14 de octubre de 2008

Excmo. Sr. Consejero de Educación, Cultura y Deporte, D. Luis Alegre Galilea, Padre Prior, D. Juan Ángel Nieto, D. Florentino Martínez y representantes de la Bodega, Galardonados, Miembros del jurado, Queridos Amigos:

Hoy es un día de alegría donde vino y lengua, dos de nuestras más entrañables señas de identidad, se vuelven a encontrar y hermanar en un lugar tan simbólico y querido para los riojanos como es San Millán de la Cogolla.

San Millán y sus monasterios, Yuso y Suso, cuna del español, pero también origen de la extraordinaria calidad de nuestros caldos. Pues no hay que olvidar que fueron los monjes que en siglos pasados aquí moraron los que aplicaron a sus viñedos, de los que obtenían el vino litúrgico, esas modernas técnicas de cultivo y de vinificación que les transmitían los peregrinos y órdenes religiosas europeas que arribaban a estos sagrados lugares.

Por tanto, no se ha podido elegir un mejor escenario para celebrar este acto de exaltación del vino y de la lengua, de la creación literaria y enológica, del arte como instrumento de comunicación y como generador de placer.

Un acto que me brinda la oportunidad de felicitar, con afecto y admiración, a los ganadores de este concurso que, en su primera edición, ha resultado todo un éxito, pues en él han tomado parte 282 personas de todas las Comunidades Autónomas españolas y de más de una quincena de países.

Es mi deseo que estos galardones, que llevan impreso el prestigio de su tierra de procedencia, la tierra del vino y de la lengua, estimulen a Sergio, a María Isabel y a Carlos a continuar escribiendo. A seguir escribiendo del vino y de La Rioja, un deseo que hago extensivo a la totalidad de participantes en este certamen.

También me ofrece la oportunidad este acto de expresar mi más sincero reconocimiento y aplauso a Bodegas Florentino Martínez, de Cordovín, por esta novedosa iniciativa que añade prestigio a sus prestigiosos vinos y que ofrecerá una mayor proyección exterior a nuestra Denominación de Origen.

Una iniciativa que está llena de acierto, pues con ella esta bodega vuelve a poner de manifiesto y de relieve que el vino y la lengua, bien por separado o bien combinados, son dos extraordinarios instrumentos para establecer vínculos de comunicación y de amistad con otros pueblos y otras culturas. En este caso, con la filosofía oriental, a través de estas composiciones poéticas japonesas, de estos haikus, que lucirán las etiquetas del vino Tanka 2004, obtenido de las mejores uvas del carasol de Valdemerque y envejecido en barricas de roble ruso durante tres años.

Dicen los historiadores que los haikus, cuyo nacimiento se remonta a hace más de 1.400 años, eran mensajes cifrados que enviaban por la mañana los amantes a sus amadas para agradecerles los placeres y los favores recibidos la noche anterior, y para fijar nuevas citas.

Placeres distintos, pero igual de gratificantes, a los que obtendrán los degustadores de este fabuloso vino. Degustadores a los que Bodegas Florentino Martínez invita a continuar con el poema que verán impreso en la botella, añadiendo dos versos al haiku para convertirlo en tanka, y expresar así, al estilo de los amantes japoneses, su gratitud por el favor recibido, por el placer experimentado al beber este vino y para establecer nuevas citas con él.

Sé que es una temeridad, pero acepto el reto y al poema ganador en este concurso, al de Sergio Abadía, me atrevo a sumarle esos dos versos reclamados. De siete sílabas, como mandan los cánones. Quedaría así: “En el racimo, / la gota de rocío / de uva en uva / San Millán y Cordovín / orgullo de La Rioja”.

Es probable que haya desvirtuado el original, pero es lo que siento, la admiración que en mí como riojano despiertan el vino y el español que nació en San Millán de la Cogolla, aquí, donde ahora nos encontramos.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja