17 de junio de 2010

En primer lugar, quiero felicitar a todos los que habéis contribuido a conseguir estos magníficos resultados. Los frutos de cualquier trabajo que se realice en el ámbito de la Educación no son inmediatos y se deben siempre al esfuerzo continuado de todos sus agentes, por eso creo justo que este acto sea también un merecido reconocimiento a vuestro trabajo. Al mismo tiempo, deseo declarar mi orgullo al hacer hoy públicos los resultados de la primera Evaluación General de Diagnóstico que se ha realizado en nuestro país.

Porque la Comunidad Autónoma de La Rioja ha quedado en primer lugar en tres de las cuatro competencias evaluadas y en un primer puesto global respecto al resto de las Comunidades Autónomas de España y esto ha sido así porque todos los componentes de la comunidad educativa riojana habéis cumplido con el papel que os corresponde: La Rioja, los docentes, el alumnado y sus familias han vuelto a poner de manifiesto, al igual que sucedió en el Informe PISA 2006, su preocupación, dedicación y esfuerzo para avanzar por el camino de la calidad y de la excelencia en la Educación.


Quiero referirme especialmente a los docentes que llevan años trabajando con entusiasmo para que cuando sus alumnos salgan del sistema educativo lo hagan con la preparación que la sociedad necesita y que les posibilite integrarse en el mercado laboral adecuadamente. Los cambios se han sucedido en estos últimos años con gran celeridad y el profesorado riojano ha ido transformándose a ese mismo ritmo, dando la respuesta que demandaban las nuevas realidades, poniéndose al día en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, integrando en el entorno escolar a esos niños y jóvenes que han tenido que abandonar su lugar de nacimiento y asumiendo los cambios metodológicos y didácticos que mejoraban su práctica docente.

En segundo lugar, tengo que señalar el importante papel que han jugado las familias que han interpretado el papel que les corresponde en la Educación de los niños y jóvenes, transmitiéndoles valores, inculcándoles la importancia del esfuerzo y colaborando con los equipos directivos y el profesorado de los centros educativos en el proceso de enseñanza aprendizaje.

Finalmente destacaré el trabajo de los alumnos y alumnas riojanos que han cumplido con sus obligaciones, intentando mejorar día a día con afán de superación y sentido de la responsabilidad.

Por otra parte, quiero referirme también el trabajo que está realizando el Gobierno de La Rioja, por medio de la Consejería de Educación, plenamente consciente de que invertir en Educación es invertir en el futuro de La Rioja. Por eso, el presupuesto educativo de La Rioja registra año tras año un importante incremento para dar cabida a las numerosas necesidades que se plantean en el sistema educativo riojano. Así, desde los 122 millones de euros de 1999, año en que La Rioja asumió las competencias educativas, el presupuesto en Educación ha crecido en un 110% hasta alcanzar los 255 millones de euros.

Pero siendo muy importante la dotación económica que se dedique a la Educación, más importante es que se invierta de forma acertada. Y el Gobierno de La Rioja invierte para avanzar en el desarrollo de acciones ya iniciadas y emprender otras nuevas.

- Para dinamizar y aumentar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación en las aulas, tanto en dotación como en formación y proyectos innovadores.

- Para potenciar las capacidades lingüísticas de docentes y alumnos en idiomas extranjeros, en una fuerte apuesta por el bilingüismo.

- Para progresar en la formación metodológica, técnica y científica del profesorado.

- Para mejorar las competencias en matemáticas, lengua y comprensión lectora de nuestros alumnos.

Y, sobre todo, para consolidar y acrecentar valores humanos tan importantes como el sentido de la responsabilidad y el respeto, piedras angulares sobre las que debe pivotar siempre la Educación:

- El sentido de la responsabilidad, tanto individual como colectiva, con el fin de que todos asumamos las obligaciones que nos correspondan en el ámbito educativo, en el familiar y dentro de la sociedad.

- El respeto hacia uno mismo, incrementando la autonomía personal.

- El respeto a los demás, desarrollando comportamientos solidarios; el respeto al entorno cultural, cuidando y admirando las obras de arte, literarias, musicales que son historia viva de nuestro pasado del que tanto podemos aprender para mejorar; el respeto al medio ambiente como legado vital que tenemos la obligación de entregar a las generaciones que nos sucederán.

En efecto, los datos nos demuestran que el sistema educativo riojano obtiene un rendimiento que en la bibliografía existente es calificado como sistema de equidad, ya que entre otras cosas, la mayoría de nuestros alumnos alcanzan, en mayor o menor medida, las capacidades básicas correspondientes a su nivel educativo, incluso por encima de su índice socioeconómico.

En estos momentos y a la vista de estos resultados, obtenidos a través de esta rigurosa evaluación externa, podemos afirmar que, en términos generales, que el alumnado riojano de 4º de Educación Primaria está mejor preparado que el de otras Comunidades españolas

Mi agradecimiento a todos por haber situado a La Rioja, con estos niveles, a la cabeza de las Comunidades Autónomas:

A las familias por la atención que prestan a sus hijos para que consideren a la Educación como un bien indispensable.

Al alumnado por intentar mejorar día a día, por implicarse en alcanzar esas competencias básicas que tan necesarias le van a ser cuando alcancen la edad adulta

Y sobre todo al profesorado riojano que se forma continuamente, que desarrolla diferentes proyectos de innovación y que día a día pone lo mejor de sí mismo por implicar a sus alumnos en el proceso de enseñanza aprendizaje.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja