9 de noviembre de 2015
José Ignacio Ceniceros, presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja

Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de La Rioja.Vicepresidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Bilbao y Presidente de Bilbao-Rioja.Señoras y señores.

Quiero que mis primeras palabras sean para expresarles mi afectuosa bienvenida a los participantes e invitados a la Asamblea General de la Red Mundial de Capitales y Grandes Viñedos, que se celebra en la sede de Bilbao y Logroño, así como mis mejores deseos de éxito en las reflexiones que van a abordar en el Congreso ‘Enoturismo, una estrategia para todos’.

Es un honor para La Rioja acoger tan importante encuentro, dedicado a fomentar el intercambio de experiencias y favorecer los contactos comerciales entre las ocho grandes regiones vitivinícolas que forman parte de esta red. Un honor y un orgullo, porque La Rioja es la tierra con nombre de vino y ha sido pionera en la promoción y desarrollo del turismo del vino o enoturismo.

Como saben, La Rioja es la base de una de las denominaciones de origen más conocidas y prestigiosas del mundo: la Denominación de Origen Calificada Rioja, pues concentra en torno a 43.500 hectáreas de viñedo de las más de 63.000 hectáreas que la componen, distribuidas en tres comunidades autónomas diferentes (La Rioja, País Vasco y Navarra), con más de 500 bodegas de elaboración y 18.000 viticultores.

El sector del vino representa alrededor del 25% del PIB de La Rioja, y es nuestro principal producto exportador, con 207 millones de litros entre enero y agosto de este año. Por su parte, el turismo supone ya el 10% del PIB riojano y, en plena crisis económica, ha encadenado cuatro años de crecimiento. En 2014, en concreto, las bodegas de nuestra denominación recibieron más de medio millón de visitantes.

Quiero decir con esto que el mundo del vino, en todas sus vertientes, como el enoturismo que hoy nos ocupa, es un sector estratégico y de vital importancia para el crecimiento de la economía riojana, la creación de más y mejor empleo, y la proyección exterior de nuestra región. El enoturismo tiene un enorme potencial que debemos saber aprovechar para acelerar nuestra recuperación y crecer.

Pero su auge no es algo específico de La Rioja. De hecho, la Red Europea de Ciudades del Vino estima que el enoturismo creció en España más del 25% en 2014 respecto al año anterior, y el impacto económico del gasto de los visitantes fue de 42,54 millones de euros. Por tanto, el enoturismo va en aumento y es necesario implicar a empresas, entidades e instituciones en estrategias en torno a él.

Foros como éste que hoy nos reúnen, en torno al Día del Enoturismo, que ayer se celebró, promovido por la Red Europea de Ciudades del Vino, pueden contribuir a impulsar una mejora de la oferta del turismo del vino para ganar posición en el mercado turístico global, en un clima de diálogo y colaboración entre las administraciones públicas y el sector privado.

Ofrecer productos turísticos únicos, auténticos y mucho más emocionales es el reto que tenemos por delante. Todo ello intensificando la colaboración público-privada para generar sinergias, optimizar los recursos y personalizar los proyectos. Convirtiendo en valor añadido la riqueza de nuestros recursos: el vino, las bodegas y el turismo gastronómico como eje de desarrollo económico y cultura compartida.

Como decía antes, nuestra región ha sido pionera en el turismo del vino. En los últimos años, La Rioja ha mantenido el liderazgo como destino enoturístico, con la puesta en marcha de actividades como visitas a bodegas, catas o vinoterapia; el apoyo a la formación en esta materia; la comercialización del producto y la consolidación de la marca ‘la tierra con nombre de vino’.

En los próximos años, el enoturismo seguirá siendo uno de los ejes estratégicos de nuestra política turística, por su importancia como motor de desarrollo económico. Para ello se van a implantar productos enoturísticos asociados a las estaciones del año y se fortalecerá el programa de bodegas con visitas turísticas que lleva a cabo el Gobierno de La Rioja.

Además, seguiremos promocionando nuestro vino y gastronomía en ferias, como ha ocurrido recientemente en Londres, y apostaremos por un turismo del vino para todos, desde los más pequeños a los mayores. Un eje vertebrador continuará siendo un marketing innovador y experiencial, que utilizará las herramientas de promoción, como las redes sociales, para llegar al mayor público posible.

Es evidente que uno de los principales activos del enoturismo en la zona Bilbao-Rioja es la calidad del vino de Rioja y la unidad de su denominación de origen, lo que hasta la fecha nos ha permitido competir con éxito en un contexto vitivinícola competitivo y exigente. Creo que debemos fortalecer y aumentar la calidad y la unidad para consolidarnos como un referente del turismo del vino.

Como bien dice el lema de este congreso, el enoturismo es ‘una estrategia para todos’ y es necesario trabajar en común para explorar todas las oportunidades que nos ofrece. Estoy seguro de que este importante encuentro servirá para aportarnos conocimientos y orientaciones de gran valor, que nos permitirán mantener el liderazgo de La Rioja en enoturismo y proyectar nuestro gran potencial.

Con ese deseo declaro inaugurada la Asamblea General de la Red Mundial de Capitales y Grandes Viñedos.

Muchas gracias.