29 de febrero de 2008

Excmo. Sr. Consejero de Industria, Innovación y Empleo, D. Javier Erro, Excma. Sra. Consejera de Servicios Sociales, Dña. Sagrario Loza, Señoras y Señores, Queridos Amigos:

Asisto a la inauguración de esta Semana de la Mujer Trabajadora con un doble sentimiento: de una parte, de alegría, y, de otra, de justificado optimismo. De alegría por constatar la cada vez mayor presencia del componente femenino en nuestro tejido laboral y empresarial. Y de optimismo, porque albergo la certeza de que esta tendencia no hará sino acrecentarse en el futuro, lo que nos ayudará a vigorizar nuestro modelo económico y a extender el bienestar social en todos los hogares para que alcance al conjunto de la sociedad riojana, sin distinción de sexos.

Esta Semana que ahora inauguramos se ha marcado este objetivo como meta prioritaria. El objetivo de aprovechar el extraordinario potencial que representan las riojanas para dar un nuevo impulso a nuestro modelo económico, ya que cada mujer que decide trabajar, bien por cuenta ajena o propia, no sólo aporta a nuestra realidad económica un componente medible en términos cuantitativos, sino también cualitativos, en la medida en que ofrece una visión distinta y complementaria a la de los varones, lo que nos ayuda a diversificar y enriquecer nuestro modelo económico, blindándolo así contra las amenazas que pudieran surgir.

Las mujeres no sólo son necesarias, sino imprescindibles. Por ello llevamos años ocupándonos de crear un marco favorable que, desde el diseño de políticas transversales, les permita desarrollar sus capacidades laborales y emprendedoras, que son muchas.

Así, a día de hoy, recogemos los frutos de nuestra apuesta en forma de datos que nos colocan a la cabeza de España. Datos como el que revela que en La Rioja (según las últimas cifras disponibles, del cuarto trimestre de 2007) hay 59.500 mujeres ocupadas, 2.900 más que en 2006 y 28.200 más que hace una década. De ellas, 7.995 lo son por cuenta ajena, mujeres emprendedoras que, como muchas de las aquí presentes, estáis apostando duro por vuestra tierra, dando lo mejor de vosotras mismas.

Además, la tasa de estabilidad de las mujeres riojanas es superior a la media nacional, así como el nivel de empleo, y la brecha salarial entre hombres y mujeres es menor en La Rioja que en el conjunto de España.

Con ser favorables estas cifras, todos los aquí presentes compartimos el convencimiento de que es necesario avanzar. Avanzar para que la tasa de paro entre hombres y mujeres se equipare en La Rioja, para poder ofrecer un empleo estable, seguro y de calidad a las 64.900 mujeres con voluntad de trabajar, para igualar sus salarios con el de los varones, para colocar al mismo nivel la estabilidad laboral, para erradicar las discriminaciones que aún subsisten y para crear las condiciones necesarias a fin de que las mujeres puedan conciliar la vida laboral y familiar, uno de nuestros principales caballos de batalla.

Son objetivos ambiciosos que requieren todo nuestro empeño y la mayor urgencia. Objetivos en los que el Gobierno de La Rioja viene trabajando desde hace años, bien mediante iniciativas concretas para propiciar la incorporación de la mujer al mercado laboral (como son los programas Mujer y Empleo, y Primer Empleo) o bien mediante las ayudas y subvenciones encaminadas a la excedencia, al fomento del empleo y del autoempleo para la igualdad de oportunidades, a la conciliación en la economía social y a la promoción profesional de la mujer dentro de la empresa.

Hemos sido pioneros en España en muchas de estas iniciativas y siempre más generosos. Así, me permito recordar que mientras el Gobierno Central sólo aporta ayudas para incorporar planes de acción positiva en las empresas de más de 250 trabajadores, el Ejecutivo regional rebaja el número de trabajadores hasta diez, con todas las consecuencias positivas que eso trae consigo.

Son medidas a las que vamos a añadir otras más. Sin ir más lejos, en el marco de esta Semana que ahora inauguramos, se van a presentar tres guías con un indudable valor informativo para las mujeres trabajadoras y empresarias.

Pero no sólo eso. Esta Semana, además de un punto de información, de intercambio de ideas y de proyectos, quiere ser algo más. Quiere convertirse en un escenario para que la sociedad riojana reflexione sobre los beneficios de la incorporación de la mujer al mercado laboral. Para que los agentes sociales y económicos se convenzan de que es necesaria una mayor presencia del colectivo femenino en los procesos de negociación colectiva y en los órganos de representación empresarial. Pues sólo así, concediendo a las mujeres el protagonismo que merecen, dándoles la voz que les corresponde, será posible conocer en primera persona sus necesidades, sus demandas y sus aspiraciones para ofrecerles la respuesta conveniente y no desaprovechar ni un ápice de su extraordinaria capacidad creativa.

Con la seguridad de que entre todos, Gobierno, sindicatos, patronal y sociedad en general vamos a ser capaces de dar la oportunidad que merecen a todas las riojanas que quieren trabajar o crear su propia empresa, pues de este modo estaremos dando también una oportunidad de futuro a La Rioja, declaro inaugurada la Semana de la Mujer Trabajadora.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja