28 de enero de 2005

Autoridades,

Dña. Raquel Mayayo, Directora de la Fundación Juan Bonal,

D. Luis López, Director del programa Padrinos.org,

Queridos amigos:

Mis primeras palabras tienen que ser, necesariamente, de felicitación y de agradecimiento a la Fundación Juan Bonal por la extraordinaria labor que desarrolla en los cinco continentes a favor de los más desfavorecidos.

Y cuando digo los más desfavorecidos me refiero a los niños, ya que son ellos, los niños y muy especialmente las niñas, quienes más sufren en las situaciones de pobreza en las que les ha tocado vivir. Y ello porque son los más débiles, los más desamparados, los más frágiles, los más indefensos, los últimos en la escala de supervivencia. Y por ello se les explota, se cometen abusos sobre ellos o, simplemente, se les abandona a su suerte cuando caen enfermos o cuando no sirven para ganarse un sueldo con un trabajo inhumano para su edad.

Triste destino. Un destino que tratan de cambiar, de mejorar, las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, lo que merece mi reconocimiento y aliento personal y el reconocimiento y aliento de la sociedad riojana.

No me cabe ninguna duda de que el mayor daño que se puede cometer es el que se causa a un pequeño. Y uno de los daños mayores es el de robarle su infancia privándole de uno de sus derechos fundamentales: el derecho a la educación, esa educación que es la única oportunidad que el niño tiene para salir de la situación de marginalidad en la que vive.

Es una realidad que desgraciadamente afecta a más niños en el mundo de lo que cabría imaginar, pero las sociedades ricas muchas veces volvemos la espalda o cerramos los ojos. Por eso son importantes exposiciones fotográficas como la que hoy inauguramos para que sean ellos, los niños, los que desde su inocencia nos miren directamente a los ojos para remover nuestras conciencias y solicitar nuestra ayuda.

Vivimos en una sociedad dominada por la imagen. Lo que no vemos no existe. Cuando las cámaras de televisión o los fotógrafos de prensa dejan de emitir imágenes sobre una desgracia parece como si ésta hubiera desaparecido. Necesitamos que se nos recuerde constantemente para tener constancia de ella.

Y ése es el valor de esta muestra fotográfica, por la que deseo felicitar a su autor, a Don Luis López: que no nos olvidemos de que centenares de miles de niños de la India no van a la escuela, sino a trabajar; que, cuando caen enfermos, se les abandona porque ya no sirven; que se abusa sexualmente de ellos; y que, en definitiva, se les está robando la infancia y el futuro.

Tengo que decir, con satisfacción, que esta exposición, tras recorrer otras ciudades, ha llegado a una tierra donde la solidaridad forma parte de uno de nuestros principales rasgos de identidad. La Rioja es una de las 5 Comunidades Autónomas españolas que realizan un mayor esfuerzo en cooperación para el desarrollo, una cooperación que alcanza ya a 45 países en todo el mundo.

Esta realidad es la que me permite ser optimista sobre el éxito de esta exposición y del propósito que persigue, como es el de recaudar fondos para construir un hospital en el sur de la India, con una sala infantil donde atender a los niños que hayan contraído enfermedades contagiosas.

Los niños de la India nos piden nuestra solidaridad y los riojanos se la vamos a dar. Y es que los riojanos no entendemos la solidaridad como una opción personal, sino como una obligación moral. Como un acto de justicia.

Muchas gracias.

* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA