4 de julio de 2008

Sr. D. José Antonio Carro y miembros de la Fundación Beatriz Arbelo,

Autoridades, Señoras y Señores, Queridos Amigos:

Hoy estamos asistiendo al sueño de una noche de verano. Porque hoy se está haciendo realidad el ambicioso sueño de nuestra querida y recordada Beatriz Arbelo, conocida como “la artista del amor y de la belleza” y como “la pintora de Torrecilla”. El sueño de devolver a este municipio, del que descendía, de devolver a estos paisajes de los que se enamoró y que tanto le inspiraron, parte de lo mucho que de ellos, de Torrecilla y de sus bosques, había recibido.

Deslumbrada por la belleza de esta localidad y de sus parajes, quería Beatriz poner en marcha aquí, en Torrecilla, alguna iniciativa vinculada con el arte, con la pintura, pero su triste desaparición, a una edad tan temprana y cuando se hallaba en su plenitud creativa, pareció dejar en suspenso este proyecto.

Algo que para nuestra satisfacción no ha sucedido. No ha sucedido porque su marido, José Antonio Carro, asumió ese hermoso sueño como propio y no ha cejado en el empeño hasta hacerlo realidad en esta tarde, en esta noche de verano. Y por ello hay que felicitarle, felicitarle por ser fiel a su mujer, a la que tanto amaba, y por ser fiel a Torrecilla, de la que tan enamorada estaba Beatriz.

Hoy Beatriz y Torrecilla están más unidos que nunca. Hoy Torrecilla, inspirador de pintores, se convierte, gracias a los deseos de Beatriz, en una referencia en el estudio, divulgación y promoción de la pintura. En una referencia internacional, lo que nos ayudará extraordinariamente a dar a conocer esta comarca como un escenario de belleza y de cultura. A la vez que rendir a Beatriz el homenaje que con toda justicia merece.

En tal sentido, no puedo sino expresar mi más sincera gratitud a la Fundación Beatriz Arbelo por este extraordinario Simposio que hoy ve la luz y que tendrá continuidad en años venideros. Un Simposio que congrega a pintores españoles y extranjeros y que nace con el triple objetivo de acercar el arte a la gente, de fomentar la pintura riojana y de promocionar los encantos de los Cameros en el mundo entero.

Aspiraciones nobles, ambiciosas y llenas de ilusión. Aspiraciones que, estoy convencido, se van a ver cumplidas.

Y ello porque, detrás de estas pretensiones, impulsándolas, ofreciéndoles su aliento, está Beatriz, esa extraordinaria pintora que un buen día regresó a sus orígenes, a los Cameros, y se enamoró de estas tierras. Tanto que convirtió sus paisajes y sus colores en materia de inspiración. Tanto que, en gratitud por lo mucho que estos parajes le ofrecieron, concibió la idea de vincular para siempre Torrecilla con el arte.

Hoy ese sueño toma cuerpo y se nos hace presente.

Hoy es un día para felicitar a Beatriz.

Felicitarle por los hermosos cuadros que sobre estos hermosos parajes pintó.

Felicitarle por haber transmitido su amor por su tierra natal, por los Cameros, a todos cuantos le conocieron o disfrutaron con su obra.

Y felicitarle por tener una familia tan maravillosa. Una familia que es feliz sabiendo que Beatriz lo es. Y esta tarde, esta noche de verano, esté donde esté, seguro que Beatriz, “la artista del amor y de la belleza”, “la pintora de Torrecilla”, irradia felicidad.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja