22 de octubre de 2015
José Ignacio Ceniceros, presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja

Decano del Colegio Oficial de Economistas de La Rioja.Premiado.Señoras y señores.

Quiero que mis primeras palabras sean para felicitar a Pelayo de la Mata, Marqués de Vargas, por el Premio Economista Gran Reserva 2015, que con todo merecimiento viene a reconocer su extraordinaria trayectoria profesional y su especial vinculación con La Rioja.

Junto a mi enhorabuena al premiado, deseo agradecer al Colegio Oficial de Economistas de La Rioja y a su Decano, Ernesto Gómez, la amable invitación que me habéis dirigido para compartir con vosotros este acto, así como saludar a cuantos nos acompañan.

La Rioja es cuna de empresarios, emprendedores y economistas, que habéis contribuido con vuestro quehacer profesional al desarrollo y al progreso de nuestra región, hasta situarla en una posición privilegiada, a pesar de los tiempos de dificultad y crisis que hemos vivido.

En este contexto, el Colegio de Economistas de La Rioja ha jugado un papel fundamental, no sólo para defender los intereses y el desarrollo profesional de los economistas y titulares mercantiles, sino para favorecer el bienestar y la prosperidad de La Rioja y los riojanos.

Para poner en valor el importante trabajo que desarrolláis en favor de la sociedad, hace cuatro años, el Colegio de Economistas tuvo la excelente idea de crear el Premio Economista Gran Reserva, que ya ha distinguido la labor de Alejandro Bezares y Juan Antonio Lázaro.

Hoy, Pelayo de la Mata suma su nombre al selecto grupo de prestigiosos economistas que han sido reconocidos por sus propios compañeros de profesión como un ejemplo a seguir. Permitidme deciros, en lenguaje coloquial, que de casta le viene al galgo.

Hijo de Hilario de la Mata, su padre fue un ilustre logroñés, presidente de las Bodegas Franco Españolas y considerado el gran difusor del vino de Rioja en Madrid, a través de la empresa de distribución que fundó en 1942 y que llevaba su nombre.

Por su simpatía y talento, Hilario de la Mata abrió puertas que hasta entonces parecían infranqueables para nuestro buque insignia y contribuyó a posicionar nuestros vinos como uno de los más prestigiosos del mundo, en un contexto competitivo y exigente.

Creo que Pelayo ha heredado la personalidad emprendedora y audaz de su padre. Representa la segunda generación, que inició su actividad en los años 70 y que, tras el fallecimiento del fundador, impulsó el crecimiento y diversificación del Grupo Varma.

Un grupo único, familiar y español, formado por Importaciones y Exportaciones Varma, Alimentación Varma y el Grupo Vinícola Marqués de Vargas, del que forman parte las Bodegas Marqués de Vargas y otras dos en las denominaciones del Duero y Albariño.

No quiero repetir lo que se ha dicho acerca del premiado y la expansión del negocio que puso en marcha su padre, con la creación del grupo líder en importación y distribución de vinos y espirituosos en España, que emplea a unas 180 personas y exporta a más de 30 países.

Pero creo que no se puede hablar de Pelayo de la Mata sin hablar de La Rioja, ni hablar de La Rioja sin hablar del Grupo Vinícola Marqués de Vargas. Porque Pelayo siempre ha tenido presente el cariño por su tierra y ha sabido impulsar el buen nombre de La Rioja.

Por ello, junto a mi enhorabuena y felicitación, quiero expresarle al premiado toda mi gratitud por llevar siempre nuestra comunidad en su corazón y por ayudarnos a abrir La Rioja al mundo: uno de los principales retos del Gobierno que presido.

Como sabéis, La Rioja está en buena posición para crecer y crear empleo. Somos la segunda comunidad con menor tasa de paro y, por primera vez en seis años, hemos reducido el umbral de los 20.000 desempleados.

Ya son ocho los meses consecutivos en los que ha disminuido el paro en La Rioja. Nuestro objetivo es consolidar el crecimiento, ganar en competitividad y generar riqueza y empleo. Diría más: nuestro objetivo es hacer de La Rioja una comunidad con el empleo.

Salir al exterior y abrir La Rioja al mundo son pasos que nos pueden ayudar a crear más y mejor empleo, incrementar las empresas exportadoras, aumentar el volumen de ventas en el extranjero y afianzar nuestra esperanzadora situación.

Para ello, para impulsar la internacionalización de La Rioja, necesitamos la iniciativa, innovación y talento de los emprendedores, empresarios y economistas riojanos, siguiendo la estela del trabajo bien hecho que va dejando a su paso Pelayo de la Mata.

Una de las virtudes que distingue a nuestro premiado es su admirable capacidad para crear marcas, darles valor añadido y aumentar así su valor en el mercado. Los riojanos tenemos la suerte de poseer la mejor marca y nuestro reto es obtener su máximo rendimiento.

Así que me gustaría aprovechar este acto para hacer un llamamiento a todos para sumar esfuerzos en la proyección exterior de La Rioja y caminar juntos en la misma dirección, a fin de elaborar una estrategia integral para abrirnos con decisión y éxito al mundo.

Creo que Pelayo de la Mata es un buen ejemplo del éxito del trabajo bien hecho y estoy seguro de que no habría llegado tan lejos si no hubiera sido riojano de corazón, ni sin un ejercicio excelente de su profesión, como hoy vienen a destacar sus propios compañeros.

Por ello, mi más sincera felicitación para Pelayo y mi invitación a los economistas riojanos a seguir trabajando por el bienestar y progreso de La Rioja, guiados por los valores que le transmitió su padre: la ética en los negocios, la cultura del esfuerzo y la búsqueda de la excelencia.

Muchas gracias.