30 de diciembre de 2008

Sr. Párroco de Santo Domingo, D. Francisco José Suárez,

Sr. Presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, D. Edelmiro Rúa, Responsables del Taller Diocesano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales,Autoridades, Señoras y Señores:

Hoy es un día para que los calceatenses os sintáis orgullosos, muy orgullosos. Y, con vosotros, todos los riojanos. Orgullosos por el extraordinario aspecto que presenta, tras su restauración, la estatua yacente del Santo Domingo, así como la caja sepulcral que le da cobijo.

Ha sido un trabajo extraordinario, que ha devuelto a ambos elementos, que gozan de un gran valor sentimental y que son piezas claves de esta catedral, el esplendor del que disfrutaron en tiempos pasados.

Y por ello hay que felicitar, con admiración y gratitud, a los responsables del Taller Diocesano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales. Felicitarles por su maestría, por el cariño que han depositado en su trabajo y por el resultado final, que suma belleza a la deslumbrante belleza de esta catedral de fama universal, a este hito fundamental del Camino de Santiago.

Quiero también expresar mi agradecimiento al Colegio Nacional de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos por haber financiado esta obra, reforzando así sus vínculos afectivos con esta ciudad y rindiendo el tributo de gratitud que merece a quien es su patrón: el Santo Domingo.

Sé del amor que sentís por vuestro patrón, por esta catedral y por esta ciudad jacobea fundada por Domingo García. De ahí vuestra masiva presencia a este entrañable acto. De ahí la expectación con que aguardáis la inminente llegada del nuevo año, año en que Santo Domingo de la Calzada se convertirá no en lugar de paso para los peregrinos, sino en punto de llegada, de parada, de estancia y de disfrute.

La inauguración de esta espléndida restauración es el punto de partida de lo que nos aguarda en 2009: la celebración del Año Jubilar Calceatense y de la Exposición La Rioja Tierra Abierta, acontecimientos que reunirán a cientos, a miles de personas en esta ciudad jacobea.

A personas que (estoy seguro de ello) quedarán deslumbradas por lo que verán su ojos, por esta ciudad monumental, hospitalaria y cuajada de tradiciones que la hacen única y universal.

Y en este punto debo expresar mi agradecimiento a las asociaciones, a los colectivos y a las personas individuales que habéis puesto vuestro mejor empeño para que Santo Domingo de la Calzada mantenga, actualizada, el aura jacobea de que la invistió el Santo y que tan atractiva le hace.

Agradecimiento a la Escuela Diocesana de Restauración, que desde el inicio de su actividad ha contado siempre con el apoyo del Gobierno de La Rioja.

Agradecimiento al Colegio Nacional de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.

Agradecimiento a la Cofradía del Santo, la cofradía asistencial más antigua del Camino de Santiago, con 950 años de atención interrumpida a los peregrinos y con la que el Gobierno de La Rioja está colaborando para la rehabilitación integral del Albergue.

Agradecimiento a la Asociación Teatral Calceatense, que todos los años nos recuerda Los Milagros del Santo.

Y agradecimiento, en fin, a todos y cada uno de los calceatenses, por el amor hacia su Santo fundador, hacia su ciudad y hacia esta catedral que nos acoge y que, de la mano del Gobierno de La Rioja, verá renovado en próximas fechas su museo, su pavimentación y su iluminación.

Gracias a todos, al entusiasmo presente y pasado, al cariño y a la ilusión depositada, Santo Domingo de la Calzada vestirá sus mejores galas el año que ya está por llegar, dando así un nuevo impulso a su proyección exterior y asentando su bien merecida fama de ciudad principal de la Ruta Jacobea.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja