5 de diciembre de 2012

Representantes del Banco de Alimentos, Autoridades, Empresas e Instituciones distinguidas con los diplomas Amigos y Alimentos, Queridos Amigos:

En primer lugar, mi felicitación más sincera, y llena de gratitud, al conjunto de los galardonados en el acto de hoy y mi agradecimiento al Banco de Alimentos por conceder, nuevamente, al Gobierno de La Rioja uno de sus prestigiosos diplomas, que recibo con honor.

Tras años y años de modélica trayectoria, de ilusión y de un trabajo sumamente provechoso, tengo que confesar que el Banco de Alimentos se ha convertido en una suerte de evaluador externo de la labor que el Gobierno regional desarrolla. Y el hecho de que hoy nos vuelva a distinguir significa, o quiero interpretarlo así, que aprueba nuestras políticas a favor de los más necesitados, nuestras actuaciones en pro de la inclusión social y nuestros desvelos por construir una sociedad que ofrezca posibilidades de vida y de trabajo a todo el mundo.

Por ello, gracias; al tiempo que reitero mi compromiso de seguir ahondando en esta línea iniciada y por la que ya llevamos tiempo transitado. Y es que La Rioja no se conforma con ser ejemplar en materia de cooperación con países en vías de desarrollo, sino que quiere serlo también en la erradicación de las bolsas de marginalidad y pobreza que puedan existir dentro de nuestra Comunidad.

Compruebo con satisfacción que, junto con el Gobierno de La Rioja, hay otras empresas e instituciones que repiten en este acto anual de reconocimiento, que se celebra siempre a las puertas de la Navidad. Ello quiere decir que el Banco de Alimentos, la causa que abandera, crea adicción, una sana y saludable adicción. Y veo igualmente que otros nuevos se incorporan, fortaleciendo esta gran familia de la que ya formamos parte y sirviendo de acicate a otros para que imiten nuestro ejemplo.

En tiempos de crisis económica los bancos adquieren un protagonismo especial. Y también, cómo no, el Banco de Alimentos. Ya que si su labor ha sido extraordinaria desde su nacimiento en La Rioja, ésta cobra especial sentido en estos tiempos de incertidumbre económica y de dificultad para las familias.

El Banco de Alimentos es una ayuda fundamental para los que menos tienen, pero su existencia supone, sobre todo, un toque de atención a nuestras conciencias. Nos descubre que en ocasiones no hay que alzar la vista demasiado lejos para encontrar a familias con necesidades tan primarias como es la alimentación. Y nos descubre también que basta con una pequeña ayuda para poner remedio a estas situaciones.

La Rioja, justo es admitirlo, no presenta grandes problemas en este ámbito, pero el hecho de que existan personas necesitadas, gran parte de ellas como resultado de un fenómeno migratorio no correctamente gestionado por quien corresponde, nos obliga a estar alerta y poner todos los medios a nuestro alcance para evitar que las bolsas de marginalidad y pobreza se enquisten.

Estar alerta para, en primer lugar, satisfacer las necesidades básicas de estas personas, prestarles la atención sanitaria y social que precisan y garantizar la escolarización de sus hijos. Y, en segundo, para tratar de capacitarlas profesionalmente a fin de facilitarles el acceso a un puesto de trabajo que les brinde la autonomía necesaria para desarrollar su proyecto de vida, colaborando al progreso de nuestra tierra.

En ese primer estadio de actuación, el más urgente de todos, el Gobierno de La Rioja está hallando la inestimable ayuda y colaboración del Banco de Alimentos de La Rioja, así como de las empresas e instituciones que hoy han recibido el diploma Amigos y Alimentos.

Por ello les reitero mi gratitud y les animo a que entre todos contribuyamos a generalizar con nuestro ejemplo, todavía más, entre los riojanos el valor de la solidaridad como instrumento para alcanzar la sociedad a la que todos aspiramos. Una sociedad más justa y más libre. Una sociedad pensada por y para las personas. Una sociedad construida a la medida de la dignidad humana.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja