9 de febrero de 2004

Alteza,

Excelentísimas e Ilustrísimas autoridades,

Señoras y Señores:

Es un verdadero honor estar hoy en un pueblo tan acogedor, entrañable y universal como es Roncesvalles. Y un placer compartir esta grata experiencia con SAR el Príncipe de Asturias, con la Ministra de Cultura y con los representantes de las Comunidades Autónomas por las que discurre, en su lento y ameno transitar, el Camino de Santiago. Ese Camino que nos hermana en la amistad con gentes de distintas procedencias, credos, lenguas y culturas, ensalzando el valor del mestizaje, de la tolerancia y del encuentro. Ese Camino que aglutinó en su etapa balbuciente los afanes unificadores de España. Y ese Camino que, ya desde la Edad Media, fue forjando el espíritu de progreso y de concordia que ha inspirado el nacimiento de la nueva Europa, esa Europa comunitaria (moderna y culta) en la que nos reconocemos y en la que ciframos nuestros mejores deseos de futuro.

La Rioja se siente orgullosa de estar hoy aquí, en Roncesvalles, y en una compañía tan notable. Orgullosa de asistir a la inauguración oficial de este Año Santo Jacobeo. De contribuir a revestir esta fecha de la relevancia que merece y de contribuir también a divulgar la trascendencia de esta ruta que ha dado en llamarse de las estrellas. Y es que La Rioja se sabe jacobea. Profunda y felizmente jacobea. La Rioja es hija del Camino y el Camino es heredero de La Rioja. Ambos son consustanciales, complementarios. El uno enriquece al otro, lo dota de sentido y de razón de ser. Fue en Albelda de Iregua donde, en el año 950, quedó registrado el nombre del primer peregrino del que se tiene constancia escrita: Gotescalco, Obispo de Puy. Clavijo fue escenario de la batalla de leyenda donde el Santo jacobeo se batió con los infieles, sobre su caballo y espada en mano, como lo representa la iconografía que se extiende a lo largo del Camino. Y fue en Santo Domingo de la Calzada donde la gallina cantó después de asada en virtud de ese milagro tan evocado por los peregrinos.

De Europa nos llegaron aires ilustrados. Nos llegaron estilos artísticos, corrientes literarias y de pensamiento. Nos llegaron esos métodos de vinificación que han encumbrado nuestros vinos hasta lo más alto. A la sombra del Camino nacieron alguna de nuestras ciudades jacobeas, como Santo Domingo de la Calzada, y otras crecieron y se desarrollaron en torno a él: como nuestra capital, Logroño, o como Nájera, corte de los Reyes de Navarra en siglos pasados. Tal y tan intensa ha sido la impronta dejada por los peregrinos en el transcurrir del tiempo, que no creo exagerar si digo que recorrer La Rioja es recorrer lo mejor de Europa: sus catedrales, sus ermitas y sus iglesias. El carácter generoso de sus gentes. Su mentalidad abierta. Una cultura de progreso y de entendimiento. La vocación universalista de riojanas y riojanos, nuestro deseo de abrirnos al mundo para participar de él y para darnos a conocer en toda nuestra potencialidad.

A cambio, La Rioja siempre fue hospitalaria con quien llegaba de fuera. Hizo cómodo el camino a quienes lo transitaban. Dos santos, Santo Domingo de la Calzada y su discípulo San Juan de Ortega, y otros coetáneos suyos diseñaron puentes para vadear ríos, hospitales para sanar a los peregrinos y albergues para ofrecerles reposo. Un trabajo al que se ha añadido el que se ha realizado posteriormente, en fechas recientes, y que me enorgullezco de haber alentado activamente en mi calidad de Presidente de La Rioja, para señalizar la ruta, para crear áreas de descanso, para levantar albergues, para ofrecer información a quien la demanda… En fin, para que La Rioja no sea un lugar de paso, sino de llegada. Para que quien arribe a La Rioja no sólo se encuentre a gusto, sino para que sienta la necesidad de adentrarse por los otros caminos que, como prolongaciones, le nacen al Camino principal: el que lleva hasta los monasterios de Yuso y Suso, en San Millán de la Cogolla, Patrimonio de la Humanidad, donde nació nuestro idioma español y donde escribió sus composiciones el primer poeta en lengua española: Gonzalo de Berceo. O ese otro Camino que conduce al monasterio de Cañas y por el que se dejó llevar el propio San Francisco de Asís.

Son Caminos todos ellos que, tras agruparse antes de pisar tierras castellanoleonesas, afluyen a la tumba del Apóstol y que hoy, este 9 de febrero, nos han traído aquí, a su nacimiento, a Roncesvalles. Nos han traído a Roncesvalles para inaugurar este Año Santo que va a ser el mejor que se haya celebrado nunca, y ello gracias a la ilusión que hemos depositado todas las Comunidades aquí representadas: nuestros Ayuntamientos, las entidades religiosas, las asociaciones, los hospitaleros, los voluntarios, las cofradías… Una ilusión que exteriorizamos con nuestra presencia en el día de hoy en Roncesvalles y que permitirá que ese río de humanidad y de civilización que es el Camino se convierta este año en un torrente de solidaridad, de unidad y de fraternidad entre los pueblos. En un ejemplo de lo que debe ser el futuro. Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA