15 de febrero de 2007

Excmas. e Ilmas. Autoridades,

Presidente del Club de Márketing de La Rioja, D. Ignacio Blanco,

D. Carlos Espinosa de los Monteros,

Señoras y Señores,

Queridos Amigos:

Hoy tenemos entre nosotros, recibiendo el Premio Mercurio Honorífico que anualmente entrega el Club de Márketing de La Rioja, a uno de los grandes directivos de la empresa española: a Carlos Espinosa de los Monteros.

Mencionar su currículo profesional, enumerando las empresas por las que ha pasado y los puestos de responsabilidad pública que ha ocupado, nos llevaría toda la noche. Por ello, sólo reseñar que su extensa carrera profesional ha estado coronada por los mayores éxitos.

Éxitos que los riojanos consideramos, en parte, como propios por la ascendencia arnedana de Carlos, un motivo que nos llena de orgullo, con la creencia de que esa circunstancia, el hecho de que sangre riojana fluya por sus venas, en algo o en mucho le habrá ayudado en su brillantísima trayectoria. Y es que ser riojano imprime carácter.

Y Carlos tiene carácter. Es un directivo de raza. Con instinto. Las empresas se lo disputan. Las empresas de cualquier sector, porque para todos ellos Carlos tiene la receta adecuada, ya que conoce los mercados en profundidad, así como sus reglas de juego y las técnicas de marketing que es preciso aplicar en cada momento.

Ahora, al frente de una empresa automovilística de tanto prestigio como es DaimlerChrysler España, Carlos está actuando con la misma sabiduría y con el mismo espíritu de anticipación que lo ha hecho siempre, lo que está permitiendo a esta firma crecer año tras año en facturación y ventas en un mercado tan competitivo y selectivo como es en el que se mueve.

Su apuesta en DaimlerChrysler España sigue siendo una apuesta por la investigación y el desarrollo tecnológico. Investigación y desarrollo para que los vehículos respondan a los retos que se les plantea en el siglo XXI: respeto al medio ambiente y seguridad frente a los accidentes.

Esta es una de las enseñanzas que podemos aprender de Carlos, una enseñanza que encuentra un campo abonado en La Rioja, donde la I+D+i se ha convertido en uno de los estandartes de nuestros empresarios. Y además con enormes éxitos, como lo demuestran, por ejemplo, nuestros datos de exportaciones, con una balanza comercial muy positiva.

La otra enseñanza la ha formulado en varias ocasiones, cuando se le ha preguntado qué cualidades debe tener el directivo de una empresa. Entonces ha dicho que "la función de un presidente es parecida a la de un director de orquesta que debe procurar contar con los mejores solistas y lograr que haya armonía en el conjunto".

Capital humano y capital tecnológico, por tanto. Estas son las fórmulas del éxito para cualquier empresa. Dos fórmulas que se asentarán todavía más entre nuestro tejido productivo gracias a este reconocimiento que hoy tributa a Carlos el Club de Márketing de La Rioja con este Premio que pretende ser, en primer lugar, un homenaje, pero también un pretexto para la transferencia de conocimientos entre empresarios de relieve nacional, como Carlos, y los empresarios riojanos.

Y eso es de alabar. Es de alabar esta iniciativa del Club del Marketing de La Rioja y sus esfuerzos diarios por mejorar la competitividad de nuestros empresarios. Mejorarla bien con su asesoramiento diario, con la preparación de profesionales en su Escuela Superior de Marketing o bien a través del Aula Magna. Un Aula Magna que en la noche de hoy reúne alrededor de 300 empresarios riojanos para asistir a tres conferencias: de Carlos Gil, de Fernando Beltrán y de Carlos Espinosa de los Monteros.

Sólo me resta felicitarle al Club de Marketing de La Rioja por esta extraordinaria oportunidad que brinda a nuestros empresarios de enriquecer sus conocimientos. Y decirle a Carlos que, él que ha estado al frente de una importantísima bodega (González Byass), si algún día desea regresar al mundo de los vinos, que piense en La Rioja, que piense en la tierra de la que desciende, y que piense en nuestros vinos, en esos vinos que le permitirán impulsar todavía más su ya de por sí ejemplar carrera profesional.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA