30 de enero de 2003

Excelentísimas e Ilustrísimas autoridades,

Señoras y señores:

La Rioja, reconocida y admirada internacionalmente por ser el lugar de nacimiento de la lengua castellana y por ser el paraíso natural de los grandes vinos, acude este año a esta prestigiosa feria, escaparate de lujo y referencia del turismo de calidad, convencida de que, como en ocasiones anteriores, va a conseguir deslumbrar y sorprender a todos cuantos se acerquen a visitar su pabellón institucional.

Porque La Rioja, queridos amigos, es una sorpresa constante y permanente, incluso para los que hemos nacido allí.

Es una sorpresa por la rotundidad y belleza de sus paisajes, por la suntuosidad de sus monumentos, por la elocuencia silenciosa de sus yacimientos arqueológicos, por la riqueza de su gastronomía (recia y sabrosa), por la calidez y generosidad de sus gentes y por la vigencia de una cultura ancestral que se expresa en múltiples y atractivas manifestaciones.

Es una sorpresa por ese aroma vivo, por esos colores amables y por ese sabor a campo que invitan a paladear La Rioja en pequeños sorbos, degustando con los cinco sentidos cada una de las sensaciones que de ella emanan.

Muchos son los caminos para llegar a La Rioja, porque La Rioja es tierra de caminos, de caminos que se unen, que se entrecruzan y que se bifurcan. De Caminos como el jacobeo, por donde los peregrinos acuden a pie de todos los puntos de España y de Europa. O como el Camino de la Lengua Castellana, que ha sido declarado por el Consejo de Europa Itinerario Cultural Europeo y que refuerza el valor de San Millán de la Cogolla, Patrimonio de la Humanidad, como cuna de nuestro idioma común.

O esos otros caminos que se transforman en vías verdes y que discurren por antiguos trazados de ferrocarril. O esos otros que en forma de senderos se adentran en nuestros bosques y en nuestros valles.

Caminos todos ellos que convierten a La Rioja en un lugar para el encuentro y para el deleite. En un lugar para el reposo y el paseo. En un lugar para disfrutar de un ocio activo y creativo.

Aunque La Rioja, por todos los matices que encierra, es inabarcable e indefinible, este pabellón en el que ahora nos encontramos trata de sintetizar, de una forma amena, útil e ilustrativa, todo lo que acabo de decirles.

Quien se acerque a él encontrará, por supuesto, información sobre esos baluartes que, como el vino y el castellano, se han convertido en nuestras principales señas de identidad, en un indisimulable orgullo para los riojanos y en una de nuestras mejores tarjetas de presentación.

Pero encontrará también La Rioja menos conocida, La Rioja de las sorpresas, de esas sorpresas que se extienden de Este a Oeste y de Norte a Sur y que configuran esa Rioja múltiple, variada y, por ello, enormemente atractiva.

Encontrará los mayores y mejor conservados yacimientos de huellas de dinosaurio de Europa.

Encontrará uno de los tres únicos observatorios de buitres que existen en el mundo.

Encontrará la más amplia y moderna estación de esquí del Norte de España (Valdezcaray), recién remodelada y ahora mismo cubierta de nieve.

Encontrará ese paisaje del que les he hablado y que no sólo es apetecible a la vista, sino que invita a la actividad: a practicar el golf en los campos, a punto de inaugurarse, de Logroño y de Cirueña.

A practicar el relajante ejercicio de la contemplación de la vida silvestre en el Parque Natural de Cebollera.

A practicar cuantos deportes de aventura puedan imaginar, bien en nuestros ríos o en nuestra escarpada orografía.

A practicar el sano turismo rural en los albergues, casas rurales y hospederías.

A adentrarse por la ruta de los monasterios que se extiende por toda nuestra geografía y que tiene su punto de referencia, su punto culminante, en el cenobio de Yuso, de San Millán de la Cogolla, y en el de Suso, donde Gonzalo de Berceo, el primer poeta castellano, escribía sus composiciones poéticas y que estos días acaba de reinaugurarse con un semblante rejuvenecido.

A adentrarse por la ruta de nuestras bodegas, centenarias muchas de ellas, donde la aventura es una aventura de los sentidos.

O a dejarse seducir por las plásticas manifestaciones culturales que muestran la cara más fervorosa y religiosa de La Rioja, entre la que me permito señalar la Semana Santa de Logroño, singular por su escenificación y conmovedora por su capacidad para activar los sentimientos más profundos.

Esta es La Rioja que queremos mostrarles. Una tierra donde cada rincón es un mundo y donde cada mundo es una ocasión para el disfrute.

Es La Rioja, como ven, una tierra para visitar despacio, sin prisa, con los sentidos abiertos y con el ánimo dispuesto.

Es La Rioja una región que quiere divulgar sus bondades para que nadie se pierda la oportunidad de conocerla, de paladearla, de sentirla.

Como les he dicho, muchos son los caminos para llegar a La Rioja, caminos cada vez más modernos y ágiles: como el aeropuerto de Logroño-Agoncillo, que está a punto de abrir sus puertas; la alta velocidad ferroviaria, que pronto será una realidad, o las cada vez más seguras y modernas carreteras que a La Rioja confluyen desde todos los vértices de España.

Es La Rioja tradicional y moderna. La Rioja que combina sus ancestrales atributos con las más novedosas y audaces ofertas para disfrutar de ellos.

Y es que La Rioja es una región que aspira a abrirse cada vez más al mundo desde esas singularidades y particularidades que la hacen diferente y tentadora. Que aspira a ser punto de cita y de concurrencia en ese Palacio de Congresos y Auditorio de La Rioja actualmente en construcción.

Es La Rioja, en definitiva, como dice el eslógan de este pabellón, un punto y aparte. Un punto y aparte para desconectar de la rutina y para engancharse a esta aventura que para cada visitante es distinta e irrepetible, como tendrán ocasión de comprobar si se acercan a la tierra a la que pertenezco y a la que amo, a esa Rioja a la que desde aquí les invito a conocer. Muchas gracias.

(*) Este texto puede ser variado, ampliado u omitido parcialmente por el orador durante su intervención.

PEDRO SANZ ALONSO - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA