24 de junio de 2008

Excmo. Sr. Ministro de Cultura, D. César Antonio Molina, Excmas. e Ilmas. Autoridades, Representantes de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Sr. D. Agustín Ibarrola,Señoras y Señores:

La Rioja, los riojanos, todos y cada uno de los riojanos, sin distinción, siempre hemos estado con las víctimas del terrorismo, a su lado, apoyándolas, arropándolas. A su lado, agradeciéndoles su sacrificio, el alto precio que han pagado en aras de la libertad y de la convivencia en democracia, y el ejemplo de entereza y de dignidad que nos han ofrecido.

Los riojanos hemos estado al lado de las víctimas del terrorismo porque han dado su vida por nosotros, por los ideales que todos compartimos. Pero también porque nosotros, los riojanos, hemos sido víctimas de ETA directamente en muchas ocasiones.

Desde la década de los 80, cuatro personas han sido asesinadas en nuestra tierra y más de medio centenar han resultado heridas en los atentados perpetrados por esta banda de asesinos. A esta cifra hay que añadir los riojanos asesinados o heridos en otros lugares de España. El pasado mes de marzo, ETA descargaba toda su furia ciega contra los pacíficos vecinos de Calahorra, sin conseguir su objetivo de causar víctimas mortales.

Nos han hecho mucho daño, pero también más fuertes. Cada vez que hemos sufrido los zarpazos de ETA, lejos de acobardarnos, hemos salido a la calle para expresar nuestra repulsa, nuestro rechazo a ETA y para exigir la utilización de todos los medios a nuestro alcance para poner fin a su locura. En todas esas ocasiones, las víctimas, su recuerdo, han presidido nuestro pensamiento y son las que nos han ofrecido el coraje necesario para gritar nuestra rabia, pero también nuestra solidaridad.

El Paseo del Espolón, en el que ahora nos encontramos, ha sido testigo de las manifestaciones populares de los riojanos, de nuestra adhesión a las víctimas. Desde hoy, se convierte en emblema definitivo de nuestra repulsa hacia el terrorismo.

Y ello gracias a esta escultura que hoy inauguramos. Una escultura sólida y robusta que simboliza la robustez y la solidez de los principios democráticos de los riojanos, de nuestra apuesta por la paz y por la convivencia, de nuestro rechazo a la violencia.

Una escultura que es un orgullo por ser obra de un artista tan acreditado como Agustín Ibarrola, pero que posee un valor añadido: el valor de haber sido construida por alguien que ha sido víctima directa de ETA. De esa banda de asesinos que en su afán por destruir se ha fijado como objetivo aniquilar hasta las obras de arte, que son expresión de la creatividad de un pueblo y de su cultura.

Esta escultura que hoy inauguramos es algo que debíamos a las víctimas del terrorismo, en contra de su olvido y a favor de su recuerdo constante, permanente.

Gracias a la sensibilidad de la anterior Corporación Municipal de Logroño, con Julio Revuelta a la cabeza, los logroñeses y los riojanos pagamos esta deuda.

Desde hoy, quien visite La Rioja, nuestra capital, quien contemple esta obra, sabrá que los riojanos somos gente de paz. Gente que estamos con los que sufren, con las víctimas y sus familiares. Gente que lucharemos con todas nuestras fuerzas para que dentro de no mucho tiempo el terrorismo sea sólo un triste recuerdo.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja