5 de abril de 2006

Constanza, 5 de abril de 2006

Autoridades universitarias:

En la tarea que tenemos los riojanos encomendada de difundir el español por el mundo, por ser mi tierra la cuna de este idioma, hoy es un día especialmente simbólico e importante.

A lo largo de este viaje, estoy teniendo la ocasión de comprobar, con satisfacción, el interés que el español despierta en Rumanía, donde nuestra lengua es contemplada como una lengua hermana y como forjadora de una cultura en la que rumanos e hispanohablantes nos reconocemos.

Ayer mismo, donaba en Bucarest al Instituto Cultural Rumano una copia facsímil de las Glosas Emilianenses, las actas bautismales de nuestro idioma, donde se recogen las primeras palabras escritas en español; algo que ocurrió hace más de diez siglos, en los monasterios de Yuso y Suso, en San Millán de la Cogolla.

El acto fue especialmente emotivo, por la presencia de hispanistas, estudiantes de español y personas deseosas de entrar en contacto con la patria de los hispanohablantes, integrada por casi 500 millones de personas en todo el mundo.

Y hoy esta alegría se ve acrecentada al acudir a esta formidable Universidad convertida en un foco de difusión de nuestro idioma, del español que nació en La Rioja en la Edad Media. Y es que no sólo imparte estudios superiores de español a más de 200 alumnos, algo ya de por sí digno de aplauso, sino que además presta apoyo a otras instituciones educativas que ofrecen cursos de español en Constanza.

Por tanto, el esfuerzo de esta Universidad es formidable, y por tanto, el apoyo que La Rioja debe estar en consonancia con ese entusiasmo. Y es que nosotros, los riojanos, como custodios del idioma, nos sentimos en la obligación de estar al lado, ofreciendo nuestro aliento y colaboración, de las instituciones que comparten nuestro fin de acrecentar la universalidad de ese español que vio la luz en La Rioja.

Hoy esa colaboración se plasma en la inauguración del Aula La Rioja en esta Universidad, que servirá para relanzar el estudio de nuestra lengua y cultura, para lo que se le dota con mobiliario, material informático y un fondo bibliográfico que permitirá a los alumnos conocer con mayor detenimiento y cercanía nuestra tierra, una tierra que se enorgullece de haber dado al mundo algo tan formidable como es el español.

Para nosotros, para los riojanos, les aseguro que es un motivo de alta satisfacción que en el corazón de Rumanía, en esta prestigiosa Universidad, un aula lleve el nombre de nuestra tierra.

Tengo el convencimiento de que esta circunstancia servirá para que los estudiantes rumanos se interesen todavía más por el lugar donde se escribieron las primeras palabras del español y donde, en atención a ese hecho histórico, nos hemos convertido, con la colaboración de las Academias de la Lengua del mundo hispano y del Instituto Cervantes, en centro de estudio, de documentación y de difusión de nuestro idioma.

Albergo la esperanza de que ese interés se transforme en una tentación para visitarnos. En mi tierra, estos alumnos tendrán la ocasión de perfeccionar sus conocimientos en la Universidad de La Rioja, que este mismo año académico ha puesto en marcha los primeros Cursos de Lengua y Cultura Española para Extranjeros. Y tendrán la oportunidad también de conocer el origen de nuestro idioma en el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española, que dentro de unos meses abrirá sus puertas en el monasterio de Yuso.

Desde este mismo momento, les digo que les esperamos a todos con los brazos abiertos y con esa hospitalidad por la que somos conocidos en muchos lugares del mundo, y espero que a partir de hoy también en Rumanía, en Constanza y en esta Universidad que con tanta generosidad nos ha recibido.

Muchas gracias.

Pedro Sanz - Presidente de la Comunidad de La Rioja