17 de noviembre de 2006

Sr. Presidente de la Fundación Promete, D. Luis Cacho,

Ilmo. Sr. Director General de Educación, D. Juan Antonio Gómez Trinidad,

Señoras y Señores,

Queridos Amigos:

Si estar rodeados de jóvenes, la semilla del futuro, es siempre un motivo de especial satisfacción, esta noche lo es todavía más, si cabe, ya que los jóvenes que nos acompañan son jóvenes con talento. Con un talento que la Fundación Promete, en una acción convergente con la del Gobierno de La Rioja, trata de estimular con un doble objetivo. Por una parte, para que estos jóvenes tengan la oportunidad de desarrollar sus especialísimas cualidades intelectuales y artísticas de forma óptima. Y, de otra, para que de estas cualidades extraordinarias se beneficie en un futuro la sociedad riojana, cuando estos jóvenes sean profesionales punteros en los más diversos campos de actividad, ejerciendo el papel de liderazgo que les está reservado desempeñar.

Decía el formidable actor José María Rodero que "el talento no es un don celestial ni un milagro caído del cielo, sino el fruto del desarrollo sistemático de unas cualidades especiales".

No pretendo disentir de estas sabias palabras, pero sí precisar que el talento es algo extraordinario, un don que muy pocos poseen; y me remito a esas estadísticas que señalan que los jóvenes especialmente capacitados en alguna competencia son aproximadamente el 2% del total.

Por tanto, sobra decir que hay que dedicar a estos jóvenes una atención muy especial, tan especial como lo son cada uno de ellos. La Fundación Promete se la dedica y también el Gobierno de La Rioja. En primer término, para evitar que lo que es un privilegio se convierta en una fuente de frustración por no poner al alcance de estos jóvenes los medios adecuados para que desarrollen su talento convenientemente. Y, en segundo, con el convencimiento de que no podemos desaprovechar este extraordinario capital que ha de redundar en la consecución de una sociedad mejor.

Por ello, nuestra tarea principal es identificar a estos jóvenes talentos a una edad temprana, en los primeros estadios educativos, para ocuparnos de ellos como se merecen.

La idea con la que el Gobierno de La Rioja actúa en relación a los alumnos con altas capacidades intelectuales es velar por el derecho básico que estos escolares tienen de recibir una formación integral que contribuya al desarrollo pleno y equilibrado de sus capacidades y de su personalidad. Y ello en aras a garantizarles una adecuada respuesta educativa adaptada a sus circunstancias, características y necesidades, con medidas curriculares específicas desde un contexto escolar lo más normalizado posible. Y, en casos excepcionales, flexibilizando el periodo de escolarización.

Nuestro objetivo no es otro que tallar estos diamantes en bruto. Una tarea en la que estamos actuando prestando atención a los requerimientos que nos llegan desde la Fundación Promete.

Así, a propuesta de esta Fundación, les informo de las actividades actualmente en marcha:

·En el primer trimestre de este curso, se va a llevar a cabo un proceso de identificación que permita descubrir el grado de competencia de los alumnos, cuyos padres así lo deseen, de 6º de Primaria.

·Se han celebrado varias conferencias de sensibilización sobre la realidad de los jóvenes talentos.

·Y se ha previsto la celebración de tres cursos formativos para docentes bajo el título 'Alumnado de alta capacidad intelectual: identificación e intervención educativa'. El primero de ellos ya ha tenido lugar en el Centro de Profesores de Logroño y en el segundo trimestre de este curso se celebrarán los programados en Calahorra y Nájera.

Son sólo unas pinceladas para recalcar la atención que los jóvenes talentos riojanos nos merecen.

Afirmaba Máximo Gorki que "tener talento es tener fe en uno mismo". Y eso es lo que nos proponemos: transmitir fe a estos jóvenes y convencerles de que en sus manos está construir una sociedad mejor, con más oportunidades para todos.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA