6 de mayo de 2008

Sr. D. Heinz Zahoransky, Sr. D. Ulrich Zahoransky, Presidente de la Sociedad, Sr. D. Matthias Schbnell, Gerente de la empresa de Logroño, Autoridades, Señoras y Señores:

Mi felicitación más sincera, en primer lugar, a Heinz por su extraordinaria trayectoria al frente de esta empresa familiar que heredó de su padre y que, con el pasar del tiempo, ha entregado a su hijo Ulrich, hoy aquí presente, convertida en líder mundial en su campo de actividad.

Poco se parece la de entonces a la de hoy. Y por esa evolución espectacular, que se ha traducido en un incremento paulatino del número de factorías adscritas al grupo y por el crecimiento constante de sus ventas en los cinco continentes, hay que felicitar a Heinz con admiración y tomando ejemplo de su tesón, ambición e iniciativa, para aprender de él y para trasladarlo a nuestra realidad económica y empresarial.

Nos ha demostrado, desde su experiencia personal, que una pequeña empresa, una pyme, puede llegar tan lejos como se lo proponga si en tal objetivo se emplean las mejores y más audaces energías, una enseñanza especialmente útil en una tierra como la nuestra, donde nuestro tejido empresarial está formado, muy fundamentalmente, por iniciativas de carácter familiar. Iniciativas con los pies en La Rioja y con la mente abierta al mundo.

Por todo ello, felicitamos hoy a Heinz, a sus 79 años bien llevados, cuando ha echado un poco el freno a su actividad diaria, pero sin desistir de visitar, como empresario de raza que es, las fábricas del grupo en territorio alemán.

Le felicitamos y, al mismo tiempo, le expresamos también nuestra gratitud.

Asegura un dicho español que de bien nacidos es ser agradecidos. Y en La Rioja lo somos. Lo somos de veras. Por eso, queremos trasladarle nuestra gratitud por el hecho de que en su día se fijara en La Rioja, una tierra relativamente alejada de su Alemania natal, para instalar aquí una fábrica que ha traído consigo la generación de riqueza y de puestos de trabajo, contribuyendo a fortalecer nuestro modelo económico y a dinamizarlo, modernizarlo y hacerlo más competitivo.

Este año se cumplen 35 desde que Heinz tomara esa decisión, si bien la fábrica tardaría dos años más en abrir sus puertas en el Polígono de Cantabria. Por lo tanto, el día de hoy es un buen momento para celebrar este cumpleaños. Para felicitar a esos 11 trabajadores riojanos que se trasladaron, en su día, hasta Alemania para adquirir los conocimientos precisos para poner en marcha esta iniciativa, 7 de los cuales aún siguen en esta planta. Y para felicitar a todos los empleados que han trabajado y siguen trabajando en ella, a los cuales cabe atribuir gran parte de prestigio que ha adquirido, así como de su permanente fortalecimiento.

Yo tuve la suerte y el placer de conocer a Heinz en el viaje institucional que realicé a Alemania en el año 2000. Y tengo que admitir que esa experiencia fue muy enriquecedora para mí, no sólo en el plano personal, sino también en el, digámoslo así, didáctico.

Comprendí entonces que, para mejorar el perfil y la capacitación de los futuros trabajadores riojanos, parte de su formación se debería desarrollar en la propia empresa. Entonces no ocurría así, pero ahora es algo habitual, es ya un signo distintivo de nuestro sistema de Formación Profesional, un sistema diseñado por nosotros mismos y que facilita esta opción a los estudiantes que se preparan para incorporarse a nuestros sectores más punteros y estratégicos de actividad.

También fue durante ese viaje cuando descubrí que el éxito de esta empresa radicaba en apostar por conceptos tales como el de la investigación, la innovación y el desarrollo, por la creación de productos con valor añadido. Conceptos que, con el transcurrir del tiempo, desde el Gobierno hemos transmitido a nuestras empresas para que los asimilen y se conviertan así en instrumentos activos de su competitividad.

En compensación por estas enseñanzas, por esta apuesta decidida por La Rioja, quiero creer que los riojanos hemos sido unos buenos compañeros de viaje de esta empresa alemana y logroñesa, ayudándole, en la medida de nuestras posibilidades, a desarrollar sus planes de modernización y de expansión.

Así, me permito recordar que, desde 1997, hemos financiado 11 proyectos con una cuantía de 369.000 euros. Proyectos que tenían que ver con el impulso a la calidad industrial de esta empresa, con actuaciones en I+D+i, con políticas de mejora de la competitividad y con otras de carácter medioambiental.

Fruto de esta colaboración es la situación de la que hoy puede presumir esta empresa, convertida en suministradora de maquinaria de última tecnología, pero también, y esto es muy importante, en centro de investigación, de desarrollo y de innovación, en un laboratorio de ideas para crear productos cada vez con un mayor grado de perfeccionamiento.

Mi deseo, hoy que mostramos nuestro agradecimiento público a Heinz y que celebramos el 35 aniversario de la planta logroñesa, es que esta situación se mantenga. Que esta empresa siga siendo un ejemplo por su capacidad productora, pero también por su capacidad investigadora.

Es un deseo que traslado tanto a Heinz como a su hijo, a Ulrich, Presidente de esta Sociedad. Les anuncio desde ahora que el Gobierno de La Rioja, como ha ocurrido siempre, estará a su lado, compartiendo esfuerzos y luchando por el objetivo común de seguir creando empleo y riqueza.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja