26 de abril de 2007

Excmo. Sr. Consejero de Agricultura y Desarrollo Económico, D. Javier Erro,

Sr. Presidente de la Confederación Europea del Calzado y Presidente de FICE, D. Rafael Calvo,

Sr. Presidente de AICCOR, D. Basilio García,

Señoras y Señores:

Quiero, en primer lugar, darles la bienvenida a todos ustedes a La Rioja. Es para nosotros un honor acoger este Tercer Congreso Mundial del Calzado. Un evento singular que reúne a lo más granado del sector, con ponentes de todo el mundo y con ponencias del máximo interés y actualidad para este sector tan estratégico para La Rioja.

Es, además, una gran oportunidad para que todos ustedes puedan comprobar, de primera mano, lo mucho y variado que les ofrece La Rioja, la tierra del calzado de calidad por excelencia, un calzado que es fuente de identidad, de cultura, de tradición y de generación de progreso económico para esta tierra.

La Rioja les ofrece un entorno privilegiado, con una vasta oferta cultural, histórica, artística, gastronómica y, por supuesto, enológica, pues no en vano somos la cuna de uno de los más renombrados vinos del mundo.

Ofrece un destino diferente para las actuaciones congresuales y las reuniones de negocio, con un conjunto de infraestructuras de ocio de primer orden que nos han situado en el primer plano en la oferta nacional.

La Rioja es una región ideal para inversores empresariales que busquen en la sostenibilidad, la competitividad, las infraestructuras estratégicas, la concertación social, la innovación y la formación del capital humano elementos diferenciadores.

La Rioja es también, y presume de ello, un referente en el panorama actual de la industria del calzado, con una flota empresarial moderna, eficaz, innovadora, vanguardista en el diseño y claramente exportadora, que apuesta por la excelencia como eje competitivo.

Los riojanos poseemos un modelo de desarrollo económico que hace de la productividad, la competitividad, la innovación y la sostenibilidad una forma especial de hacer y de entender el futuro.

Y, ante todo, somos una sociedad volcada en un proyecto común, que persigue con ilusión un sueño: hacer de La Rioja una región donde vivir siga siendo un privilegio, donde trabajar sea una satisfacción diaria y en la que siempre podamos aportar algo a los demás.

Como no puede ser de otra forma, la totalidad de los retos que nos plantea el futuro nos preocupan y nos ocupan.

Contemplamos con esperanza la desaparición de fronteras que nos permiten competir en un mercado global. Pero, al mismo tiempo, creemos que es necesario establecer unas reglas de juego comunes que nos permitan a todos competir en igualdad de condiciones. La protección de la propiedad intelectual e industrial, la lucha contra la piratería, los problemas arancelarios, la distribución comercial en un entorno único o la apuesta por la calidad y la trazabilidad aplicada al sector del calzado son incógnitas que necesitan una respuesta decidida por parte del sector y de los organismos internacionales.

Ya he comentado que, en La Rioja, el sector del calzado, apoyado por el Gobierno de La Rioja, ha apostado de forma decidida por la innovación, el diseño y la excelencia como elementos diferenciadores.

La colaboración público-privada está dando sus frutos, como el recientemente inaugurado Centro Tecnológico del Calzado, situado en Arnedo y que lidera nuevas soluciones aplicadas a la industria tanto a nivel nacional como internacional.

Esta institución divide su actividad en ocho áreas fundamentales: I+D+i; diseño y prototipado; nuevas tecnologías de la información y comunicación; información y documentación; moda; formación; laboratorio; y calidad y medio ambiente.

El objetivo del Centro Tecnológico del Calzado, un objetivo que se está cumpliendo, es aumentar y fortalecer la capacidad competitiva de nuestras empresas, apostando decididamente por la investigación, el desarrollo y la innovación.

Queremos que este sector siga liderando nuestro progreso. El calzado es la segunda actividad económica en La Rioja, que, además, se consolida como la segunda Comunidad Autónoma en España en producción de calzado, abarcando el 10,72% de la producción nacional. Esta actividad representa el 2,23% del PIB de La Rioja y el 9,86 del PIB industrial. Sus ingresos de explotación son de 422 millones y produce por valor de 267 millones de euros.

Estos datos son extremadamente importantes para nosotros y configuran una prioridad para la acción de gobierno.

Por ello, el Gobierno de La Rioja, a través de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja, arbitra ayudas y pone a disposición de las empresas del sector diferentes servicios para mejorar su competitividad. Para mejorar su competitividad con programas centrados en aportar valor añadido al producto mediante la potenciación de las distintas marcas (diseño, innovación, investigación), el incremento de la formación dirigida a la consolidación de un capital humano diferenciador (formación en nuevas tecnologías), la diversificación de las empresas y la apertura a cada vez más mercados.

Y, al mencionar la apertura exterior, una de las señas de identidad medulares de nuestro modelo económico, tengo que felicitar al sector del calzado por estar contribuyendo ejemplarmente a que nuestra tasa de cobertura siga siendo tan esperanzadora, siendo, como es, la más elevada de España. Este sector exportó en 2006 por valor de 109 millones de euros, lo que supone un incremento del 18,2% con respecto al año anterior. Un saldo que invita a la satisfacción si tenemos en cuenta que en el conjunto nacional las ventas al mercado internacional se incrementaron sólo en un 4,8% en el mismo periodo de tiempo.

Las misiones internacionales, con acompañamiento del Gobierno de La Rioja, la red de consultorías creada para facilitar la exportación, la presencia en ferias, pero, sobre todo, la solvencia de nuestros productos, dotados de un valor añadido inconfundible, son los factores que explican este fenómeno que nos hacer ser optimistas con respecto al futuro del calzado riojano.

Añadido a todo lo anterior, para conocer en todo momento las necesidades, debilidades y fortalezas del sector, con el fin de buscar soluciones y ofrecer las mejores herramientas, la ADER viene trabajando, desde hace dos años, en la organización de las diferentes Mesas para la Competitividad del Sector del Calzado en La Rioja. Mesas que están formadas por representantes de los empresarios y de los sindicatos, además de la ADER.

Como todos ustedes pueden comprobar, no nos limitamos a intentar subsistir ante las grandes potencias mundiales en este sector. Buscamos destacar, liderar, prescribir, trascender, perdurar en el tiempo. Nos va el futuro en ello.

Y hablando de futuro, y como decía uno de los padres de la economía de mercado, recientemente fallecido: "Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás".

El calzado riojano tiene futuro. Y La Rioja tiene futuro gracias al dinamismo, pujanza y ambición de la industria del calzado. Poseemos 313 empresas dedicadas al calzado, que dan empleo a 3.200 trabajadores. Nuestras exportaciones se incrementan año tras año, así como nuestras cifras de facturación, de producción y de negocio. Progresamos en un escenario de tremenda competitividad, pero salimos airosos frente a los productos de bajo coste por el buen hacer de nuestro sector zapatero, que recibe el impulso que precisa del Gobierno de La Rioja. No por ello dejaremos de demandar, como he señalado al principio de mi intervención, y además con determinación, algo que consideramos de justicia: que se creen unas reglas de juego iguales para todos, unas reglas que pongan coto a la competencia desleal. Y ello con el fin de garantizar para este importante sector económico el porvenir que se merece.

Les invito durante estos días a analizar juntos el provenir de nuestra industria el calzado y a construir puentes que nos conduzcan hacia un futuro mejor. Este Congreso Mundial que ahora declaro inaugurado nos brinda una extraordinaria oportunidad para ello. Muchas gracias.

Pedro Sanz - Presidente de la Comunidad de La Rioja