que desarrollamos en relación con el mundo del vino.

Un año después, también en colaboración con la Fivin, pusimos en marcha la base de datos ‘La ciencia del vino’, con el objetivo de proporcionar, tanto al sector como a los profesionales de la ciencia y la salud, y a la sociedad en general, todos aquellos estudios científicos sobre los efectos beneficiosos del consumo moderado de vino. Quiero decir con esto que nuestro compromiso es fuerte y duradero.

Además, la prevención, promoción y protección de la salud son una prioridad indiscutible del Gobierno de La Rioja. Tan es así que, en todos nuestros planes y programas, fomentamos hábitos de vida saludables, que incluyen la realización de actividad física regular y una alimentación sana y equilibrada, para conseguir una mayor expectativa de vida con calidad y bienestar.

También estamos muy atentos a cuantos avances se obtienen en el ámbito de la salud, que nos puedan ayudar en nuestro objetivo esencial de garantizar el bienestar de los riojanos. Pero, más aún a aquellos relacionados con el sector vitivinícola, como los que se van a dar a conocer aquí, pues aúnan una de nuestras principales preocupaciones, la salud, con el motor económico de La Rioja: el vino.

Para los riojanos, es muy gratificante poder escuchar que el consumo moderado de vino no es solo una fuente de placer y amistad, sino que es bueno para la salud. Que el vino puede tener efectos beneficiosos sobre las enfermedades cardiovasculares, la diabetes o el deterioro cognitivo. Y, además, escucharlo de voces expertas, lo que tiene mayor relevancia y ofrece más garantías.

Con respecto al tema que nos reúne, recientemente, el Gobierno de La Rioja ha defendido con éxito, ante el Comité de las Regiones Europeo, la necesidad de anteponer el bienestar y la salud a los intereses económicos, durante el debate del dictamen ‘La necesidad y la vía hacia una estrategia de la Unión Europea sobre cuestiones relacionadas con el alcohol’.

Entre las propuestas que hemos hecho y han sido aprobadas, cabe destacar las relativas a la puesta en marcha de un plan de acción contra el consumo del alcohol en menores, o al desarrollo de medidas educativas que lleguen a toda la sociedad y fomenten la moderación. Y es que la educación en un consumo responsable debe prolongarse a lo largo de toda la vida, desde los jóvenes a los adultos.

No todo el consumo de alcohol tiene las mismas consecuencias, ya que depende en gran medida de los hábitos de consumo y, en particular, de los productos que se consumen y de cómo se consumen. De ahí que pensemos que es necesario desvincular el vino y la cerveza de las bebidas de alta graduación alcohólica, en la medida de que un consumo moderado produce beneficios sobre la salud.

Por ello, creo que La Rioja y los riojanos debemos sentirnos orgullosos de abanderar el binomio vino-salud, a través de este congreso, siempre desde la moderación y el consumo responsable. Como decía Hipócrates, considerado el padre de la medicina, "el vino es una cosa maravillosamente apropiada para el hombre, si, en tanto en la salud como en la enfermedad, se administra con tino y justa medida".

Termino ya mis palabras, reiterando mi reconocimiento a los organizadores de este congreso y deseando muchos éxitos a todos en sus trabajos. Vino y salud no solo son compatibles, sino que pueden ser complementarios. Por ello, les animo a seguir trabajando para sensibilizar y concienciar a la sociedad de las propiedades saludables del vino, siendo su consumo moderado y responsable.