11 de diciembre de 2007

Excma. Sra. Consejera de Servicios Sociales, Dña. Sagrario Loza,

Rector Magnífico de la Universidad de La Rioja, D. José María Martínez de Pisón,

Directora General del Imserso, Dña. Natividad Enjuto,

Presidente del CES, D. Fernando Ruiz Rivas,

Señoras y Señores:

Supone un motivo de satisfacción asistir a la inauguración de estas jornadas que nos ayudarán, sin duda, a avanzar en la conquista de uno de nuestros objetivos prioritarios, cual es el de construir un sociedad pensada para todos los riojanos, con los mismos derechos y oportunidades y las mismas posibilidades de vida, de trabajo y de desarrollo personal, sea cual sea su lugar de residencia y sea cual sea su situación económica y familiar.

En primer lugar, deseo expresar mi más sincero agradecimiento al Rector de la Universidad de La Rioja por su tradicional hospitalidad. Y también a todas las personas que van a tomar parte en este foro que ha sido ideado para valorar la denominada Ley de Dependencia y cuál es su aplicación en nuestra Comunidad Autónoma.

Una aplicación que, me adelanto a anunciarles, es ejemplar. Y no es una percepción personal, sino una realidad compartida por la propia Vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega y por el Ministro Jesús Caldera, quienes han afirmado hace escasas fechas que La Rioja es una de las Comunidades Autónomas que mejor está cumpliendo con la denominada Ley de Dependencia.

Para realizar esta elogiosa afirmación, tanto De la Vega como Caldera se basan en el alto número de solicitudes de riojanos interesados en que se valore su grado de dependencia que han sido tramitadas, estudiadas y resueltas.

Así, de las 2.743 solicitudes recibidas en los Servicios Sociales de La Rioja desde el 1 de mayo hasta el 1 de diciembre, han sido valoradas 2.211, el 80,6% del total. Y, de ellas, 1.525, el 69%, han sido incluidas en el denominado Grado III (o Gran Dependencia), consideradas prioritarias dentro del calendario de aplicación de la Ley.

Esta celeridad que el Gobierno de La Rioja se ha autoimpuesto nos va a permitir dos cosas fundamentales: que las personas incluidas en la primera fase de la Ley de Dependencia comiencen a recibir las ayudas en un breve espacio de tiempo. Y algo muy importante también: que la Ley de Dependencia, según nuestras previsiones, termine de implantarse en La Rioja en 2011, cuatro años antes del plazo previsto en la Ley.

Por eso La Rioja es ejemplar. Ejemplar no sólo porque está adelantando los tiempos, sino porque el Sistema Riojano de Dependencia supera a la propia Ley.

La supera porque la Ley, en relación a los menores, sólo incluye a los grandes dependientes de 0 a 3 años, en tanto que en La Rioja, ese horizonte de edad se amplía hasta los 6 años y se incluye no sólo a los grandes dependientes, sino a todos los niños que se encuentran en situación de riesgo.

Por lo que respecta a los servicios incluidos en el catálogo de la Ley de Dependencia, el Gobierno de La Rioja ya estaba prestando todos estos servicios, incluso los relativos a los Centros Ocupacionales, que la Ley deja fuera.

Además, La Rioja tenía establecida, por Decreto, una ayuda económica para cuidadores de personas dependientes, lo que supone que en este aspecto nos hemos adelantado a la propia ley.

La Rioja, por tanto, a la hora de aplicar y desarrollar esta Ley, parte de una situación de privilegio. Y lo hace no por azar, sino porque en La Rioja siempre nos hemos preocupado de que todas las personas, de que todas las mujeres y hombres, tengan las mismas posibilidades y oportunidades, los mismos derechos, movilizando todos los recursos necesarios para mejorar las condiciones de vida de todas las personas y en especial de aquellas que más necesitan de nosotros, como son las personas con discapacidad y nuestros mayores.

Me podría detener en enumerar todo lo que en La Rioja hemos hecho en los últimos años en este sentido. Pero resultaría demasiado prolijo y además me gusta hablar, más que del pasado, del futuro.

Y hablar de futuro es decir que en La Rioja las personas dependientes van a seguir siendo una prioridad absoluta para nosotros. Es decir que, durante el próximo año, el Gobierno de La Rioja destinará 45 millones de euros para atender a los grupos de alta y severa dependencia. Y es decir que, a la luz del esfuerzo económico que estamos realizando, creo que merecemos una mayor sensibilidad financiera por parte del Gobierno de España. Una sensibilidad que si no se materializa no supondrá, se lo aseguro, un freno en nuestra política social hacia este colectivo de personas al que están dedicadas estas jornadas que ahora declaro inauguradas.

Muchas gracias.

* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA