26 de marzo de 2003

Excmo. Sr. Ministro,

Excmas. e Ilmas. Autoridades,

Señoras y Señores:

Deseo, en primer lugar, saludar al Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación y agradecerle, desde el afecto y la cordialidad, su presencia hoy en el recinto ferial de Albelda, una presencia con la que nos honró en la edición anterior de Salical-Tencosalical y que refleja, mejor que mil palabras, su cariño hacia La Rioja y hacia los riojanos, hacia su forma de ser y de trabajar.

Un cariño que ha querido volver a exteriorizar nuevamente este año para, en nombre del Gobierno de España, brindar a esta feria pionera en el mundo y con vocación internacional el apoyo que merece como expresión de las cosas bien hechas.

Quiero igualmente expresar mi gratitud, una gratitud profunda y sincera, a todas y cada una de las personas que durante estos días convertirán a esta tierra, que es cuna del castellano y cuna del único vino con Denominación de Origen Calificada de España, en cuna también de la calidad agroalimentaria.

En capital de la excelencia.

En referente mundial del nuevo modelo de alimentación que se está imponiendo, un modelo que satisface plenamente las exigencias de seguridad que los consumidores demandan y que propicia ese placer que sólo poseen los productos con sello de identidad propio, esos productos únicos e inimitables por cuanto están enraizados en unas costumbres y en una cultura.

Esos productos que son las mejores tarjetas de presentación de la tierra de donde proceden porque entrelazan pasado, presente y futuro; porque combinan el esfuerzo colectivo de unas gentes y porque suponen una apuesta de progreso generadora de riqueza y de puestos de trabajo.

Durante estos días, se han prodigado en los medios de comunicación los elogios hacia esta feria que ya alcanza su séptima edición y que incorpora por primera vez los productos ecológicos.

Elogios merecidos y entre los que me permito destacar, por su fuerza expresiva, el del Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de La Rioja, D. José María Ruiz Alejos, quien no ha dudado a investir a Salical-Tecnosalical con la vitola del cum laude de la calidad.

No le falta razón.

Y es que aquí, en este recinto de 14.000 metros cuadrados, está lo mejor de cada casa. Cada región, cada expositor, cada empresa ha traído lo más exquisito y representativo que posee, eso por lo que siente un íntimo y comprensible orgullo y que quiere dar a conocer al resto de España, al resto de Europa, al resto del Mundo.

Aquí tendrán la oportunidad de hacerlo. Una oportunidad única y exclusiva.

Y es que no sólo se van a ver beneficiados por el poder divulgativo de la prensa especializada, sino que van a tener la ocasión de entablar relaciones y sondear posibilidades de negocio con los cientos de representantes de cadenas de distribución y del mundo de la restauración que han confirmado su asistencia.

Pero si bien es importante Salical-Tecnosalical en su calidad de escaparate de los productos agroalimentarios con doble control y elaborados bajo los más exigentes y estrictos parámetros de calidad, no lo es menos como espacio de encuentro y de debate.

Un espacio de encuentro y debate al que están invitados la totalidad de los sectores –el productor, el elaborador y el comercializador- para analizar el trayecto recorrido, el momento presente y las posibilidades de futuro que se abren para este tipo de producción.

Y un espacio de encuentro y debate, asimismo, donde, durante estos días, se nos ofrecerá la posibilidad de conocer las últimas tecnologías aplicadas a la producción de calidad y donde los expertos, en los diversos debates y mesas redondas programadas, no sólo nos orientarán sobre aspectos legales y normativos, sino que nos ofrecerán pautas para posicionar estos productos en puestos de cabeza en el mercado.

Esta serie de factores son los que hacen de Salical-Tecnosalical una feria viva. Una feria de vanguardia y de futuro. Una feria que ha asumido los retos de la internacionalización, de la profesionalidad y de la diferenciación como imperativo prioritario. Una feria que actúa de estímulo para la investigación, para la innovación y para las nuevas tecnologías, todo ello en el marco de la sostenibilidad. Que actúa de estímulo en la búsqueda de ese valor añadido que ha de colocar a nuestros productos en la senda de la competitividad.

El crecimiento en el tiempo de Salical-Tecnisalical ha sido un crecimiento no sólo cuantitativo, sino cualitativo.

Cada una de las ediciones nos ha convencido de que la apuesta que asumimos en su día fue una apuesta acertada.

Cada una de las ediciones nos ha convencido de que La Rioja es la tierra ideal para celebrar este tipo de eventos feriales, y ello debido a la fidelidad que los riojanos siempre hemos mantenido con la calidad de nuestros productos, que no es sino la mejor forma de mantenernos fieles a nuestro espíritu y a nuestra identidad.

La Rioja se convierte nuevamente durante estos días en epicentro de la calidad. En la capital de los productos con título de nobleza.

Es una gratificación y también una responsabilidad.

Una gratificación que aceptamos honrados y una responsabilidad que el Gobierno que yo presido asume con la certeza de que será una experiencia sumamente positiva para todos: para los riojanos y para los que han llegado de fuera, a los que no me resisto a invitar a que conozcan esta tierra, a que conozcan La Rioja, pues pueden estar seguros de que nuestros alimentos y bebidas, con ser excelentes y con representar una de las principales fortalezas de nuestra economía, no son nuestros únicos motivos de orgullo y de satisfacción. Se lo garantizo.

Muchas gracias.

* Este texto puede ser variado, ampliado u omito por el orador en el transcurso de su intervención.

PEDRO SANZ ALONSO - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA