15 de julio de 2008

Ilma. Sra. Alcaldesa de Nájera, Dña. Marta Martínez,

Directora de estos Encuentros, Dña. Beatriz Arizaga, Autoridades, Señoras y Señores:

Supone un motivo de especial alegría inaugurar estos Encuentros que llegan a su quinta edición convertidos en unos de los más importantes, en su especialidad científica, de toda Europa, lo que nos llena de un comprensible orgullo a todos los riojanos.

Por tanto, mis primeras palabras tienen que ser de sincero reconocimiento hacia el Ayuntamiento de Nájera, organizador de estas Jornadas que cuentan con el apoyo del Gobierno de La Rioja, así como de agradecimiento a los expertos que han colaborado en la confección del programa de este año, atractivo y, si me permiten la expresión, suculento.

También quiero expresar mi más cálida bienvenida a los medievalistas de Universidades de España, Francia, Portugal, Italia, Hungría y Países Bajos que durante estos días nos van a ilustrar con su sabiduría. Nájera os acoge con su ya tradicional hospitalidad jacobea, con el deseo de que vuestra estancia entre nosotros os ayude a conocer la impresionante riqueza que atesora La Rioja y cuyas más brillantes manifestaciones se hallan muy cerca de aquí, en los monasterios de San Millán de la Cogolla, cuna del español y Patrimonio de la Humanidad, y en el luminoso cenobio cisterciense de Cañas, por citar sólo unos ejemplos.

Siempre he sostenido que, para avanzar hacia el futuro, es preciso conocer nuestro pasado, reconocernos en él para saber de dónde venimos y poder calibrar así hasta dónde somos capaces de llegar.

De ahí los denodados esfuerzos que desde el Gobierno de La Rioja desarrollamos, en colaboración con otras entidades, para poner en valor nuestra historia, fuente de nuestras señas de identidad y de nuestro carácter como pueblo.

Nájera es un buen ejemplo de lo que digo, empeñada ejemplarmente en conservar el esplendor medieval del que gozó en épocas pasadas.

Ayer mismo, se levantaba el telón de las Crónicas Najerenses, que recrean los tiempos en que esta ciudad era la capital del Reino de Nájera-Pamplona. Tiempos en los que Nájera disponía de fuero y acuñaba moneda real. Y tiempos en los que contribuyó activamente a la unificación de España y a la configuración de la conciencia común europea, a través del Camino de Santiago que aquí se detiene antes de continuar su peregrinar hacia Santiago de Compostela.

Además, en 2005, esta ciudad acogía la muestra ‘La Rioja. Tierra Abierta’, la primera exposición que se celebraba en el mundo sobre la Edad Media en el siglo XXI y que nos ayudó extraordinariamente a poner en valor el Monasterio de Santa María la Real, un centro de espiritualidad y cultura que no tuvo igual en su época.

Y, desde hoy, estos Encuentros nos van a ofrecer la oportunidad de acercarnos y profundizar en las características de la alimentación en las ciudades medievales. La oportunidad de conocer que el prestigio de la gastronomía riojana y de nuestros vinos hunde sus raíces en un pasado remoto y que se ha ido cimentando, creciendo y universalizando con el pasar de los siglos y de los años.

Así, los expertos nos descubrirán el gusto que ya existía entonces por unos vinos que hoy en día lucen en todo el mundo el marchamo de Rioja. También de la predilección en las mesas medievales por unos manjares que, además de exquisitos, eran fuente de salud y que hoy son la base de la dieta mediterránea y signo distintivo de la industria agroalimentaria riojana. Y nos ilustrarán, igualmente, sobre esos populosos mercados de abastecimiento que Nájera aún conserva.

En más de una ocasión me habéis oído decir que un pueblo es lo que come. Por tanto, estos Encuentros nos van a descubrir aún más, a los najerinos, a los riojanos y a los europeos, por qué somos como somos. Por qué nuestra gastronomía, nuestros vinos, como elementos de fiesta, de celebración, de hospitalidad y de encuentro, han sido tan importantes para forjar una cultura común europea. Una Europa unida que quiere seguir avanzando de la mano teniendo muy presentes los tiempos en los que comenzó a germinar esta alianza de pueblos, de culturas y de civilizaciones.

Tiempos que nos remiten a la Edad Media. Que nos remiten a Nájera, una ciudad que fue clave en la Edad Media y que quiere seguir siéndolo en la actualidad, a través de la pujanza económica de la que disfruta, pero a través también del estudio de esos años que tan decisivos fueron para la construcción y la modernización de la Europa en la que hoy vivimos.

Estos Encuentros van a suponer un paso más en esta aspiración. Por tanto, reitero mi felicitación y agradecimiento al Ayuntamiento de Nájera y a los expertos medievalistas en el momento de declarar inaugurados estos Encuentros.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja