19 de diciembre de 2006

Representantes del Banco de Alimentos,

Autoridades,

Empresas e Instituciones distinguidas con los diplomas Amigos y Alimentos,

Queridos Amigos:

Deseo, en primer lugar, agradecer al Banco de Alimentos de La Rioja el haber reservado uno de sus diplomas, un año más, al Gobierno de La Rioja, lo que nos obliga a incrementar nuestros esfuerzos a favor de una sociedad solidaria, integradora y con igualdad de oportunidades para todos, un objetivo que constituye una auténtica prioridad para nosotros.

Y deseo agradecer también a las empresas e instituciones que hoy han visto reconocida su labor en esta misma línea, siendo un ejemplo para la sociedad riojana en su conjunto.

Entre todos, estamos asentando la idea de que una sociedad del bienestar como la riojana no lo es plenamente en la medida en que no participan de sus beneficios todas y cada una de las personas que viven en esta Comunidad Autónoma, en la medida en que existan situaciones de marginación, de exclusión, en la medida en que todos los riojanos no tengan posibilidades plenas de desarrollar su proyecto de vida en libertad.

El Banco de Alimentos de La Rioja juega un papel fundamental en señalarnos que no sólo existen necesitados en los países en vías de desarrollo, sino que en nuestros mismos pueblos y ciudades, conviviendo con nosotros, se hallan personas que necesitan de nuestra solidaridad. Una solidaridad que, de una manera muy preferente, se tiene que centrar en un primer momento en satisfacer sus necesidades básicas (como es la alimentación) para posteriormente, o de forma paralela, mejor dicho, emprender otras acciones de inclusión social y laboral.

El Gobierno de La Rioja es muy consciente de sus obligaciones en esta materia. Y por ello son tan numerosas las acciones que desarrolla desde los más diversos ámbitos para favorecer la integración de todos los riojanos: desde el laboral, desde el educativo, desde el sanitario, desde el asistencial…

Y los resultados están a la vista. Sin embargo, la llegada masiva de personas a nuestra tierra está creando una situación nueva que nos obliga a actuar con urgencia, en la medida de nuestras posibilidades, y en la mayoría de los casos sin el respaldo del Gobierno central, para evitar que surjan bolsas de marginalidad, y que éstas se enquisten.

Entre todos estamos haciendo todo lo humanamente posible para que esto no ocurra. Y el Banco de Alimentos de La Rioja está siendo una pieza clave. Y, además, de una manera original: haciendo llegar a estas personas alimentos que están en perfecto estado pero que, por una u otra causa, no pueden dirigirse al circuito comercial.

Es una labor que deseo poner de relieve en este acto. Y poner de relieve el apoyo de las empresas e instituciones que colaboran en esta causa y que hoy han visto reconocido su ejemplo con estos diplomas que con tanto prestigio gozan. Unos diplomas que suponen un estímulo para quienes los recibimos y una invitación para el resto de la sociedad riojana a practicar la solidaridad. A practicar la solidaridad con el denominado Tercer Mundo, pero a hacerlo también con los marginados del Primer Mundo, con sus vecinos y conciudadanos. Con esas personas que les tienden la mano para no caer en el pozo de la miseria, en la exclusión; que piden su ayuda para integrarse plenamente en nuestra sociedad, para participar plenamente de ella, con sus derechos y obligaciones.

Por lo que supone de caminar hacia ese modelo de sociedad que todos anhelamos, reitero mi reconocimiento al Banco de Alimentos de La Rioja y mi felicitación a todos los hoy premiados.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA