1 de octubre de 2015
José Ignacio Ceniceros, presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja

Señor Rector Magnífico de la Universidad de La Rioja,Señores Rectores Magníficos de las universidades de Lleida, Pública de Navarra y Zaragoza,Secretaria General, Presidentes de los Consejos Sociales,Miembros de la Comunidad Universitaria.Excelentísimas e Ilustrísimas autoridades.Señoras y Señores.

Un año más el ritual solemne de Apertura del Curso Universitario vuelve a reunir a los representantes de las instituciones y de la sociedad riojana con la comunidad universitaria. Lo hace con la cadencia cíclica de la Institución universitaria pero revestida por la excepcionalidad del lugar y por la novedad que supone el acto de apertura del Curso Universitario 2015-2016 que hoy, y de forma conjunta, se realiza en las cuatro universidades del Campus de Excelencia Internacional del Valle del Ebro.

Es por tanto un acto que nos muestra la consolidación de un proyecto de futuro que con acierto, imaginaron y diseñaron anteriores equipos de gobierno de las universidades de La Rioja, Lleida, Pública de Navarra y Zaragoza.

Un Campus que es una realidad acreditada de un ambicioso plan de cooperación donde convergen las aspiraciones y proyectos en materia de educación superior. Unas aspiraciones y proyectos que han sido referenciadas y puestas de manifiesto por el Rector de la Universidad de La Rioja.

Un Campus que es una alianza estratégica que hace más fuerte a cada una de las universidades, que las diferencia de forma significativa en el sistema universitario español y que las proyecta en sus ámbitos de especialización

Un Campus que aspira a ser un espacio de prosperidad compartida en el que, "con mucha ilusión y sentido de la responsabilidad", la Universidad de La Rioja ha asumido la presidencia para el presente curso académico.

Nos sentimos afortunados porque las aguas del río Ebro remansan hoy a los pies de ‘Riojaforum’ para convertir este Palacio de Congresos en "punto de encuentro" y Aula Magna que llama a la consciencia de reconocerse a sí mismo y lo que le rodea y a reflexionar sobre ello.

Lo hacemos junto a las universidades públicas de cuatro comunidades de España bañadas por el Ebro y que conforman un área suprarregional con características comunes relacionadas, con unos rasgos económicos peculiares y que destaca por su papel protagonista dentro del sector agroalimentario. Una de las actividades con mayor proyección y perspectivas de futuro, íntimamente relacionada con los ámbitos de especialización del Campus Iberus que han sido formulados y destacados en la intervención de su Presidente.

Señoras y Señores.

Parece claro que el río Ebro, junto a la fertilidad de los suelos, fue la base natural y el origen de la ocupación humana en tiempos muy pretéritos. Aguas arriba del curso del río y de nuestra historia, el Ebro nos acerca al corredor de la Bureba.

Nos adentra en las entrañas de la tierra, en la Sierra de Atapuerca, donde se encuentran los restos más antiguos que se conocen de los seres humanos en Europa. Y nos recuerdan los más de 700 Milenios de evolución humana.

En un suspiro, el profesor Juan Luis Arsuaga ha logrado sintetizar la cultura elaborada por los numerosos milenios de humanidad, para fomentar nuestra capacidad de reflexión y permitirnos elaborar una necesaria y personal visión del mundo. Me sumo a las felicitaciones otorgadas por la docta y luminosa lección inaugural que acaba de impartir.

Señor Rector de la Universidad de La Rioja y Presidente del Campus Iberus: vuestros retos, como Institución y Comunidad universitaria, son retos nuestros. De todos. Retos comunes que buscan ya acrisolarse desde la voluntad de fortalecer alianzas con la Universidad para ‘construir juntos’ una sociedad de vanguardia y de progreso.

Es un firme compromiso. Podéis contar con el apoyo e implicación de todo el equipo de Gobierno.

Tenemos la certeza de que, en la responsabilidad compartida, ninguno de los horizontes nos es ajeno para la consecución de los retos que, como Comunidad, tenemos planteados. Que las aspiraciones y proyectos que como Institución han sido formulados por su rector, tampoco nos son ajenas como región. La Rioja y los riojanos somos cada día más conscientes de la enorme y creciente incidencia del quehacer universitario en el presente y el futuro de nuestra Comunidad.

Por todo ello:

  • Deseamos una participación activa de la Universidad en la construcción de un sistema productivo basado, hoy más que nunca, en el conocimiento y en la investigación. En la Excelencia de una especialización inteligente, avanzando juntos en proyectos en curso, y en el estudio para la fijación de nuevos horizontes.
  • Sumaremos esfuerzos en el desarrollo económico de La Rioja para impulsar la innovación y una mayor apertura al exterior.
  • Trabajaremos para la consecución de una financiación acorde a sus necesidades. Una tarea en la que hemos dado los primeros pasos con el equipo rectoral y que tendrán como resultado la aprobación del III Plan de Financiación Plurianual 2016-2018.
  • Alentaremos el ensanchamiento de sus vínculos con los sectores productivos e instituciones de nuestra Comunidad. Las Universidades no pueden vivir aisladas, sino plenamente integradas en la sociedad a la que sirven y comprometidas con ella.

Me complace y debo destacar que en este Acto la comunidad universitaria se encuentra acompañada por numerosas instituciones, por personas del ámbito político y social, por directivos de empresas regionales y nacionales, por los medios de comunicación, por personal de la sociedad civil, así como por una nutrida representación de las comunidades de Navarra, Aragón y Cataluña, cuya presencia supone una muestra del apoyo, gratitud y respeto que merece la Institución. Al tiempo que refuerzan la confianza en el proyecto del Campus Iberus de Excelencia Internacional.

Señores Rectores y Comunidad Universitaria.

Inauguramos oficialmente un nuevo curso académico con ‘esperanza’. Con una esperanza inteligente y activa. Una disposición que nos alienta para abordar con sentido positivo nuestro camino de futuro.

Inauguramos oficialmente un nuevo curso académico con un firme‘optimismo’. Un término que proviene del latín optimun, que significa ‘lo mejor’. "Un optimismo que es un deber– que decía Karl Popper– porque, entre otras razones, el futuro está siempre abierto".

Con esa disposición de espíritu –que aguarda lo mejor–, iniciamos el curso académico, convencidos de que siempre lo mejor se logra construyendo juntos el futuro.

Señoras y Señores.

En un día como hoy no quiero desaprovechar la ocasión para situar al Campus Iberus, como:

  • un claro ejemplo de entusiasmo, de optimismo, de trabajo conjunto y de esperanza;
  • una excelente referencia de cómo sumando los esfuerzos se multiplican los resultados; y
  • una magistral lección que pone al descubierto que la introspección y la autocrítica son elementos imprescindibles y un esfuerzo necesario para aprender de los errores y fortalecer los aciertos.

Quienes representamos a los ciudadanos, quienes tenemos responsabilidad de gobierno, a todo ello estamos obligados.

Señoras y Señores.

Mis últimas palabras miran a la Comunidad Universitaria con la intención de reconocer la labor de los profesores y de las autoridades universitarias.

Tenéis el cometido de asegurar la calidad de la enseñanza que impartís, además de despertar el entusiasmo en los alumnos, el gusto y la curiosidad por el saber, de contribuir a la mayor capacidad de la sociedad riojana ante sus retos y ante los del mundo.

Asimismo quiero subrayar lo imprescindible que es la profesionalidad y el trabajo cotidiano del personal administrativo y de servicios.

Es de justicia resaltar y agradecer su contribución, en el buen funcionamiento de nuestras universidades,

Y, a los Jóvenes estudiantes quiero pediros que nunca perdáis la ilusión y las ganas de aprender con las que llegáis a la Universidad. Vuestra vida, como universitarios, será muy posiblemente la de mayor enriquecimiento intelectual; un tiempo que hay que aprovechar. Sólo con esfuerzo alcanzaréis plenamente la formación que, sin duda, os merecéis.

A todos os necesitamos. Y mi deseo es vuestro deseo: que podáis materializar vuestras aspiraciones y expectativas; que podáis labraros un porvenir personal y profesional satisfactorio; y que podáis ser y sentiros ciudadanos útiles a la sociedad, participando en la construcción de nuestro futuro colectivo.

En nombre del Jefe del Estado Español, Su Majestad el Rey Felipe VI, declaro inaugurado el Curso Académico 2015-2016 en la Universidad de La Rioja.