9 de julio de 2008

Ilmo. Sr. Alcalde de Calahorra, D. Javier Pagola,

Representantes de la Asociación Víctimas del Terrorismo, Vecinos de Calahorra, Queridos Amigos:

Hoy es un día de alegría, de optimismo y de esperanza para los demócratas.

En la madrugada de ayer, anticipándose al homenaje que hoy rendimos a las víctimas del terrorismo, la Guardia Civil desarticulaba el comando Vizcaya de ETA, el mismo que en marzo pasado atentaba contra la casa cuartel de Calahorra.

Por tanto, mi más cordial felicitación y mi más sincero agradecimiento a la Guardia Civil.

Gracias a su eficacia, a su trabajo constante a favor de la paz y de la democracia, a su fortaleza de ánimo y a su indeclinable espíritu de servicio a España y a la convivencia de los españoles, los terroristas que en marzo pasado buscaron llenar de dolor Calahorra están donde tienen que estar: en la cárcel.

Espero que no salgan en mucho tiempo de prisión, que paguen por sus fechorías. Espero que cuando, dentro de unas décadas, regresen a la calle ETA ya no exista, que esta banda de asesinos sea sólo un triste recuerdo.

Ése es precisamente el mensaje que hay que transmitir a ETA: que con ellos no se puede dialogar, que no se puede hablar con quienes defienden sus ideas a balazos. Que su único destino es la cárcel. Que la única manera de poner fin a la lacra del terrorismo es activando todos los instrumentos que el Estado de Derecho deja en nuestras manos, como la acción de la Justicia y la de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de Estado, que en la madrugada de ayer nos deparaban una agradable sorpresa con la desarticulación de este sanguinario comando.

Calahorra hoy se felicita por la detención e estos terroristas. Calahorra hoy grita en contra de ETA y a favor de todas las víctimas del terrorismo, con este parque que inauguramos y que quiere ser un homenaje a la paz y a la convivencia democrática. Nunca nos cansaremos de expresar nuestra cercanía, cariño, admiración y gratitud a las víctimas. Muchas han dado su propia vida en defensa de la democracia y otras han sufrido los zarpazos de ETA.

La Rioja ha sido víctima de la violencia. Calahorra también. Dos han sido las ocasiones en las que ETA ha atentado contra la casa cuartel de esta ciudad. La primera en 1983 y la segunda el pasado marzo. En las dos ha conseguido lo mismo: nada. Nada de lo que buscaba. Y sí mucho de lo que no buscaba: que los riojanos y calagurritanos nos uniéramos más a la Guardia Civil; que, en vez de miedo, nos llenáramos de fuerzas y de valentía para expresar a ETA nuestro repudio.

ETA buscaba víctimas mortales en Calahorra y, por fortuna, no lo consiguió. Hoy muchas de las personas a las que pretendían matar nos acompañan en este acto.

Sin embargo, sí causó daños materiales en viviendas y comercios. Y muchos. Espero que para las próximas fiestas de Calahorra algunos vecinos ya puedan regresar a sus domicilios y que la rehabilitación de los comercios avance a buen ritmo.

Espero que, no dentro de mucho tiempo, no quede ninguna señal visible del atentado de marzo. Espero que la única imagen de esa fecha sea la de los terroristas en la cárcel y la de una ciudad, Calahorra, optimista, valiente y atenta a las víctimas del terrorismo, que nos ofrecen diariamente la fortaleza que necesitamos y a las que hoy rendimos el homenaje que merecen.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja