9 de junio de 2013

Excelentísimas e Ilustrísimas Autoridades,Galardonados,Riojanas y riojanos:

Hoy, 9 de Junio, La Rioja celebra un año más el ser y el sentir de un pueblo orgulloso de su historia, que trabaja por su presente y que busca un futuro próspero, en armonía.

La Rioja está plena de actividad y nuestros siete valles están marcados por el rojo de nuestros vinos, el blanco de nuestros ríos y nuestro cielo, el verde de nuestros campos, huertas, montañas y bosques y el amarillo de nuestra tierra y nuestros monumentos. Todo ello forma la bandera de La Rioja que hoy nos acompaña.

Pero hoy no es un año más. Este es un Día de La Rioja en el que todos debemos sentirnos especialmente orgullosos.

Los riojanos estamos dando un ejemplo de trabajo, esfuerzo, sacrificio, confianza, diálogo y colaboración para superar una situación compleja que afecta a lo individual y a lo colectivo; a hombres y mujeres; a nuestros mayores y a nuestros jóvenes.

He ahí dos de las principales prioridades de todos los riojanos: nuestros mayores y nuestros jóvenes. Nuestra esencia y la savia nueva que nos debe llevar hacia un futuro mejor. Siempre es bueno recordar que La Rioja es un proyecto colectivo, un proyecto compartido.

Y como dijo Rubén Darío: "No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria. Trabaja, aspira, tiende siempre hacia la altura".

Para tender siempre a la altura, a la excelencia, los riojanos nos entusiasmamos con nuestra tierra y creemos firmemente en unos servicios públicos, universales, gratuitos y de calidad. Apostamos por reducir al mínimo posible la presión fiscal a las familias para favorecer el consumo e incentivar la inversión empresarial. Todo ello con el claro objetivo de generar empleo, una meta que los riojanos no olvidamos ni siquiera en los días de fiesta.

Por ello, que nuestro sistema educativo siga teniendo la máxima calidad posible, que cuente con los profesionales más formados, con los recursos técnicos y materiales necesarios y que adapte su oferta a las necesidades reales del mercado con una educación en valores que permita a nuestros jóvenes ser mejores profesionales y personas más valiosas no es un empeño individual, es una demanda colectiva de todos los riojanos. Es ser riojano.

Que nuestra universidad sea competitiva, que dé oportunidades a todos, que genere conocimiento, que investigue, que innove, que se proyecte al exterior y que sea capaz de transferir ese enorme capital a empresas y ciudadanos es un reto que estamos siendo capaces de asumir día a día. Eso es ser riojano.

Que el sistema público de salud siga siendo un ejemplo para otras regiones españolas y que todos nuestros recursos humanos, técnicos y materiales estén pensados para velar por la salud de todos los riojanos con criterios de universalidad, calidad y gratuidad es una conquista irrenunciable que hemos construido con el esfuerzo de todos, algo que pone de manifiesto lo que es ser riojano.

Que nuestro sistema de atención a la dependencia continúe siendo el más valorado de España porque los riojanos sigan encontrando respuesta a sus necesidades concretas. Porque precisamente eso, estar atentos a lo que todos y cada uno de nosotros requerimos, es ser riojano.

Que nuestra juventud tenga las máximas posibilidades para poder desarrollar su vida plenamente. Jóvenes formados, preparados, responsables, innovadores, emprendedores, orgullo de sus familias. Conscientes del momento que les ha tocado vivir, plantan cara al problema del desempleo y forjan su carrera laboral. Tenemos la generación más preparada de nuestra historia, deseosos de coger las riendas de esta sociedad y conducirla por la senda de la prosperidad. Ellos son la esencia del ser riojano.

Que nuestras empresas sean cada vez más competitivas. Mejores empresas crearán más y mejor empleo. Empresas más innovadoras, más productivas, que exporten a los cinco continentes, que sean referentes de calidad, de excelencia, que exploren los límites que la tecnología pone a nuestra disposición. Así son nuestras empresas. Eso también es ser riojano.

Que nuestros trabajadores estén más formados y preparados, que sean más polivalentes, que se adapten a distintos sectores y entornos, y que su compromiso con el proyecto en el que participen se vea justamente recompensado con derechos que son irrenunciables. Nuestra historia lo demuestra. Eso es ser riojano.Que nuestras ciudades, que nuestros pueblos sigan siendo amables, acogedores, eficaces, que mantengan nuestra esencia y nos permitan seguir siendo lo que somos: personas amables, trabajadoras y comprometidas.

Y que nuestra historia, nuestro patrimonio y costumbres, nuestra naturaleza, nuestra gastronomía y enología nos hagan reconocibles para cualquiera porque La Rioja es sinónimo de calidad de vida y de vida de calidad. Eso es ser riojano.

Por ello, un año más celebramos La Rioja Tierra Abierta, que en esta ocasión, la sexta, tiene lugar en Haro. La ciudad jarrera se convierte en referente nacional con la modernidad, la innovación, el progreso y una parte fundamental de nuestra historia. Una ocasión única para riojanos, para españoles y para cualquier ciudadano del mundo que quiera conocer cómo es ser riojano.

Queridos amigos, estamos viviendo unos momentos muy complejos. Pero los riojanos no nos dejamos llevar por la adversidad y seguimos trabajando duro, seguimos imaginando un futuro mejor, y con nuestro esfuerzo hacemos posible que la tan ansiada recuperación esté más próxima.

Partíamos de bases sólidas que nos han permitido resistir mejor que otras regiones esta grave crisis social y económica. Sin caer en la autocomplacencia. Conscientes de los problemas; ocupados en su solución. Sensibles a la situación de miles de riojanos. Y no hemos tomado atajos. No hemos buscado salidas fáciles. No hemos eludido nuestras responsabilidades. Queremos, podemos y debemos hacer más con menos. Esto es ser riojano.

Por eso hemos buscado eliminar duplicidades entre administraciones, mejorar la eficacia de nuestros municipios, ajustar nuestros gastos a nuestros ingresos, no incrementar la presión fiscal a empresas y ciudadanos, no endeudarnos más, controlar el déficit a rajatabla, seguir apoyando a empresas y trabajadores, apostar por nuestras familias y destinar los recursos públicos a las prioridades de los ciudadanos.

No hacemos nada extraordinario; ser riojano es afrontar la dificultad, como generaciones anteriores, de hacer bien las cosas. Eso es ser riojano.

Y un riojano de pura cepa es Víctor Pascual, protagonista indiscutible de la positiva evolución del sector vitivinícola riojano en los últimos 30 años por su incansable defensa de los intereses del vino de Rioja, que en los diez últimos años ha ejercido desde la presidencia del consejo Regulador de la DOCa Rioja y de la Interprofesional del Rioja, y por su labor de promoción y difusión de la cultura del vino de La Rioja en todo el mundo. Un hombre sencillo y dialogante, una gran persona, llena de generosidad, amigo de todos, que se ha labrado día a día una brillante trayectoria profesional basada en su capacidad de trabajo, esfuerzo y determinación, lo que le ha permitido ascender a lo más alto dentro de la empresa en la que comenzó a trabajar como auxiliar administrativo. Tal como un vino joven se convierte con los años en un gran reserva.

Y un claro ejemplo de cómo hacer bien las cosas lo encontramos en el Banco de Alimentos de La Rioja, entidad que en apenas 12 años de existencia se ha convertido en un referente de la lucha contra la pobreza en nuestra región y un nuevo estímulo para la sociedad riojana que, concienciada por sus campañas, está demostrando gran generosidad y solidaridad.

Además, el Banco de Alimentos de La Rioja realiza una importante tarea de coordinación entre las empresas y particulares que entregan sus productos y las entidades sociales que los distribuyen, lo que refleja el valor de la colaboración, del trabajo en equipo, del esfuerzo colectivo y más cuando el objetivo común es tan loable como crear un mundo un poco mejor.

Un mundo un poco mejor, al que a veces nos acercamos gracias a las artes. Y este año el Galardón de las Artes de La Rioja reconoce por primera vez el trabajo de un fotógrafo, Jesús Rodríguez Rocandio. Maestro en la utilización y enseñanza del lenguaje audiovisual; autor y recuperador de la memoria gráfica de nuestra historia; pionero en el desarrollo de la fotografía como disciplina clave del arte contemporáneo riojano, Rocandio representa también la esencia de ser riojano.

Sin duda, estamos bien representados.

Desde aquí, desde el corazón de La Rioja, un recuerdo emocionado para aquellos que nos han dejado este año y un abrazo a sus familias. Y un mensaje de optimismo y confianza a los miles de riojanos que viven fuera de esta tierra y que la llevan en el corazón. Sois un magnífico ejemplo de lo que es ser riojano.

Escribió un filósofo italiano que "la esperanza es una espera de felicidad futura por los méritos contraídos anteriormente".

La Rioja es una tierra llena de esperanza. Nuestro trabajo y nuestro empeño así lo demuestran.

¡Viva La Rioja!

** Este texto podrá ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja