7 de marzo de 2007

Ilmo. Sr. Gerente de la ADER, D. Florencio Nicolás,

Señoras y Señores,

Queridos Amigos:

La Rioja es una tierra emprendedora, de emprendedores. Por ello, representa un motivo de especial satisfacción inaugurar hoy la segunda edición del Día del Emprendedor, organizado por la Agencia de Desarrollo de La Rioja, con la colaboración con el Ministerio de Industria.

Y es que, cuando de hablar de emprendedores se trata, La Rioja tiene algunas cosas que decir. Nuestra región se caracteriza no sólo por tener unos elevados estándares de calida de vida, o por ser referente enológico mundial, o por mantener un ritmo de crecimiento económico sostenido en los últimos doce años, o por gozar de un patrimonio natural de un valor incalculable, incluso por poseer unas condiciones geoestratégicas claramente diferenciadas.

La Rioja representa, de forma clara, el valor de los emprendedores en el desarrollo social y económico de una región.

Con un alto reconocimiento social, con una gran capacidad para crear empleo, redistribuir riqueza y mejorar sus capacidades competitivas día a día, con un inequívoco compromiso con su tierra, con el entorno que les rodea difícil de encontrar, los empresarios riojanos son un ejemplo a seguir en toda España.

Desde el Gobierno de La Rioja siempre estamos atentos a las necesidades específicas de los emprendedores de nuestra región, tratando de desarrollar un marco normativo y un conjunto de servicios que den respuesta a sus demandas. Y en ello, como en otras tantas cuestiones de nuestras políticas activas, la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja juega un papel principal.

Con actuaciones como la que hoy iniciamos perseguimos no sólo realizar un reconocimiento público al papel de los emprendedores, o poner a su disposición nuevas herramientas, compartiendo tendencias y opiniones diversas, sino que buscamos fomentar el espíritu emprendedor en todas las capas de la población, en la propia Administración pública, entre los profesionales liberales o entre los movimientos asociativos.

Y esto es así porque emprender es sinónimo de innovar, de investigar, de arriesgar, de reinventarse día a día, de buscar con ahínco un futuro mejor para todos.

Realmente los emprendedores son personas con una enorme fuerza de voluntad, una gran fortaleza de ánimo, una constancia digna de elogio y una marcada capacidad para sacrificarse en la búsqueda de un sueño.

El mismo sueño que los riojanos perseguimos cuando pensamos en La Rioja del futuro: un región más justa, con más oportunidades, más competitiva, orgullosa de los signos que la hacen diferente y, al mismo tiempo, siempre dispuesta a tender la mano a quien lo necesite, a quien hace de la capacidad para innovar una forma propia de ser cada día un poco mejores.

Por ello es importante que desde las instituciones públicas y desde los organismos más representativos se reivindique la importancia de los empresarios y, en especial de los emprendedores, prestando especial atención a los procesos de creación de nuevos proyectos en el seno de la empresa familiar.

Las empresas riojanas en general, y aquellas que tienen un fuerte contenido familiar en particular, desempeñan un papel fundamental a la hora de mantener viva a La Rioja.

Permiten que los pequeños municipios se desarrollen con pujanza, sin necesidad de tener que emigrar a otras ciudades o regiones para buscarse un destino diferente.

Hacen posible que nuestros jóvenes tengan cada día más acceso a puestos de trabajo estables, de calidad, reivindicando el valor de lo urbano y lo rural, de lo grande y de lo pequeño, de lo moderno y de lo tradicional, de la libertad y la responsabilidad.

En una parte importante de los casos los 174 municipios de La Rioja siguen existiendo por el impulso de los emprendedores y por las distintas políticas desarrolladas para crear valor allí donde se necesita.

La media de creación de empresas de La Rioja es superior a la media nacional: sólo durante el año pasado, surgieron 795 nuevas empresas en nuestra tierra.

En La Rioja se destruyen menos empresas que en el resto de España.

En La Rioja se crea más empleo que en otras regiones españolas.

En La Rioja el empleo es más estable y tiene más calidad.

Y esto es así porque en La Rioja hay más empresarios por habitante que en otras regiones españolas.

Con actos como éste que hoy se inicia aquí, y que tendrá continuidad en La Rioja Alta (en Haro) y en La Rioja Baja (en Arnedo), buscamos ser útiles para los emprendedores riojanos.

Sabemos cuáles son sus demandas.

Conocemos sus problemas y somos sensibles a sus necesidades.

Les facilitamos el acceso real a fuentes de financiación, con el aval público cuando el proyecto reúne los requisitos necesarios.

Hemos simplificado los trámites administrativos para crear una empresa, para exportar, para innovar, para acceder a líneas de ayudas públicas, para contratar trabajadores.

Hemos puesto a su disposición unas infraestructuras de transporte, de comunicaciones y de tecnología que les permiten competir sin fronteras.

Pueden instalar sus nuevas empresas en entornos adecuados, bien dotados, sostenibles y a un precio competitivo.

Y su labor recibe el reconocimiento público por lo que es su aportación a la sociedad riojana.

Desde el Gobierno de La Rioja llevamos años desarrollando políticas activas que den respuesta a sus demandas, creando servicios cercanos a los emprendedores, rápidos, ágiles, profesionales y con continuidad.

Y en los próximos años seguiremos avanzando en esta línea, renovando el compromiso con nuestros emprendedores y, por lo tanto, con el futuro de nuestra región.

Con esta declaración de intenciones de lo que va a ser nuestra apuesta por ellos, declaro inaugurado la segunda edición del Día del Emprendedor.

Muchas gracias.

Pedro Sanz - Presidente de la Comunidad de La Rioja