17 de diciembre de 2004

Excmo. Sr. Consejero de Salud, D. Pedro Soto,

Excmo. Sr. Rector de la Universidad de La Rioja, D. José María Martínez de Pisón,

Presidenta de ARSIDO, Dña. Milagros Portillo,

Vicepresidenta de FEISD, Dña. Ángeles Agudo,

Señoras y Señores:

Mis primeras palabras quieren ser de calurosa bienvenida y de sincero agradecimiento a los expertos y profesionales que durante hoy y mañana van a tomar parte en las 'Primeras Jornadas Síndrome de Down, Salud y Atención Temprana' que ahora inauguramos.

De agradecimiento también a D. José María Martínez de Pisón, por acogernos con generosidad en la que es su casa.

Y de felicitación y reconocimiento a la Asociación Riojana para el Síndrome de Down (Arsido), sin cuyo entusiasmo, dinamismo y tesón no habría sido posible la celebración de este encuentro que nos congrega en Logroño y que es referente a nivel nacional por la trascendencia de los temas que en él se van a abordar.

Afortunadamente, en los últimos años, mucho se ha avanzado en el conocimiento del Síndrome de Down, en el tratamiento de las personas que lo padecen y en la atención a las familias.

Un paso absolutamente fundamental ha sido comprender que es en los primeros años de vida cuando es preciso movilizar todos los medios a nuestro alcance para que el niño con síndrome de Down consiga el desarrollo pleno de sus capacidades orgánicas y mentales. Y ello a fin de que alcance una calidad de vida y una autonomía social adecuada.

De ahí la importancia que han adquirido conceptos tales como estimulación precoz o atención temprana.

Una atención temprana donde los principales protagonistas son los profesionales y los padres, y que persigue, desde una intervención sanitaria, social y educativa, enriquecer el medio en el que se mueve el niño, fomentando las interacciones con las personas que le rodean y ofreciendo todo tipo de acciones compensadoras para que el niño con síndrome de Down madure en todos los ámbitos y alcance su máximo nivel de desarrollo personal y de integración social.

Se ha comprobado, como se recoge en el Programa Español de Salud para Personas con Síndrome de Down que van a analizar a continuación, que el niño que participa en programas de salud y de atención temprana, y que recibe una educación adecuada, goza de una mayor esperanza de vida, de un mejor desarrollo intelectual, de una mayor capacidad para realizar un trabajo útil, de un mayor grado de autonomía y de una mayor capacidad para vivir una vida plenamente integrada en la sociedad.

Del mismo modo, estos programas suponen una gran ayuda para el ajuste emocional de los padres ante la llegada de su hijo al mundo, como lo pueden corroborar ustedes mismos.

Todas estas circunstancias nos obligan a seguir progresando en esta línea.

Progresar a través de Jornadas como la que hoy inauguramos, que nacen con un doble objetivo.

De una parte, informar a las familias de las ventajas de la aplicación de los programas de Atención Temprana. Y, de otra, ofrecer a los profesionales un foro de discusión y de intercambio de experiencias para optimizar la atención que se presta a los niños con síndrome de Down y a sus familias.

Dos objetivos que sé que durante hoy y mañana se van a ver satisfactoriamente cumplidos.

El Gobierno de La Rioja, comprometido en la tarea de fomentar e impulsar la salud en el conjunto de la población, presta una especial atención a los niños con Síndrome de Down de 0 a 6 años en la Unidad de Atención Temprana del Hospital San Millán, donde se realiza el seguimiento de sus problemas y los tratamientos correspondientes, en coordinación con Arsido.

En este sentido, y en aras a mejorar el tratamiento que dispensamos a estos niños, es bienvenido el Programa Español de Salud para Personas con Síndrome de Down que se pone en nuestras manos y que va a ser un valiosísimo instrumento de trabajo para nuestros profesionales sanitarios.

Nuestra intención es mejorar día a día la sanidad riojana. Mejorar la atención a los niños con Síndrome de Down.

En este objetivo se inscribe el convenio que en breve se firmará con Arsido y que tiene tres objetivos. En primer lugar, establecer el marco de colaboración en lo que se refiere a la faceta sanitaria de la estimulación precoz y atención temprana de niños con Síndrome de Down. En segundo lugar, contribuir a la divulgación de información de interés sanitario. Y, por último, apoyar a las familias cuyos hijos precisen una atención temprana.

Es de destacar que, en el marco de este convenio, Arsido asume la puesta en marcha y el mantenimiento del Centro de Desarrollo Infantil y Atención Temprana (CDIAT), con sedes en Logroño y Calahorra, dirigido a niños con Síndrome de Down y otras deficiencias, de 0 a 6 años.

La finalidad de este abanico de actuaciones no es otra que garantizar a las personas con Síndrome de Down una participación plena, activa y autónoma en la sociedad riojana, en igualdad de derechos y obligaciones. Una finalidad que también persiguen estas Jornadas que son sumamente interesantes para todos nosotros y que declaro inauguradas.

Muchas gracias.

* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA