8 de febrero de 2006

Ilmo. Sr. Alcalde de Albelda de Iregua, D. Amando González,

Presidente de Vinomaq, Sr. D. José María Ruiz-Alejos,

Excmas. e Ilmas. Autoridades,

Señoras y Señores:

En primer lugar, deseo saludar a los expositores, tanto nacionales como extranjeros, que han acudido a esta séptima edición de Vinomaq para presentarnos las últimas novedades en el mundo de la vitivinicultura.

Con su presencia, recalcan el protagonismo de La Rioja como una de las Denominaciones de Origen con más solera y prestigio del mundo y aportan su granito de arena para que el futuro del vino, de los grandes vinos, se siga escribiendo en La Rioja.

Un futuro que pasa, inevitablemente, por la aplicación de la innovación tecnológica tanto al proceso de producción de la uva como de elaboración de los vinos.

No me cabe la menor duda.

Los riojanos somos muy conscientes de ello; muy conscientes de que no debemos dormirnos en la autocomplacencia, en el inmovilismo; muy conscientes de que debemos apostar por la I+D+I para continuar avanzando, para diferenciarnos y seguir siendo competitivos, para conservar nuestra hegemonía en los mercados.

La excelencia de los vinos de Rioja descansa, en primer lugar, en el excelente clima del que gozamos, en un suelo propicio para nuestras vides y en las variedades que nos distinguen.

Son todos ellos elementos que representan una garantía de éxito.

Pero sin la intervención del factor humano para optimizar esta realidad, nada de lo conseguido se habría logrado.

Por ello, a la misma altura que el clima, el suelo y las variedades, hay que colocar a las personas, a los viticultores y a los bodegueros, que durante siglos han perfeccionado los métodos de cultivo y de elaboración, creando una tradición de la que carecen otras zonas productoras y que nos señala como una tierra donde se elaboran unos vinos excelentes.

En La Rioja nos gusta decir que de malas uvas no se pueden obtener grandes vinos. Y también que unas buenas uvas pueden dar como resultado unos malos vinos.

Para evitar caer en este peligro, los riojanos no hemos descansado en nuestro afán por mejorar todas las fases que intervienen en el proceso de elaboración de nuestros vinos. Y el conocimiento aplicado ha sido el faro que ha guiado nuestros pasos.

Buena muestra de esta inquietud es la feria que ahora inauguramos: Vinomaq, que, organizada por el Gobierno de La Rioja y la Cámara de Comercio e Industria, llega a su séptima edición habiendo cumplido sus aspiraciones de profesionalización y de internacionalización.

En este recinto, hasta el próximo sábado, vamos a tener la oportunidad de conocer las últimas novedades de la empresa auxiliar, una muestra de la oferta mundial de bienes de equipo, servicios y productos del sector de la vid y el vino.

Vamos a tener la oportunidad de conocer la interesante aportación de las empresas riojanas a la I+D+I en este sector económico tan trascendental para nosotros y también nuestro deseo por conocer lo que se está haciendo en otros lugares de España y del mundo para ponerlo al servicio de la calidad de nuestros vinos.

Cuando en diferentes puntos del planeta se apuesta por inventar no sólo nuevos vinos, sino por inventar el vino mismo, en La Rioja lanzamos el mensaje, a través de Vinomaq, de que lo que hay que inventar son nuevas tecnologías para realzar las propiedades del vino de verdad. De ese vino con historia, con tradición, elaborado con las mejores uvas y criado en las más acreditadas bodegas. De ese vino de verdad que es el que se elabora en La Rioja. Un vino con identidad propia, inconfundible, saludable y placentero. Un vino que crea riqueza, que genera puestos de trabajo y que nos abre nuevas posibilidades económicas a los riojanos en torno al enoturismo o a la actividad ferial, de la que Vinomaq es una buena muestra.

Dentro del universo del vino, los riojanos nos sentimos unos privilegiados. Nos sabemos una tierra elegida. Y para continuar triunfando en el mundo somos conscientes de que tenemos que seguir prestando una atención preferente a todos esos elementos que nos ayuden a mejorar día a día nuestros vinos, modernizándolos, actualizándolos, pero sin perder por ello su tipicidad.

A ese afán responde esta feria que declaro inaugurada, con un saludo especial a los expositores y a todas las personas y entidades que van a tomar parte en la misma.

Muchas gracias.

*Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA