CONSTITUCIÓN DEL PLENO DEL CONSEJO ESCOLAR DE LA RIOJA

PEDRO SANZ ALONSO, PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA


Ilmo. Sr. Director General de Planificación, Personal y Centros Docentes,
Sr. Rector Magnífico de la Universidad de La Rioja,
Presidente y Miembros del Consejo Escolar de La Rioja,
Señoras y Señores:


Es un placer y un motivo de orgullo asistir a la constitución del Pleno del Consejo Escolar de La Rioja. Un órgano consultivo que renació renovado ahora hace cuatro años, al amparo de la Ley 3/2004.

En estos cuatro años transcurridos, los riojanos hemos conseguido, desde la ambición, diseñar los perfiles del modelo educativo que anhelábamos para nuestros niños y jóvenes, para nuestros estudiantes.

Un modelo que tiene por objeto formarles en conocimientos y valores. Inculcar en ellos principios tan necesarios como el de la responsabilidad, el respeto, el esfuerzo y la solidaridad. Y prepararles para la vida futura, al servicio del progreso y el desarrollo de nuestra tierra, a través de una educación de calidad con vocación de excelencia.

Una calidad que ha sido puesta de relieve por el prestigioso Informe Pisa, que nos sitúa a la cabeza de las Comunidades Autónomas españolas y a la altura de los diez países con mejor nivel educativo. Y una calidad que ratifican todas las evaluaciones que diagnostican, de forma permanente, externa y objetiva, la excelente salud de nuestro sistema de enseñanza.

Para llegar a esta situación, que nos llena de orgullo y que no supone un punto y final, sino un punto y seguido hacia más altas metas, el Consejo Escolar ha desempeñado un papel activo, entusiasta y enriquecedor, ayudando al Gobierno regional a llevar a buen puerto sus ambiciosas políticas educativas, germen de una sociedad mejor preparada, más competitiva y emprendedora y confiada en sus posibilidades de futuro en los tiempos de dificultades en que nos hallamos.

Por ello, en el día de hoy, cuando legalmente ha concluido el mandato de los Consejeros y cuando se inicia un nuevo periodo de otros cuatro años, tengo obligatoriamente que expresar mi felicitación y reconocimiento a todos los Consejeros, a los recién nombrados y a los salientes, al esfuerzo altruista que implica su pertenencia a este órgano asesor del Gobierno de La Rioja.

Quiero hacer una mención especial al ex Vicepresidente, a Francisco Luis Delgado, por su dedicación y eficiencia demostrada a lo largo de periodo concluido. Y al Presidente, a Miguel Ángel Gallo, una persona que a su extraordinaria trayectoria docente y a su dilatada experiencia en la gestión administrativa une su ejemplar trabajo al frente de esta responsabilidad que seguirá desempeñando en el periodo que ahora se inicia.

Igualmente, deseo agradecer su presencia en este acto, como anfitrión, a José María Martínez de Pisón, la máxima autoridad académica del otro ámbito educativo riojano: el universitario. También digno de elogio.

Estos cuatro años, por ser los primeros de una nueva experiencia, suponían una prueba de fuego en la que el Consejo Escolar tenía que definir su personalidad, consolidarse como un órgano de utilidad operativa, de prestigio y de referencia, para ganarse así el aprecio y respeto de la sociedad riojana; y, al mismo tiempo, la confianza del Gobierno de La Rioja y de la Administración educativa regional.

Al cabo de este tiempo, tengo que afirmar, y además con una gran satisfacción, que lo que hace cuatro años era un sueño hoy es una feliz realidad. Que hoy contamos con el Consejo Escolar al que aspirábamos. Un Consejo que está en consonancia con el dinamismo de nuestro modelo educativo, con nuestras aspiraciones por avanzar por la senda de la excelencia, y con nuestro objetivo de convertir la enseñanza en uno de los ejes principales de impulso a nuestro modelo de sociedad.

Si hubiera que mencionar una razón para explicar este éxito, sólo una, yo señalaría el clima de cordialidad y entendimiento que ha reinado entre los miembros que forman parte del Consejo Escolar, cada uno con sus intereses específicos, pero todos ellos empeñados en la tarea de cumplir con la responsabilidad contraída, desde el diálogo y no desde la confrontación.

Sólo así se explica el consenso alcanzado en cuestiones de gran calado, así como el enorme trabajo desarrollado y la eficiencia del mismo, con todos los dictámenes, informes y propuestas elaborados en tiempo y forma. Un trabajo que nos ha sido de una enorme utilidad, como lo refleja el incremento del grado de aceptación por parte de la Consejería de Educación de las líneas emanadas de este Consejo.

Además de su funcionamiento ágil y eficiente, algo a lo que contribuye decisivamente un Reglamento interno inteligentemente elaborado, del Consejo Escolar quiero destacar también su presencia y participación, en condiciones de igualdad con el resto de Autonomías, en cuantas iniciativas y foros los riojanos necesitábamos estar presentes para hacer valer nuestra voz. Una participación que se ha visto coronada este año con su inclusión en el Consejo Escolar del Estado.

Por todo ello nos felicitamos en el día de hoy.

Ahora se inicia una nueva etapa. Una etapa no menos ilusionante y ambiciosa.

Una etapa en la que el Consejo Escolar tiene como retos más inmediatos la elaboración del Informe sobre el sistema educativo riojano, para cuya materialización ofrezco mi más decidida colaboración.

Otro de sus retos es el de afianzar las virtudes de su funcionamiento interno, perfeccionando aquellos aspectos que la práctica haya demostrado mejorables. Y, finalmente, avanzar en la difusión a la sociedad riojana de lo que este Consejo representa, potenciando la participación en el mismo de todos los sectores con iniciativas que aportar.
Son retos que estoy convencido este Consejo que ahora se renueva va a ser capaz de superar.

Estamos orgullosos por los resultados obtenidos, que nos indican que nos encontramos en el camino correcto. No obstante, somos conscientes de que nos queda un amplio margen para avanzar. Y estoy convencido de que en este caminar hacia el futuro vamos a seguir contando, como hasta ahora, con el apoyo del Consejo Escolar.

Por ello, reitero mi felicitación y agradecimiento a los Consejeros salientes. Y expreso mi bienvenida y ánimo a los recién nombrados, a los que ofrezco todo el apoyo y compromiso del Gobierno de La Rioja para progresar juntos en el afán compartido de que nuestro sistema educativo siga estando entre los mejores.

Muchas gracias.



* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.