27 de febrero de 2008

Excmo. Sr. Consejero de Industria, Innovación y Empleo, D. Javier Erro,

Ilmo. Sr. Director General de Innovación, D. Javier Ureña, Autoridades, Expertos, Representantes de las empresas riojanas, Señoras y Señores:

Representa un motivo de satisfacción inaugurar estas Jornadas que nos van a servir a los riojanos para dar un paso adelante en nuestro afán por convertir la I+D+i en un aliado de lujo para aumentar nuestra productividad e incrementar la competitividad de nuestras empresas.

Por tanto, sean todos ustedes bienvenidos al Centro Tecnológico de La Rioja, cabeza visible del Sistema Riojano de Innovación y punto de encuentro de los colectivos y entidades riojanos que estamos implicados, en cuerpo y alma, en la tarea de hacer de la I+D+i una seña de identidad de La Rioja y un signo distintivo de nuestro dinámico y pujante modelo económico.

Deseo saludar con especial cordialidad a los expertos europeos que han querido acompañarnos en el día de hoy, así como a las cinco empresas, tres de ellas riojanas, que nos van a relatar su experiencia para que tomemos nota de ella.

La celebración de estas Jornadas pone de manifiesto la importancia que los riojanos concedemos a la I+D+i como una herramienta imprescindible para progresar social y económicamente; y para modernizar de una forma permanente, sin descanso, La Rioja.

Hoy nos damos cita en el Centro Tecnológico de La Roja para hablar de I+D+i, para hablar de nanotecnología. Sabemos que se trata de un término todavía extraño para el conjunto de la sociedad. Pero sabemos también que, tras años de permanecer confinada en el campo de la estricta teoría, la nanotecnología es a día de hoy una realidad tangible, con aplicaciones que nos están permitiendo mejorar nuestra sociedad, haciéndonos la vida más cómoda, sencilla y segura.

Y por ello debemos prestarle una atención prioritaria y urgente, investigar las múltiples posibilidades que nos ofrece y aplicarlas a nuestras empresas y a nuestros sectores tradicionales para mejorar así su competitividad. Y, al mismo tiempo, propiciar la creación de nuevas empresas de base tecnológica.

Lo que hace años se nos podía antojar como ciencia ficción (manipular la materia a escala de átomos y moléculas para modificar sus propiedades) hoy es algo cada vez más cotidiano. Gracias a la nanotecnología es posible construir máquinas a escala microscópica, pero también fabricar materiales con una dureza y una resistencia mucho mayor, ordenadores mucho más veloces y de mayor capacidad, así como ofrecer soluciones médicas más eficaces a los enfermos.Tal está siendo el desarrollo de esta denominada ‘ciencia de lo muy pequeño’ que la ONU, en su informe anual de 2006, advertía de que la nanotecnología “tiene un enorme potencial para generar beneficios sociales, económicos y medioiambientales”. Otros expertos han recalcado que la nanotecnología “es una de las claves tecnológicas más importantes para un crecimiento competitivo en Europa”. Y todos coincidimos en la idea de que en la medida en que mejoremos y optimicemos nuestras empresas de la mano de la nanotecnología seremos más competitivos, mucho más, en los mercados nacionales, europeos y extracomunitarios que aquellos que no lo hagan.

En este sentido, me es grato resaltar, una vez más, la capacidad de anticipación de los empresarios riojanos, en este caso para comprender a tiempo la enorme capacidad transformadora que posee esta tecnología convergente para nuestras empresas y nuestros sectores tradicionales, mejorando así nuestro tejido empresarial y dando un impulso a nuestro modelo económico.

Así, del total de empresas nacionales que producen nanomateriales o dispositivos basados en éstos, el 20% están ubicadas en La Rioja, dedicadas a sectores tan estratégicos para nosotros como son el del Metal, la Madera y Barnices, el Calzado y el Agroalimentario. Entre 20 y 30 personas trabajan en nanotecnología en estas empresas, a las que hay que sumar las 4 que lo hacen en la Universidad de La Rioja.

Es una realidad que nos llena de orgullo y de satisfacción. Pero que nos anima a seguir caminando para mantener nuestra posición de liderazgo. Con ese propósito se celebran estas Jornadas, que han sido concebidas con los siguientes objetivos:

●Promover el desarrollo de la nanotecnología en La Rioja.

●Impulsar la utilización de las soluciones nanotecnológicas a los sectores tradicionales para fortalecer la competitividad de nuestras empresas.

●Favorecer el nacimiento de nuevas empresas de base tecnológica.

●Apoyar la integración de tecnologías convergentes.

●Estimular el interés de los investigadores y tecnólogos por focalizar desarrollos nanotecnológicos.

●Y, finalmente, difundir la cultura de innovación y tecnología en la sociedad riojana.

Y con estos mismos objetivos, el Gobierno de La Rioja ha diseñado un proyecto piloto que se desarrollará a lo largo de 8 meses y en el que tomarán parte 10 empresas riojanas para tratar de aplicar la nanotecnología en su proceso de elaboración de productos.

Este proyecto se enmarca en las líneas de trabajo del III Plan Riojano de I+D+i, así como en las estrategias comunitaria y nacional de ciencia y tecnología, y contribuirá al afán del Gobierno de La Rioja de incrementar el número de empresas de base tecnológica, así como el porcentaje de PIB regional destinado a I+D+i.

Señoras y señores, queridos amigos:

Esta es nuestra apuesta rotunda por la I+D+i en La Rioja. Esta es nuestra apuesta por nuestro presente y por nuestro futuro. Y es con esta satisfacción con la que declaro inauguradas estas Jornadas.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja