13 de septiembre de 2007

Representantes de Bodegas López de Heredia,

Excmos. Consejeros de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural; y de Industria, Innovación y Empleo,

Ilma. Directora General de Turismo, Dña. Mónica Figuerola,

Señoras y Señores,

Queridos Amigos:

Para un riojano, supone un motivo de especial satisfacción encontrarse hoy en la cuna de nuestros vinos, en el Barrio de la Estación de Haro, uno de los lugares más emblemáticos y prestigiosos de nuestra Denominación de Origen.

Una satisfacción que se ve extraordinariamente acrecentada por el hecho de que el motivo que nos reúne hoy aquí es el de rendir homenaje, en el 150 aniversario de su nacimiento, a uno de los padres de nuestra vitivinicultura: a Rafael López de Heredia y Landeta de Arsúa. Y, con él, homenajear también a las cuatro generaciones que han continuado su labor y que han conseguido que, con el tiempo, el prestigio de esta bodega no haya hecho sino crecer, incrementando al mismo tiempo el prestigio, la fama y la proyección de nuestros vinos en el mundo.

Por ello, mi felicitación más sincera a la familia López de Heredia por esta soberbia exposición, que nace al amparo del programa divulgativo 'El Rioja y los cinco sentidos', y que se convierte desde hoy en un interesante polo de atracción cultural, etnográfica y turística, para conocernos mejor a nosotros mismos y para que nos conozcan.

Una exposición que nos ofrece una extraordinaria visión de lo que ha sido la evolución de la vitivinicultura en La Rioja, a través de fotografías, documentos y útiles de trabajo. Pero que pone el acento, muy especialmente, en la verdadera esencia de la calidad y fama de nuestros vinos: en la tierra, en la viña, en las variedades, en el clima, algo que nos hace inconfundibles e inimitables en el mundo. De ahí el título de esta exposición, que no puede ser más acertado: 'Viña Tondonia, un pago, una viña, un vino'.

La tierra, la tierra riojana, sí, pero también las personas. La sabiduría centenaria de nuestros agricultores y bodegueros, para cultivar las viñas y para elaborar los vinos, una sabiduría transmitida generación tras generación. Y también el espíritu inquieto, emprendedor, de los riojanos para introducir los últimos adelantos en el proceso de elaboración de nuestros caldos, no para enmascararlos, sino para resaltar sus cualidades intrínsecas, unas cualidades que ya están presentes en cada una de nuestras uvas.

Todo esto se recoge en esta exposición que ahora inauguramos.

Todo eso forma parte de la fabulosa cultura del vino de Rioja.

Todo eso es lo que nos dota a los riojanos de autoridad para criticar las políticas vitivinícolas, bien de ámbito nacional o comunitario, que basan toda su estrategia de competitividad en parámetros meramente mercantilistas, olvidando que el vino es mucho más.

Olvidando que el vino es historia, cultura, clima, suelo, variedades. Olvidando que el vino es tradición en las labores del campo y de la bodega. Olvidando que el vino es una forma de ser y de comportarse en el mundo, de compartir con nuestros semejantes. Que el vino son las personas y las familias que están detrás de él, y que le deparan los mismos cuidados que a un hijo.

Como sabéis, desde el Gobierno de La Rioja estamos desarrollando una intensa labor política y de comunicación para que el modelo de calidad que La Rioja encarna sea el que se imponga definitivamente en Europa. Ese modelo que nos ha permitido ser competitivos, admirados y apreciados en el mundo.

Numerosos son los contactos que en este sentido he mantenido. Pero hoy me doy cuenta de que esta estrategia de comunicación hallaría el complemento perfecto si a quienes han de decidir sobre estas cuestiones les invitáramos a visitar esta exposición. Así nos ahorraríamos muchas palabras. Así comprenderían lo que es el vino de verdad. Lo que es el vino de Rioja.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA