27 de septiembre de 2007

Ilmo. Sr. Alcalde de Arnedo, D. Juan Antonio Abad,

Representantes de la empresa Calzados Sevillas,

Queridos vecinos de Arnedo:

Un refrán dice "que de bien nacidos es ser agradecidos". Y hoy los arnedanos demostráis vuestra alta calidad humana con este reconocimiento que tributáis a una familia que ha sido absolutamente fundamental para el desarrollo social y económico de esta ciudad: la familia Sevilla.

Agradecéis, en primer lugar, la confianza que el fundador de Calzados Sevillas, Cándido Sevilla Ruiz, depositó en Arnedo, al trasladar desde Munilla esta planta de fabricación de calzados allá por los años 30, una época en la que la agricultura era, casi en exclusiva, la principal fuente de ingresos para las familias en unos tiempos de necesidad y de penurias.

Y agradecéis también lo que fue la ambición, el tesón y la laboriosidad de sus sucesores, de sus hijos, de sus nietos y de sus bisnietos, que pusieron todo su empeño y su mejor voluntad para que Calzados Sevillas fuera lo que llegó a ser en su etapa de mayor auge.

Por tanto, hoy Arnedo hace justicia a una familia absolutamente ejemplar, a una fábrica emblemática, pues este es un reconocimiento que se le debía y que hoy se le tributa desde esa generosidad que caracteriza a los arnedanos.

Ya se ha referido el Alcalde, Juan Antonio, al decisivo papel que la familia Sevilla desempeñó en la mejora de las condiciones de vida de sus trabajadores y de sus hijos, construyendo viviendas para ellos y poniendo a su disposición profesores, para que se formaran y para que mejoraran sus expectativas de futuro.

Por eso yo, desde la perspectiva que ofrece el paso del tiempo, quiero detenerme en situar la aportación capital de Calzados Sevillas al nacimiento y desarrollo de una actividad económica que entonces, en los años 30, era aún incipiente en Arnedo y que hoy supone el principal signo de identidad de esta ciudad, una ciudad que ha encontrado en el sector del calzado un motor de crecimiento económico y de generación de empleo, además de un factor determinante de proyección exterior y de atracción de turismo.

Porque si bien fue importante el número de empleados que encontraron en esta fábrica un medio de sustento (unos 700 en sus mejores tiempos), no lo fue menos la mano de obra cualificada que se creó y el espíritu emprendedor que Calzados Sevilla inoculó en sus trabajadores.

Y es que se puede decir que de Calzados Sevillas salieron muchos de los actuales empresarios arnedanos y muchos de los trabajadores que han aportado lo mejor de sí mismos a las fábricas de Arnedo para que el sector del calzado sea lo que actualmente es: un sector pujante, en constante evolución y creador de riqueza.

Al fundador, a Cándido, hay que agradecerle además su decidido espíritu innovador, como lo pone de manifiesto el hecho de que patentó el sistema de vulcanizado, toda una revolución en su tiempo y un elemento fundamental de competitividad para el calzado arnedano.

Esa misma pulsión innovadora se ha mantenido inalterable en todos y cada uno de los empresarios arnedanos, una pulsión que halla su expresión más significativa en el Centro Tecnológico del Calzado, que está siendo clave en la competitividad de este sector tan estratégico para La Rioja.

Arnedo, en los años 30, no podía imaginar que iba a ser mundialmente conocida por su calzado. Pero algo sucedió en esa década que iba a cambiar la estructura económica de esta ciudad para siempre: la llegada, desde Munilla, de la empresa Calzados Sevillas.

Por eso hoy nos reunimos a fin de rendir el homenaje que esta saga de empresarios ambiciosos y luchadores merece. Un homenaje que es extensivo a todos y cada uno de los trabajadores de Calzados Sevillas, a esas personas que, tras su experiencia laboral en esta fábrica, bien levantaron su propia empresa o bien aportaron la fuerza y la calidad de su trabajo para que estas empresas prosperaran.

Por todo ello, felicidades a todos. A Cándido Sevilla Ruiz y a sus descendientes, descendientes entre los que os cuento a todos vosotros.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA