21 de diciembre de 2004

Presidente de la Asociación Riojana de la Empresa Familiar,

Excmas. e Ilmas. Autoridades,

Presidentes de la Cámara de Comercio y de la FER,

Representantes de Conservas Cidacos,

Señoras y Señores:

Siempre es un orgullo premiar a una empresa riojana, expresarle público agradecimiento por su contribución a la generación de riqueza y de puestos de trabajo en esta tierra.

Pero si, como en este caso, la empresa a la que se rinde homenaje es una empresa familiar y riojana, el motivo de satisfacción se acrecienta.

Se acrecienta porque estamos aplaudiendo los méritos de una empresa que ha sido puesta en marcha por riojanos, por unos riojanos emprendedores y con visión de futuro, por riojanos ambiciosos y comprometidos con su tierra y con el porvenir de La Rioja. Por riojanos que han arriesgado su dinero, que han hipotecado su tiempo libre y que dedican el cien por cien de sus esfuerzos a sacar adelante una empresa, su mejor patrimonio, que heredaron de sus padres y que dejarán en herencia a sus hijos, en una suerte de carrera de relevos. Una empresa que ha nacido con el apellido de riojana y que, como tal, nos garantiza que su aspiración es permanecer en la tierra que le vio nacer y que su principal referencia es La Rioja y su progreso.

Conservas Cidacos, que se ha hecho merecedora del Premio de la Empresa Familiar, en su segunda edición, es un claro ejemplo de ello.

Su trayectoria es un modelo de perseverancia, de evolución en positivo, de saber interpretar las claves de los nuevos tiempos para adaptarse a ellos y continuar creciendo, garantizando así no sólo su presente, sino también su futuro.

Al evocar su historia, nos tenemos que remontar necesariamente a José María y a Isidora, que en 1950 iniciaron en su propia vivienda de Autol su actividad conservera.

54 años después, y gracias a ese esfuerzo primero y a los que se han ido encadenando con posterioridad, Conservas Cidacos cuenta con seis factorías (cuatro en España y dos en China) y facturó el año pasado por valor de 67,26 millones de euros.

Unos datos que nos llenan de orgullo a todos los riojanos y que representan el mejor homenaje que se puede rendir a sus fundadores.

Conociendo La Rioja y el carácter emprendedor de los riojanos, no me cabe la menor duda de que en esta tierra existen muchos José Marías y muchas Isidoras. Personas que ya han dado el paso de crear su propia empresa, que están a punto de hacerlo o que mantienen la duda.

Personas que se juegan mucho en el empeño y que, por tanto, necesitan que se les transmita seguridad, que se les ayude a llevar a buen puerto sus proyectos, que se sientan acompañadas, orientadas, respaldadas, que cuenten con ejemplos a seguir.

Por ello, son importantes estos premios instituidos por la Asociación Riojana de la Empresa Familiar.

Son importantes porque nos ponen de relieve empresas que pueden actuar como una referencia sumamente útil y provechosa.

En este caso, Conservas Cidacos. Una empresa que ha caminado sin precipitación, paso a paso, meditando sus decisiones y planificando perfectamente sus actuaciones, sin dar cuartel a la improvisación pero sin instalarse en el inmovilismo, en el conformismo, una tentación que puede resultar letal para las empresas familiares.

Conservas Cidacos ha interpretado correctamente las claves de la globalización.

Ha comprendido que ya no existen fronteras y que hay que actuar sin complejos ante las multinacionales. Que hay que salir al exterior con un producto diferenciado, con un plus de calidad, por lo que es preciso invertir en desarrollo e innovación y en toda esa serie de factores que inciden directamente en la competitividad.

Consecuencia de todo ello son sus extraordinarios resultados económicos, su presencia en cada vez más mercados nacionales e internacionales.

El Gobierno de La Rioja es consciente de la importancia de las empresas familiares en nuestra realidad productiva. Y sabe que dos de los retos a los que se enfrenta son el de la continuidad del negocio y su permanencia en La Rioja.

Por ello, ha adoptado las iniciativas que todos ustedes conocen, iniciativas que se traducen en que, hoy por hoy, La Rioja posee uno de los mejores marcos normativos y fiscales para la creación y desarrollo de este tipo de empresas.

Nuestra intención no es otra que cada día surjan nuevas empresas familiares, empresas que se comprometan con el desarrollo de La Rioja y con la prosperidad de los riojanos. Empresas a las que prestaremos todo nuestro apoyo para que nos hagan sentir tan orgullosos como Conservas Cidacos, a la que hoy expresamos la gratitud y el reconocimiento de la sociedad riojana en su conjunto y a la que deseamos todos los éxitos posibles en el futuro.

Muchas gracias.

*Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA