3 de junio de 2008

Autoridades,

Premiados, Señoras y Señores, Queridos Amigos:

Los riojanos somos un pueblo solidario. Decidida y profundamente solidario. Un pueblo que ha convertido la solidaridad en una de sus más entrañables, queridas y reconocibles señas de identidad.

Queremos, porque podemos y porque así nos lo exige nuestra conciencia, prestar nuestra ayuda a los que más sufren en el mundo, a los más débiles, a los más necesitados, a los más vulnerables, a los niños y las mujeres, a los enfermos. A aquéllos que menos tienen y que nos tienden sus manos y nos expresan su gratitud por la atención recibida.

Una gratitud que a mí personalmente me ha llegado muy hondo en el reciente viaje que he realizado a Perú, a Chile y a Argentina, donde he visitado diferentes proyectos a la cooperación que está impulsando el Gobierno de La Rioja.

Una gratitud que me estimula y que nos debe estimular a todos para seguir luchando, día a día, a favor de una sociedad más justa y humana, libre de injusticias y de padecimientos. Una sociedad donde todo el mundo pueda hacer realidad sus sueños, desde su dignidad y libertad como personas.

Por ello, hoy es un día muy importante para nosotros, para los riojanos. Un día en que se nos brinda la ocasión de poder agradecer públicamente su ejemplo de compromiso a personas y entidades que han hecho de la solidaridad el motivo principal de su existencia.

Todos y cada uno de los galardonados en el día de hoy son un referente a seguir, un motivo para la esperanza.

Lo es el cantante Juanes, al que agradezco su presencia entre nosotros. Un artista que a su tremendo talento como músico une su no menor talla humana. Hasta el punto de que es tan conocido, y admirado, por sus actuaciones como por su compromiso con diversas causas sociales, entre ellas la de socorrer a las víctimas de las minas antipersonales. Muchas de ellas niños. Todas inocentes.

Es un motivo para la esperanza también el oftalmólogo riojano Julio Yangüela y su Fundación Visión Mundi, por estar librando a miles de bolivianos de la ceguera, así como de la marginación y la exclusión social que esta enfermedad lleva aparejada.

Lo es el matrimonio riojano formado por José Antonio Abad y Beatriz Bañuelos, con una modélica entrega a los niños de Ecuador.

Y lo es, igualmente, la ONG riojana Kaipacha Inti, constituida en Lardero en 2002 y que ha sembrado la ilusión en la Amazonía gracias al hogar infantil, al dispensario médico y a las aulas para la capacitación profesional de jóvenes y mujeres que ha creado en esta zona especialmente inhóspita de Perú.

Por ello, por ser un referente para todos nosotros, os premiamos en el día de hoy.

Os premia un pueblo solidario. Un pueblo que, desde 1995, ha destinado 27,5 millones de euros para poner en marcha iniciativas de cooperación en países en vías de desarrollo. Un pueblo que, en el día de hoy, dice que, a pesar de que España está inmersa en una crisis económica, no lo está nuestra solidaridad. Que vamos a seguir incrementando nuestra ayuda a los que nos necesitan, porque la generosidad no es dar lo que a uno le sobra, sino compartir lo que uno tiene. Sea mucho, poco o casi nada.

Los riojanos sabemos que vamos a seguir contando con vosotros, con todos y con cada uno de vosotros, para hacer llegar nuestra solidaridad al mundo.

‘A Dios le pido’, recita Juanes en esa canción que se ha convertido en un himno al amor en los cinco continentes. Yo os pido a vosotros, a José Antonio Abad, a Beatriz Bañuelos, a Julio Yangüela y a Kaipacha Inti que sigáis ayudando a los bolivianos, a los peruanos y a los ecuatorianos con la misma entrega, con el mismo cariño que hasta ahora. Porque merece la pena. Porque nos necesitan. Y porque es nuestra obligación.

Y a Juanes le pido que no se olvide de que aquí, en La Rioja, tiene miles de seguidores. Personas que le admiran por sus canciones, pero también por su extraordinario corazón.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja