21 de marzo de 2001

Excmo. Sr. Ministro

Excelentísimas e ilustrísimas autoridades

Señoras y señores:

En primer lugar, deseo agradecer al Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación su presencia en La Rioja, ya que con ella simboliza y representa el apoyo de la Administración del Estado a las iniciativas que acometemos en La Rioja y a las entidades o instituciones vinculadas con la elaboración de alimentos de calidad contrastada y controlada por organismos reguladores.

Nos encontramos en un momento clave para la redefinición de la alimentación humana. Nunca como hasta ahora se había puesto de manifiesto la sensibilidad ciudadana e institucional ante la calidad y la sanidad de los productos para el consumo. Y esto, lejos de generar alarma social, nos debe inducir a todos a trabajar a favor del control, la sanidad y la correcta elaboración de algo tan fundamental como son los alimentos.

El aumento de la población en el planeta, la mayor demanda de todo tipo de productos y el incremento de fábricas y redes comerciales han propiciado un enorme auge de la actividad agroalimentaria y, en paralelo, una mayor dificultad de control en las marcas o productos genéricos.

La cantidad prima sobre calidad. Y ello ha ocasionado situaciones poco deseables, como las que los medios de comunicación están reflejando en los últimos meses, aunque es preciso insistir en el hecho de que todo lo que está en los circuitos comerciales legales es apto para el consumo.

Más aún, la inquietud ante esta materia llevó a la Comisión Europea, el pasado noviembre, a proponer -como una de las consecuencias del Libro Blanco de la Alimentación- un reglamento para la creación de una Autoridad Alimentaria Europea de naturaleza independiente, excelencia científica y plena transparencia en sus operaciones. Una figura cuya misión será garantizar la seguridad alimentaria, la salud y el bienestar de los animales y la sanidad de las plantas y los organismos genéticamente modificados. Se trata de una Agencia cuyo funcionamiento está previsto para el próximo año 2002.

Se trata de una suma de esfuerzos para generar confianza entre la población. Una confianza de la que ya gozan los productos que protagonizan la razón de ser del Salón Internacional de Productos Alimentarios y Bebidas de Indicación de Calidad, sus Tecnologías y Equipamientos Comerciales y Hosteleros, que se celebra con carácter bienal en La Rioja..

Un Salón nacido para apoyar y proyectar, nacional e internacionalmente, al sector de productos alimentarios y bebidas con doble control de calidad y amparados por denominaciones geográficas o características específicas.

Un Salón que no podía tener un origen diferente al de esta tierra riojana, en la que nuestra historia muestra el carácter pionero con el que nuestros antepasados pusieron en marcha procedimientos y organismos para velar por el cumplimiento de unas normas para producir.

Y es que en el Rioja se sintetiza la responsabilidad, el consenso y el impulso para elaborar un producto -el vino en este caso- de acuerdo con unas normas y unos controles para garantizar su calidad y su excelencia. Y ello en aras de la competitividad de nuestros caldos y para ser los mejores en los mercados.

Esta razón ha llevado a SALICAL a convertirse en una referencia internacional para conocer la evolución de los productos alimentarios artesanales, fruto del esfuerzo de mujeres y hombres por ser más perfectos en su trabajo. Porque si alguien tiene el mérito del éxito de este Salón son las personas, y las tierras que responden con generosidad a quien las labora con respeto.

Una actitud que el Gobierno de La Rioja impulsa y respalda y, junto con la Cámara de Comercio e Industria, organizamos y ofrecemos este marco de encuentro exclusivo y excluyente para que los profesionales y la industria profundicen en su conocimiento mutuo y establezcan relaciones comerciales.

Con ello damos cumplimiento a un objetivo que es prioritario para el Gobierno regional: dotar de contenido a la competitividad empresarial a través del fomento de la formación, la apuesta por la calidad, la investigación y el desarrollo, el crecimiento de la internacionalización y la proyección de La Rioja como una comunidad llena de atractivos para la instalación de nuevas empresas y el fortalecimiento de las existentes.

Unos objetivos que han sido asumidos por las pequeñas y medianas empresas que han creado una cultura empresarial que combina tradición con progreso y han dimensionado nuestro tejido económico como grande en los mercados, demandado por su calidad y singular por los controles en sus procesos de elaboración.

Calidad, tradición, salud y placer son los valores con los que La Rioja es conocida. Ahora, una vez más, los sintetizamos bajo este pabellón de Salical-Tecnosalical para renovar ante el mundo nuestra vocación de capitalidad de los alimentos y bebidas producidos bajo los más estrictos parámetros de calidad y como una invitación para visitarnos y conocernos mejor.

PEDRO SANZ ALONSO - Presidente del Gobierno de La Rioja