12 de septiembre de 2014

Sr. Rector Magnífico de la Universidad de La Rioja,

Sr. Presidente del Consejo Social,

Sr. Rector de la UNIR,

Sr. Rector de la Universidad Pública de Navarra y presidente del Campus Iberus, Vicerrectores, Excelentísimas e Ilustrísimas Autoridades, Miembros de la Comunidad Universitaria,Señoras y Señores:

Un año más, representantes de los diferentes sectores de la sociedad riojana acudimos a la convocatoria realizada por la Universidad de La Rioja con el objetivo de compartir con ella nuestros mejores deseos y la mayor esperanza para que se cumplan todas las metas y objetivos de la comunidad universitaria para este curso académico 2014-2015.

Con esta aspiración, compartida y sentida por el conjunto de la sociedad riojana, mis primeras palabras tienen que ser de bienvenida al nuevo curso a toda la comunidad universitaria, pero también de estímulo y de aliento para seguir desarrollando una labor que resulta de vital importancia para La Rioja. Estímulo y aliento porque a vosotros os corresponde asumir, en primer lugar, el protagonismo que con carácter anual impulsa el campus riojano: al equipo rectoral, al Consejo Social, a los profesores, al Personal de Administración y Servicios, y a los estudiantes.

Un impulso en el que vais a hallar, como así se ha plasmado hasta ahora, el más decidido apoyo y acompañamiento del Gobierno de La Rioja. Y no me cabe la menor duda de que también del resto de instituciones, agentes sociales y económicos, colectivos y asociaciones, que han comprometido desde el primer día su respaldo a esta Universidad, que se ha convertido, de esta manera, en un proyecto socialmente compartido.

Quiero, también, expresar mi felicitación a la doctora Sylvia Sastre i Riba por su magnífica lección inaugural, centrada en el análisis de ‘la mente humana como motor de progreso y desarrollo’. Una cuestión de actualidad perenne y que nos debería invitar a reflexionar sobre todos aquellos aspectos que inciden en la formación de "esa compleja maquinaria" que es la mente humana, un concepto global que atiende no sólo a aspectos lógicos o psíquicos, sino también culturales y sociales. Si me permiten dar la vuelta al eslogan del empirismo, deberíamos decir que "no hay nada en la realidad que antes no haya estado en la mente", de manera que hagamos de las ideas verdaderos motores generadores de realidades. Felicidades, Doctora Sastre.

La Universidad de La Rioja inicia hoy su vigésimo tercer curso, tras veintidós años de andadura, desarrollando una universidad con identidad propia, de prestigio, diferenciada, viva, dinámica, competitiva, atractiva y fuente de progreso, de valores y conocimientos para los riojanos. Una universidad imbricada en el entorno social y económico, colaboradora y siempre dispuesta a aportar y transferir el conocimiento que genera, fruto de su tarea investigadora e innovadora, que ayude a seguir construyendo La Rioja que todos deseamos, La Rioja del futuro.

Veintidós años en los que la Universidad de La Rioja ha conseguido ocupar el papel protagonista que le corresponde en la sociedad riojana, y que mi Gobierno ha querido promover a través de actuaciones singulares, como la crucial Oficina de Asuntos Económicos, que hemos puesto en marcha con la vista puesta en La Rioja del mañana.

En palabras del recientemente fallecido presidente del Banco Santander, Emilio Botín, "la Universidad debe tener un liderazgo social para jugar un papel activo y que contribuya al desarrollo social, institucional, cultural y económico de los diferentes países".

Con motivo de la inauguración del curso pasado 2013-2014 enfatizaba la importancia de seguir confiando en la comunidad universitaria, desde la perspectiva según la cual el destino de La Rioja y el de su universidad deben estar íntimamente ligados. Confianza en su estabilidad y funcionamiento. Confianza, también, en que este Gobierno siempre estaría detrás, apoyando los programas y proyectos que emanaran desde los diferentes ámbitos creativos de la propia Universidad, aportando más del 80% de su presupuesto. Ya entonces manifesté que era preciso "seguir garantizando a la Universidad los recursos financieros para su funcionamiento, todo ello dentro de las perspectivas y necesidades formativas de los tiempos en los que nos encontramos".

Fruto de ese compromiso ha resultado el incremento del 2% para el año 2015 en la financiación de la Universidad que, como ha destacado el Rector en su discurso, es clave para su futuro. Un incremento plasmado en el II Plan Plurianual para el bienio 2014-2015, que engloba tanto la financiación básica, con más de 62,8 millones de euros para gastos corrientes e infraestructuras, como la financiación condicionada, con diferentes áreas para reordenar la oferta docente, para la mejora de la docencia, la investigación y la gestión, así como para el fomento de la internacionalización, la empleabilidad, la presencia de la Universidad en la sociedad riojana o la práctica del deporte universitario.

Los riojanos vamos a seguir invirtiendo con generosidad en nuestra Universidad, porque nos sentimos plenamente identificados con ella y afectivamente vinculados a ella. Porque invertir en nuestra Universidad es invertir en nosotros mismos y en nuestro futuro.

Firmemente convencidos como estamos de que la investigación y la innovación deben seguir siendo las llaves que nos abran las puertas de los nuevos tiempos, el Gobierno de La Rioja y la Universidad vamos a firmar en breve un nuevo convenio que tiene como objetivo lograr una investigación firme. Una investigación que se construya de manera sólida y que tenga en cuenta las líneas estratégicas de esta comunidad, que fueron ya explicitadas en el Convenio General de Financiación firmado por ambas instituciones. Un convenio que va a suponer una financiación adicional de más de 1,17 millones de euros, y que se configura en torno a tres grandes líneas de desarrollo.

La primera supone un aumento para este curso académico que hoy inauguramos de las becas de investigación predoctoral, que se incrementan en cuatro, mediante una convocatoria extraordinaria que se suma a la ya realizada por la propia Universidad. Estoy seguro de que abrirá el campo de oportunidades de formación e investigación de los más jóvenes, de los alumnos y alumnas que, recién graduados, sienten la vocación investigadora, y cuya ilusión y talento debemos contribuir a desarrollar, porque de ello surgirán los frutos que recogeremos en forma de nuevas tesis doctoral, de conocimiento puesto al servicio de todos, de la mejora de la UR y de la sociedad.

La segunda línea de acción tiene un valor excepcional porque se centra en la captación de talento internacional en aspectos estratégicos para La Rioja, como son la investigación en Paleontología y Lengua Española.

La novedosa convocatoria internacional que, como ya ha anunciado el Rector, se publicará en las próximas semanas abre las puertas de nuestra Universidad a aquellos investigadores de reconocido y acreditado prestigio que encuentren un especial atractivo en venir a nuestra tierra a poner las bases de lo que debería de convertirse en dos focos de referencia científica. En La Rioja se encuentra el mayor número de icnitas de dinosaurio del mundo, un patrimonio paleontológico que se convierte en una fuente de riqueza y un lugar privilegiado para su estudio. La Rioja debe dar un nuevo impulso para seguir siendo un punto de referencia en el mundo científico y para ello contaremos a lo largo de este curso con un investigador específico, y con un joven investigador que desarrolle su tesis doctoral en este nuevo germen de producción de conocimiento y transmisión del mismo al conjunto de la sociedad.

Y no de menor valor estratégico, ya no sólo para el desarrollo de esta Comunidad sino también para la propia identidad de los riojanos, es la Lengua Española, cuyos orígenes escritos tienen su referencia universal en los Monasterio de Suso y Yuso, en San Millán de la Cogolla.

Pues bien, creo que tampoco en este ámbito podemos dejar de ser un referente científico de primer orden a escala internacional. Todos sabéis la demanda creciente de muchos universitarios de todo el mundo por aprender el español como segunda lengua. La Universidad de La Rioja tiene ahí un gran nicho de crecimiento, un potencial que puede hacerse realidad si ponemos los sólidos fundamentos de una investigación innovadora y rigurosa sobre todo lo referido a la adquisición del español como segunda lengua, su aprendizaje y su enseñanza.

Confío que esta novedosa incorporación de jóvenes investigadores y de talento internacional sirvan de estímulo para desarrollar líneas semejantes en otras áreas de conocimiento en un futuro inmediato, porque quienes conformáis la comunidad universitaria sabéis muy bien que una clave determinante para la excelencia a la que todos aspiramos, pasa por una investigación de calidad. Pues bien, esto es iniciar un nuevo camino conjunto, levantar las miras de nuestra misión, y apuntar con criterio y con convicción hacia una universidad de futuro.

Y en tercer lugar, pero no menos importante, debo referirme al nuevo programa de ayudas para la internacionalización del profesorado, financiando estancias en universidades o centros de reconocido prestigio. Gracias a esta nueva línea de acción, los profesores podrán desarrollar sus investigaciones en las condiciones y con los medios adecuados en centros o universidades extranjeros y vinculados a otros grupos, de manera que se fomente la interconexión, creando una sólida red internacional. Estoy seguro de que ello va a contribuir poderosamente a fortalecer y ampliar ese eje estratégico de la internacionalización de nuestra Universidad que el Rector y su equipo se han marcado como uno de sus objetivos fundamentales, y que en el futuro redundará, sin duda, en beneficio del entramado social y educativo de La Rioja.

A todo ello debemos añadir todos los convenios o planes vigentes y de carácter anual, cuya totalidad supone la financiación por parte del Gobierno de La Rioja de más del 80% del presupuesto anual de la Universidad y cuya ejecución se contempla desde el máximo respeto a su autonomía, recogida en la normativa vigente.

Con todo ello, y de común acuerdo con la Universidad, queremos contribuir a que el personal docente actualice su formación en las exigencias más actuales e innovadoras y que todo ello repercuta en la mejora de la formación de los alumnos.

Una vez más, el tiempo nos demuestra que ejercer las responsabilidades legislativas y administrativas de manera cercana al ciudadano y a las diferentes instituciones nos garantiza mayor eficacia en la toma de decisiones, ya que éstas dimanan del conocimiento cercano de las necesidades y problemas a los que debemos dirigir nuestra dedicación diaria.

Albergo, por tanto, la esperanza de que los nuevos retos a los que nos enfrentamos no son tanto obstáculos como oportunidades para seguir avanzando, para continuar ahondando en el carácter riojano, al tiempo que universal, de nuestra Universidad, para seguir haciendo de esta institución una fuente de generación de emprendedores, que participen y transfieran a las empresas todo el conocimiento adquirido, incrementando las potencialidades de investigación, desarrollo e innovación que hagan de La Rioja un entorno atractivo para el talento investigador.

Una vez más reitero que, en esta línea de construcción y desarrollo de nuestra Universidad, encontrarán siempre a su lado al Gobierno de La Rioja, como así ha sido hasta ahora, desde el convencimiento de que trabajando juntos, planificando y creando juntos, los resultados que se alcanzan son mejores y los beneficios mayores para todos. Para la propia Universidad y también para la comunidad autónoma, en la medida en que La Rioja y su Universidad deben seguir marchando indisolublemente unidos.

Pues bien, a continuar haciendo realidad este modelo de universidad convoco a toda la comunidad universitaria y a las entidades y organismos que con ella colaboran. A seguir creyendo en nuestras posibilidades y en la formación de nuestros jóvenes. A seguir abiertos al entorno escuchando sus necesidades y aportando las soluciones que se precisen. A creer y a defender que no hay mayor ni mejor futuro que aquél que se va construyendo sobre las aspiraciones legítimas de las personas y de las sociedades. A continuar defendiendo una universidad dinámica y viva, que tenga presente que, en el desarrollo de su autonomía, la mejor expresión de la misma no es otra que hacerla coincidir con los intereses y los objetivos de la sociedad riojana a la que se debe.

Muchas gracias.

En nombre de su Majestad el Rey Felipe VI declaro inaugurado el curso 2014-2015 en la Universidad de La Rioja.

Pedro Sanz Alonso, presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja